VOS SABES QUIEN SOS, CUAL ES TU ADN?

Escrito por el 9 julio, 2019

Muchos jugadores de distintas disciplinas deportivas son hijos de grandes deportistas que se destacaron en diferentes deportes con increíble talento, y hoy se destacan y son excelentes al igual que sus padres en muchos países del mundo. ¿Cómo puede ser esto? De los miles de jugadores que juegan en diferentes países, solo se destacan estos pocos. Lo que sucede es que no es coincidencia, estos en su sangre tienen el ADN de su padre.

Y cuando Dios te creo te hizo a vos a su imagen, él puso partes de sí mismo en vos, se puede decir que vos tenes el ADN del Dios todo poderoso, y vos estas destinado a hacer grande a dejar una marca en esta generación.

Tu padre celestial hablo y los mundos vinieron a la existencia, lanzo estrellas al espacio, pinto cada amanecer, El diseño cada flor. Hizo al hombre del polvo y soplo vida en él. Ahora bien, esa es la clave: El no solamente es el Creador del universo.  El no solamente es el Dios todopoderoso. Él es tu Padre celestial y vos tenes su ADN, imagínate lo que vos podés hacer. Pero sabes ¿Qué pasa? que muchas veces no nos damos cuenta de quiénes somos, ya que nos enfocamos en nuestras debilidades, en lo que no tenemos, en los errores que hemos cometido y en la familia de la que provenimos. De esa forma terminamos conformándonos con la mediocridad, cuando fuimos creados para grandeza. Si vos vas a sobresalir del común de la gente necesitas recordarte a vos mismo: “Yo tengo el ADN del Dios altísimo. La grandeza está en mis genes. Provengo de una estirpe de campeones”.  Cuando vos te das cuenta de quién sos, no vas a ir por ahí desconfiado y acobardado, pensando: “Me falta. No soy tan talentoso. Provengo de una familia equivocada”. No, no…, vos provenís de una familia correcta, tu padre lo creo todo y cuando vos sabes quién sos, cambias tu forma de pensar de: No tengo mucha suerte. Nunca obtengo buenas oportunidades, a: Tengo el favor de Dios. Las cosas buenas me están persiguiendo.

De decir: “Este obstáculo está demasiado grande. jamás lo venceré”, a proclamar: “Todo lo puedo hacer por medio de Cristo. Si Dios está conmigo, ¿quién se atreve a estar en ni contra?”. De ver tus notas en los exámenes y terminar diciendo: “Soy un estudiante común. Todo lo que puedo lograr son notas apenas suficientes” a decir: “Soy un estudiante de notas altas. Tengo la mente de Cristo”De mirarte en el espejo y pensar: “No tengo buena personalidad. No soy tan atractivo”, a decir: “He sido hecho en una manera formidable y maravillosa. Soy único”

Cuando vos sabes quién sos, comenzaras a pensar como un ganador, a hablar como un ganador y a desenvolverte como un ganador.

Pueden tomar al ADN de un niño y analizar el ADN de otra persona y ver si coincide, esa coincidencia prueba que las dos personas están relacionadas científicamente. De los millones de personas en la tierra, la probabilidad de que su ADN coincida con el de alguien más que no sea de tu familia es tan pequeña que es inconcebible.

Ahora bien, en una manera similar, cuando vos le das tu vida a Cristo, la biblia habla de que vos te convertiste en una persona nueva. Vos naciste en una nueva familia, entraste en un nuevo linaje. Ahora imagínate que de algún modo pudiéramos analizar tu ADN espiritual, tomar una muestra del ADN de tu Padre Celestial, y luego una muestra del ADN suyo, y realizar todas las pruebas. Las buenas noticias son que daría una coincidencia perfecta, probaría sin lugar a dudas que vos sos hijo de Dios, vos tenes su ADN, vos provenís de un linaje real.

Y dado tu ADN, no te atrevas a ir por la vida pensando que vos sos común: “Jamás lograre mis sueños. Nunca saldré de deudas” ¿Estas bromeando? ¿Sabes quién es tu Padre? Vos tenes su ADN. El creo planetas. No hay nada demasiado difícil para vos. Vos podés vencer esa enfermedad. Vos podés dirigir esa empresa. Vos podés construir y mantener esa escuela. Vos podés llevar a tu familia a un nuevo nivel.

Por eso deja de creer las mentiras que dicen: “Ya alcanzaste tus límites. Ya llegaste tan lejos como podías”.

Comenza a hablarte a vos mismo como a un ganador, está en tu sangre y se espera que vos tengas éxito. Se espera que vivas libre de deudas.  ¿Por qué? A causa de quién es tu Padre.

Hay un dicho que dice: “De tal palo, tal astilla”

Y fíjate como se cumple este dicho, vamos a este ejemplo sencillo; en muchos caballos de carreras no es una coincidencia que esos caballos lleguen a ser los caballos más veloces del mundo. Han sido estudiados cuidadosamente y también criados cuidadosamente por generaciones. Puede costar muchos miles de pesos criar un caballo de carreras con un semental campeón. Antes de la cruza, los propietarios van muchos años atrás y estudian el linaje de un semental en particular. Investigan a sus padres y a su abuelo para estudiar lo largo de sus zancadas, lo alto de sus piernas, su velocidad al comenzar a correr y su resistencia.

Con toda esta información, eligen lo que ellos creen seria la pareja perfecta. Entienden que los ganadores no suceden al azar, ganar esta en su ADN. Eso es lo que hace que se destaquen estos caballos. Tienen dentro de su generación una generación de campeones.  Ahora bien cuando nace el pequeño potrillo, sus piernas pueden ser tambaleantes y apenas se puede mantener en pie. No parece distinto de cualquier otro potrillo que haya nacido. Los propietarios podrían pensar: “No puede ser. Hemos gastado nuestro dinero. Este potrillo no es una pura sangre. Véanlo tambalearse”:  Pero no están  preocupados con sus debilidades actuales. No están preocupados de qué color es, de lo lindo que es o incluso con lo muscular que sea. Están totalmente confiados, sabiendo que dentro de ese pequeño potrillo está el ADN de un campeón.

Y lo mismo sucede con vos y conmigo, vos no provenís de un origen ordinario, vos has provenido de lo mejor de lo mejor y no importa tu aspecto, de qué color sos, qué tan alto o bajo, qué tan atractivo o poco atractivo y tampoco importa cuántas debilidades tengas. Y vos quizás estés luchando una adicción y quizás hayas cometido algunos errores; pero lo que va mas allá de todo eso y toma predominio es que dentro tuyo está el ADN de un campeón, ya que vos descendes de una larga lista de ganadores.

Y si vos miras hacia atrás y estudias tu ascendencia espiritual, vas a ver que tu hermano mayor venció al enemigo, que hay victoria en tu descendencia y podrás ver que tu ancestro Moisés partió el mar Rojo, hay gran fe en tu linaje. David, un pastorcillo, venció a un gigante, hay favor en tu linaje. Sansón derribo las murallas de un edificio, hay fuerza sobrenatural y poder en tu linaje. Nehemías reconstruyó las murallas de Jerusalén cuando todas las probabilidades estaban en su contra, hay expansión, promoción y abundancia en su linaje. Una joven señorita llamada Ester tomo el desafío y salvo a su pueblo de una muerte segura, hay valentía en tu linaje.

Amigo, amiga vos provenís de un linaje de campeones, levántate cada mañana y revisa tu acta de nacimiento espiritual. Recordate a vos mismo quien sos vos. Si vos haces esto cree y declara que vas a remontarte a nuevas alturas, vos te vas a levantar sobre cada obstáculo, vas establecer nuevos niveles para tu familia y a convertirte en todo lo que Dios te creo para que fueras


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Title

Artist

Background

You're currently offline