Un plan para liberarte de pensamientos toxicos

Escrito por el 28 julio, 2020

Un plan para liberarte de pensamientos tóxicos

Un plan para depurar la mente de ideas y actitudes nocivas y aportar bienestar emocional.

Aconsejan dedicar un día completo al descanso.

En lo que se refiere al cuidado del cuerpo ya sabemos la teoría: dieta saludable, ejercicio​, descanso suficiente y regular. Pero al igual que el cuerpo, la mente también acumula actitudes tóxicas y pensamientos nocivos que pueden llegar a condicionar nuestro bienestar.

Las depuraciones son procesos de limpieza que suceden de manera natural en nuestro entorno y en nuestro cuerpo. La lluvia limpia el aire contaminado, el hígado se deshace de sustancias potencialmente dañina. Pero las toxinas no se encuentran solo en el aire que respiramos y en los alimentos que ingerimos, sino también en el ambiente que nos rodea.

Los tóxicos mentales y emocionales a menudo pasan desapercibidos, pero es muy importante librarse de ellos para sentirnos más livianos.

Los tóxicos mentales y emocionales a menudo pasan desapercibidos, pero es muy importante librarse de ellos para sentirnos más livianos.

A continuación, siete propuestas para un detox mental, una para cada día de la semana.

Lunes

Prestá atención a tus ideas negativas

No se trata de pensar “en positivo” ni de obligarse a ver las cosas con optimismo, sino de hacernos conscientes de lo que nos dice nuestro parloteo mental. No podemos cambiar lo que no vemos, por lo que la atención en este caso es muy importante. Quizá descubramos algunos (o muchos) pensamientos que nos quitan energía, nos agotan, nos provocan miedo o preocupación y nos impiden buscar soluciones creativas y disfrutar del presente.

Cuando encuentres un pensamiento de este tipo no lo juzgues, simplemente observalo, dale un espacio y date cuenta de cómo te hace sentir. Es posible que cuando lo hagas y te permitas sentir las emociones que acompañan a ese pensamiento sientas que se disuelve y se transforma. La observación atenta es el primer paso hacia el cambio.

Martes

Hacé una lista de preocupaciones

Con frecuencia, perdemos energía preocupándonos por todas cosas que tenemos que hacer y no damos abasto. También nos obsesionamos con posibles catástrofes que imaginamos amenazadoras a la vuelta de la esquina. Por eso te proponemos un ejercicio que, aunque no resuelva esas preocupaciones, sí puede ayudar a relativizarlas y a darles otro lugar.

Al final del día, recostate o sentate cómodo en un espacio tranquilo. Después de unas cuantas respiraciones, en las que poco a poco debés permitirte ir soltando las tensiones del cuerpo, imaginá que te sentás frente a tu escritorio u otro lugar de la casa. Agarrá un papel y un un lápiz imaginario y escribí, una a una, todas las cosas que te preocupan, esa lista de temas pendientes y de catástrofes potenciales que te roban tanta energía. Es importante no guardarse ninguna.

Una vez escritas, leela de nuevo para vos mismo. Luego, ponela en un cofre imaginario sobre tu escritorio y cerralo con llave. Ese escrito quedará ahí hasta el día siguiente. A continuación, levantate de la mesa y cerrá la puerta detrás tuyo, dejando en el cofre y en esa habitación todo ese material mental lleno de preocupación y ansiedad.

Nutrir la mente de cosas que nos gustan, es una de las recomendaciones.

Nutrir la mente de cosas que nos gustan, es una de las recomendaciones.

Miércoles

Prestá atención a tu entorno

Al igual que cuando querés cuidarte te fijás en los alimentos que consumís y buscás aquellos que te nutren y te cuidan, ¿por qué no empezás a prestar atención a tu nutrición mental? ¿Qué le das de comer a tu mente cada día?

Fijate en las noticias que ves, en lo que leés, en tus conversaciones, tus encuentros, en los mensajes de redes sociales a los que te exponés, y durante 24 horas escribí en un cuaderno cómo te hacen sentir.

Es importante darse cuenta del tipo de entorno que nos rodea y analizar su impacto en nuestro estado mental. Hacé tres paradas a lo largo del día y relatá en tu cuaderno, sin juzgar, todo lo que le ofreciste a tu mente como alimento hoy.

Jueves

Ordená tu espacio

Distintos estudios mostraron una relación entre el orden o el desorden de la casa y el orden o desorden mental. Si en nuestro hogar reina el caos es muy difícil que podamos pensar con claridad. El desorden agota a la mente y provoca tensión en el organismo. Además, los objetos que nos rodean tienen también una función de representación, esto es, hablan de nosotros. ¿Qué querés que diga tu casa de vos a partir de ahora?

Ordenar el afuera también tiene impacto a nivel interior. /Martín Bonetto/Archivo

Ordenar el afuera también tiene impacto a nivel interior.

Viernes

Limpiá tu entorno digital

Para algunas personas no es realista desconectar, ni siquiera durante unas horas, de las redes y las pantallas. Si ese es tu caso, sí podés, al menos, hacer una buena limpieza. Identificá aquellas cuentas o personas a quienes seguís y cuyos mensajes sabés que no te hacen bien. Silenciá, eliminá o dejá de seguirlas.

Sábado

Descansá

Utilizá este día para dedicarte sencillamente a no hacer nada. La mente necesita espacios de descanso para activar la creatividad, así que, ¿por qué no dedicar un día entero al reposo, al modo del sabbat judío?

Durante la jornada de hoy no hagas nada pesado ni que implique hacer ningún esfuerzo. Regalate una pequeña siesta después de la comida y, por la noche, convertí tu dormitorio en un santuario. Date un buen baño relajante, toma la infusión que te guste y preparate para una buena noche de sueño

Domingo

Eliminá la función de repetición

La mente tiende a recrear una y otra vez ciertos momentos, a menudo los más dolorosos. Un comportamiento completamente inútil porque lo único que consigue es traer al presente un sufrimiento del pasado.

Durante el día de hoy la propuesta es darse cuenta de la cantidad de veces que hacemos esto. Cuando nos atrapemos a nosotros mismos en un bucle repetitivo puede ser útil observarlo y a continuación buscar anclas que nos devuelvan al momento presente. Buscá algo que puedas ver, algo que puedas oler, algo que puedas tocar, algo que puedas degustar, un sonido que estés escuchando… y centrá toda tu atención en eso.

Una vez que termines tu detox mental de siete días, elegí tus ejercicios favoritos y convertilos en un hábito. Si los incluís en tu rutina diaria ni siquiera te vas a dar cuenta de que los estás haciendo y te ayudarán a mantener tu espacio mental libre de hábitos y actitudes que te perjudican.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Title

Artist

Background

You're currently offline