Somos una nueva semilla

Escrito por el 11 agosto, 2020

En los últimos tiempos hemos podido apreciar como miles de personas son despedidas, se han quedado sin sus trabajos, cuando se hunde la economía, muchas empresas son las que no pueden sobrevivir.

Y tal vez vos seas una de esas personas, que a pesar de todo supiste dar un paso adelante, tomaste control y te ubicaste por encima de las circunstancias. En vez de llorar por lo pasado tomaste la pala y plantaste las semillas de un nuevo trabajo.

En algún momento, todos enfrentamos grandes retos, la pérdida de un trabajo, el final de una relación, una enfermedad, eso podría sumergirnos en la desesperación, a veces los pensamientos negativos pueden abrumarnos, bombardear nuestra mente, decirnos: “Ya todo se terminó. Nunca veremos días mejores. Pensamos que el futuro es sombrío. Que nuestra vida esta arruinada”.

Sin embargo hay una diferencia entre dejarse hundir y dejarse plantar y la diferencia se resume en la expectativa de lo que va a ocurrir; y quiero usar como ejemplo una semilla, cuando sembramos una semilla uno no dice “Estoy enterrando esta semilla”, sino “Estoy plantando esta semilla”, y la diferencia está en que cuando uno planta una semilla, espera verla crecer de nuevo y volver a la vida.

No vivas cargando un rencor sobre tu hombro, no alimentes tus decepciones por lo que no dio resultado, la amargura impedirá que se adapte tu semilla, la autocompasión impedirá tu crecimiento; el condenarte y sentirte que no mereces la bondad de Dios, solo va a limitar la altura a la que podes llegar.

He visto personas que enfrentan desafíos increíbles y están siempre sonrientes, tienen esperanza, tienen fe, están a la expectativa. ¿Sabes lo que dicen estas personas? “Dios, sé que no estoy enterrado, estoy plantado y no veo la hora de ver lo que vas a hacer después, no veo la hora de ver la puertas que vas a abrir, los nuevos amigos que voy a encontrar y las nuevas oportunidades que tendré”.

Por ello. Deja que Dios decida por y para vos, dale la oportunidad de que sea Él, quien seleccione, lo que es mejor y más conveniente. No siempre nos da Dios lo que le pedimos, sino lo que nosotros necesitamos como personas para llegar a ser realmente felices en esta vida….

Esa misma tierra que intento enterrarte puede ser la que te ayude a subir, aprende a dar un paso hacia arriba y recorda siempre que esa pérdida, esa decepción, esa injusticia no representan el final.

Son un nuevo comienzo, echa tus hombros hacia atrás, mantene tu cabeza en alto y atrévete a declarar: ¡Es mi regreso y regreso mejor de lo que estaba!

 


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Continuar leyendo

Canción actual

Title

Artist

Background

You're currently offline