Sigo de pie

Escrito por el 5 noviembre, 2019

La Escritura dice: “Envía la lluvia sobre los justos y los injustos por igual”. No importa qué tan buena persona seas, va a haber un poco de lluvia en tu vida, el ser una persona de fe no hace que no tengas dificultades.

Jesús conto una parábola acerca de un hombre sabio que construyo su casa sobre una roca. Este hombre honro a Dios. Otro hombre tontamente construyo su casa sobre la arena. No honro a Dios. Vino la lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquellas casas. Ahora bien…, lo interesante es que la misma tormenta golpeo a las dos personas, al justo y al injusto. Si la historia se detuviera allí, vos podrías pensar que no hay ninguna diferencia en si honramos a Dios o no.

“Lo mismo que me sucede a mi le sucede a todos los demás. Construí mi casa sobre la roca, y aun así estoy en esta tormenta. Recibí un informe médico negativo, mi hijo esta descarriado y perdí a mi cliente principal”. Pero ese no es el final de la historia, porque si vos juzgas demasiado pronto, parecería que la fe no hace ninguna diferencia.

Y Jesús continúo diciendo que cuando la tormenta termino, la casa construida sobre la roca seguía en pie. La casa construida sobre la arena colapso y estaba completamente arruinada. La diferencia es que cuando vos honras a Dios, las tormentas quizás vengan, per o vos tenes una promesa que los demás no tienen: cuando todo termine, seguirás de pie. En los momentos difíciles tenes que recordarte a vos mismo: “Este no es el fin. Mi casa está construida sobre la roca. El enemigo no tiene la palabra final; Dios si, y Él dice que cuando todo termine seguiré en pie”. Quizá seas derribado, pero no será noqueado. Probablemente sufras un revés y tengas que pasar por algunos tiempos oscuros y tormentosos, pero no te desanimes ni te amargues; eso es solo parte de la vida. Llueve sobre todos.  Si vos te mantenes en fe, tendrás la promesa dc Dios de; que cuando el humo se despeje, cuando el polvo se asiente, vos no serás la víctima, serás el vencedor. Vos estarás de pie.  Todos nosotros podemos mirar hacia atrás y ver cosas que nos deberían haber derrotado. Quizá hayas pasado por un divorcio o un rompimiento que podría haberte provocado un colapso nervioso, pero mírate, seguís en pie, seguís feliz, restaurado y entero. Esa es la bondad de Dios. Esa adicción, todas esas fiestas, deberían haberte matado, pero gracias a tu madre que oraba por vos, seguís de pie: limpio, sobrio y libre. El informe médico decía que nada había acabado, que esa enfermedad terminaría con tu vida, pero Dios dijo: “Tengo otro informe. No ha terminado. Vos seguís de pie”. Probablemente perdiste a un ser querido y no pensabas que pudieras continuar, creyendo que tus mejores días habían terminado; pero Dios soplo nueva vida en vos, te levanto del foso y puso un canto nuevo en tu corazón y aquí estas todavía en pie.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Title

Artist

Background

You're currently offline