Menos nieve en el 78% de las montañas del planeta

Escrito por el 15 mayo, 2020

Segunda quincena de mayo con pocas lluvias
Luego de 15 días en los que las lluvias fueron escasas y las temperaturas oscilaron de manera notable, se viene la segunda quincena de mayo y la tendencia muestra un panorama muy similar, con pocas lluvias y gran variabilidad térmica.

Cerrando la primera quincena de mayo se observó un importante descenso de la temperatura, donde los registros oscilaron cerca de 0ºC en gran parte de la región central del país, provocando el desarrollo de heladas de variada intensidad especialmente las provincias de Córdoba, Buenos Aires y La Pampa, sumado a toda la región de la Patagonia.

Analizando las lluvias de la primera parte del mes, se observó un gran período sin precipitaciones significativas y con eventos aislados de poca magnitud. Incluso el norte del territorio nacional, que fue uno de los pocos sectores que recibió algunas tormentas, las mismas fueron aisladas y no representaron registros importantes.

La perspectiva de lluvias
Durante la segunda quincena del mes de mayo se prevé que las condiciones de precipitación sean similares a la primera parte del mes. Si dividimos la segunda quincena en dos semanas, observaremos que los primeros 7 días del período prácticamente no presentarán precipitaciones sobre el centro y norte del país sumado a gran parte del sector patagónico.

La porción sur del país, especialmente la zona cordillerana de la Patagonia, será la única zona que podría recibir nevadas importantes con el avance de un sistema de inestabilidad que avanzará por el sur de Chile y provocará lluvias abundantes en esa región, mientras que sobre la porción cordillerana de Argentina, se prevén nevadas de moderada a fuerte intensidad.

Sólo hacia mediados de la próxima semana se observa un período de tiempo inestable, con probables precipitaciones que podrían situarse sobre la región del Litoral y parte norte de la provincia de Buenos Aires. El resto se mantendrá con nubosidad variable, pero sin lluvias.

Mientras tanto, la segunda semana de la quincena sería muy similar, con una perspectiva de tiempo estable durante la mayor parte del período y sólo precipitaciones acotadas a la porción este del país, principalmente el noreste argentino, que por el momento sería el único sector que podría recibir lluvias en el último tramo del mes.

¿Cómo serían las temperaturas?
Siguiendo con la gran variabilidad térmica que se presentó durante la primera parte del mes, se prevé que la segunda quincena presente la misma irregularidad en los registros. Comenzamos este período del mes con un progresivo incremento de los registros térmicos, luego del fuerte descenso que generó heladas extendidas a toda la porción central del país. Este incremento paulatino, se dará por la fuerte presencia del viento del norte o noroeste, lo que proporcionará características de estabilidad y ascenso térmico hasta mitad de la próxima semana.

Pero el aumento de la temperatura no se mantendrá toda la quincena, sino que durante el comienzo de la última semana del mes se prevé un nuevo pulso de aire frío que podría tener características similares, o incluso un poco más importantes, que el que se observó en las últimas horas. Esto volverá a provocar heladas de variada intensidad, con algunos eventos fuertes sobre la región pampeana.

Hacia finales del mes de mayo, se prevé otro repunte de la temperatura, aunque el mismo se daría de manera más debilitada y se irá confirmando con el paso de las próximas jornadas para poder afianzar este pronóstico.

 

Menos nieve en el 78% de las montañas del planeta
Signo de alama para nuestra cordillera de los Andes: un nuevo estudio destaca a Sudamérica como uno de los sectores más afectados por esta problemática. Las zonas de montaña funcionan en el mundo como un sistema de alerta temprana para el cambio climático.

Un nuevo estudio de Eurac Research determinó que el 78% de las áreas montañosas de todo el mundo tienen menos nieve. Aunque el cambio climático es mucho más lento que la propagación de una epidemia, el impacto es devastador.

El trabajo se basa en el análisis de datos de 2000 a 2018, proporcionando luego un mapa de la cobertura blanca a nivel global. Los mapas de capa de nieve en las zonas montañosas de todo el mundo obtenidos por la física Claudia Notarnicola demuestran de manera impresionante el impacto negativo que está teniendo el calentamiento global.

El análisis de imágenes satelitales de alta resolución de casi 20 años, las mediciones en tierra y los modelos de simulación ofrecen un escenario preocupante, especialmente para las montañas altas. Por encima de 4000 metros, los parámetros como la extensión de la capa de nieve y la duración de la capa de nieve muestran una disminución constante, mientras que la temperatura del aire aumenta.

“Después de un invierno con poca nieve, la primavera comenzó muy temprano este año. Si algo como esto ocurre con más frecuencia, los efectos se acumulan a lo largo de los años y se vuelven claramente visibles”, explica Notarnicola, Subdirectora del Instituto de Observación de la Tierra de Eurac Research y responsable del estudio, en referencia a lo que sucede en Europa.

Entre los 1500 y los 2000 metros de altura, el aumento de la temperatura se ha duplicado respecto a la media general y eso está menguando la cantidad de nieve y hielo en los picos. Por esta razón, las zonas de montaña actúan como un sistema de alerta temprana para el cambio climático.

“Podemos ver, por ejemplo, que en el 78 % de las zonas observadas la nieve está cayendo. La duración de la nieve además es variable y depende de su fusión precoz en la primavera, más que de que las primeras nevadas lleguen ya en pleno invierno”, señala la experta. Por encima de los 4.000 metros “la mayor parte” de las zonas empeoran: aumenta la temperatura, disminuye la extensión del manto nevado, decrecen las precipitaciones y la nieve se derrite antes.

Preocupa nuestra cordillera de los Andes

Algunas regiones del mundo sufren particularmente los cambios en el clima: en América del Sur, unos 20 parámetros muestran un desarrollo negativo. La situación en los Alpes es grave, aunque los Alpes orientales están más afectados que los Alpes occidentales.

“El mapa también muestra que la capa de nieve ha aumentado en algunas áreas, como Rusia”, dijo Notarnicola. “A primera vista, esto parece una buena señal, pero en realidad está relacionado con el aumento de las temperaturas. Aunque permanecen bajo cero, han aumentado algunos grados: en combinación con aire húmedo, esto favorece la precipitación de nieve”.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Title

Artist

Background

You're currently offline