Renovando lo viejo

Escrito por el 1 septiembre, 2020

La renovación de nuestra mente requiere desafiar las presunciones y las creencias que respaldan nuestras actitudes y visiones del mundo. Significa que debemos identificar y enfrentar los errores en nuestro pensamiento, también requiere la sustitución de esas equivocadas maneras de pensar por la verdad. Quiere decir que el proceso de renovación de la mente significa despojarse de lo viejo y vestirse de lo nuevo.

Ahora bien…, a veces pienso, no se vos que pensaras… pero creo que vivimos en un mundo que nos miente a diario, durante toda la vida nos han dicho mentiras, es una de las consecuencias de vivir en un mundo que ha vuelto su espalda a la fuente de la verdad.

Entonces…, debemos entender que “primero es lo primero”, que te quiero decir con esta frase, que vos no podés llenar un vaso con agua si está lleno de tierra. Primero, tenes que sacar la tierra, podes usar el agua para ayudarte a hacerlo, pero, de cualquier manera, debes sacar la tierra antes de poder llenar el vaso con agua.

De la misma manera, no podés llenar la mente con la verdad hasta que hayas identificado y quitado las mentiras que residen en ella y es necesario que rastreemos y nos deshagamos de todas las mentiras, malas interpretaciones y creencias que no se basan en la verdad, cualquier cosa que sea contraria a la verdad y a la realidad. Pero el plan de Dios para el cambio comienza en el nivel de las creencias. Tu salvación empezó ahí, y tu transformación también se inicia ahí. La renovación requiere la evaluación diaria y continua de tu sistema de creencias. No ocurre todo de una vez. La transformación no es un suceso único. Es una forma de vida. Si te comprometes con el proceso, serás sensible a las presunciones que impulsan tu conducta. Con el tiempo, podrás discernir mejor las creencias que impulsan tus respuestas y reacciones en cuanto a los sucesos de la vida. 

Por eso…, La renovación es un proceso que comienza con la identificación de las mentiras y las falsas presunciones que alimentan nuestras actitudes y acciones. Este no es un paso cómodo. Puede ser amenazante. Pero, al final, es liberador. Tomate un tiempo para evaluar tus excusas. Analiza tus tentaciones. Examina tus temores. Pedile a Dios que te revele las mentiras que te impiden proseguir la búsqueda del cambio.

Dios está obrando en vos. Tu meta es la semejanza de Cristo. Tu método es la renovación. Si vos das pasos para renovar tu mente, estás trabajando mano a mano con tu Padre celestial. Y él ha prometido completar lo que empezó.

 


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Title

Artist

Background

You're currently offline