Que pasa con la fe el medio

Escrito por el 9 noviembre, 2020

Es fácil tener fe en el inicio. Cuando su nuevo bebé nace, o se casa con esa hermosa chica o inicias ese nuevo negocio, es emocionante. Hay adrenalina huyendo, y te sentís excelente. También es fácil tener fe al final. Cuando podés ver la meta, vos ya peleas la buena batalla y ahora el sueño está a la vista.

Tener fe en el inicio y al final no es un problema el desafío es tener fe en medio; cuando esté tomando más tiempo del que vos pensas, el error que cometemos es que nos desalentamos en medio, y es cuando pensamos: “Dios, sé que me diste este niño, pero está haciendo mi vida miserable”. “Sé que tu trajiste a mi esposo/sa a mi vida, pero ahora hay conflictos”. Sé que me bendeciste con este este negocio, pero ahora no tengo los fondos que necesito”. Es en medio donde la mayoría de la gente pierde la batalla de la fe.

Pero Dios nunca prometió que llegaríamos a nuestro destino sin oposición, sin decepciones, sin cosas que no entendiéramos. Mira su palabra dice: Queridos amigos, no se sorprendan de las pruebas de fuego por las que están atravesando, como si algo extraño les sucediera”

Esto significa no molestarse porque alguien te hizo mal, no comiences a preocuparte porque el negocio perdió ritmo.  No vivas con la ansiedad porque tu hijo ha tomado un camino equivocado. Dios todavía está en el trono. Nada de lo que te ha sucedido ha detenido su plan para tu vida, Él no está en el cielo rascándose la cabeza y pensando: “Qué barbaridad, esa no la vi venir. Ese mal momento me sacó de onda”. El propósito de Dios, es de permitir desafíos en nuestras vidas, porque estos tienen el potencial de hacernos crecer… y de darnos fuerzas. Las pruebas determinan, si vamos a crecer, o si nos vamos a dar por vencidos. Una prueba puede ser una de las herramientas más filosas en la caja de herramientas de nuestro Señor. El usa las pruebas, muchas veces, para perfeccionar y moldear nuestra fe. ¿Suena pesimista, no es cierto? Pero no debiera, porque Jesús nunca dijo que nos escaparíamos de las pruebas, ni de los problemas.

Al contrario, Él dijo: Les he dicho todo lo anterior para que en mí tengan paz. Aquí en el mundo tendrán muchas pruebas y tristezas; pero anímense, porque yo he vencido al mundo”.

El mundo está lleno de dolor, de sufrimiento, de dificultades y aquellos que seguimos a Dios no estamos inmunes, las pruebas nos vienen a todas… a los cristianos, y a los no cristianas. La vida es muy frágil. Un minuto… y todo nos está yendo de maravilla. No hay obstáculos en nuestro camino. Estamos llenas de esperanza y de confianza. Y al minuto siguiente, “sonamos”, estamos lidiando con una prueba.

Pero Jesús te promete entretejer tu dolor para un propósito más alto. ¡Pero no sucederá de la noche a la mañana! Su historia es de liberarte, no en minutos, sino de por vida. ¡Pero Dios usará tus pruebas para bien!

Nosotras vemos un caos perfecto. Jesús ve una oportunidad perfecta para entrenarnos, ponernos a prueba, y enseñarnos. Porque cuando nos encontramos en situaciones difíciles, éstas nos fuerzan a mirar hacia arriba. Jesús viene para dar la mano en el momento preciso, de la manera precisa, ¡El hará eso por vos!  


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Title

Artist

Background

You're currently offline