Programando nuestros pensamientos

Escrito por el 29 noviembre, 2018

Dios tiene un nuevo comienzo para vos, comenza a meditar en el hecho de que Él ha prometido tomar cada situación y usarla para tu bien, elegí pensamientos nuevos y volve a programar tu computadora mental y al hacer eso tus emociones cambiaran.

Su palabra nos dice: “…os he puesto delante a vida y la muerte, la bendición y la maldición; elige pues la vida…”

Esto no es un asunto que se arregla de primera, es una decisión que tenemos que hacer momento tras momento, tenemos que decidir que meditaremos en lo positivo, escoger pensar en lo bueno, lo negativo siempre estará a nuestro alrededor, tenemos que decidir meditar en lo correcto, en lugar de lo incorrecto. Elegí pensar en lo que vos tenes, no en lo que no tenes, elegí tener pensamientos correctos.

No podés evitar que los pensamientos negativos toquen a tu puerta, pero si podés controlar si abrirla o no la puerta para que entren, si vos te mantenes en alerta en esa puerta y mantenes tu mente enfocada en las cosas buenas de Dios, su palabra dice: “Tu guardaras en perfecta paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera…”

Quizás vos hayas pasado por algunas decepciones, y las cosas en tu vida pueden no haber salido como vos planeabas, posiblemente las personas te hayan tratado mal,  podes haber sufrido algunos contratiempos muy grandes, pero nunca llegaras a un lugar sin salida con Dios, Él siempre tiene un nuevo comienzo disponible para vos, comenza a meditar en la solución, reflexiona en que Dios tiene un plan grande para tu vida., cuando se cierra una puerta, Dios siempre abrirá una puerta más grande y mejor, pero vos tenes que hacer tu parte y mantenerte con una actitud de fe, lleno de esperanza.

Entende que esta es una batalla continua, nunca llegaremos a un punto que no tendremos que lidiar con pensamientos negativos y destructivos, así que cuanto más pronto aprendamos a guardar nuestra mente y controlar nuestros pensamientos, mejor estaremos.

No importa cuántos años hemos confiado en Dios, o que tan positivamente hemos vivido nuestra vida, en ocasiones, todos seremos susceptibles al desánimo, es parte del precio que tenemos que pagar por vivir en un mundo pecaminoso, no importa que tan positiva intente mantener mi actitud, no soy inmune a esta clase de ataque.

Por eso es necesario que volvamos a reprogramar nuestra computadora mental, cuando siempre estamos preocupados, frustrados y deprimidos lo único que realmente estamos haciendo es demorar la victoria que Dios quiere traer, si vos podes creer, todo te va a ser posible, si sos negativo, estas desesperado, preocupado o trastornado, entonces los cambios sobrenaturales no serán posibles para vos, cuando estés pasando por un momento difícil en tu vida, aunque no sientas mantener una actitud positiva, lo cual, en ocasiones, probablemente no sentirás, debes hacerlo de todos modos, sabiendo que cada minuto que vos permitís que se quede en una actitud negativa es un minuto que Dios no puede obrar en esa situación.

Si Dios está con vos, no te frustres, tene calma, no intentes entender todo con tu propio entendimiento, en lugar de eso, debes estar quieto y tener confianza y mantener una buena actitud pues Dios dice: “Yo peleare por vos”

La clave es escoger los pensamientos correctos, mantener fija su mente, no solo cuando te sientas bien, no solo cuando las cosas vayan bien, no solo cuando no tengas ningún problema, pero aun en los momentos difíciles de la vida, especialmente en los tiempos difíciles, tenes que fijar tu mente en las cosas buenas de Dios, manténete enfocado, lleno de fe, lleno de gozo, lleno de esperanza, hace una decisión consciente de mantener tu mente de una manera positiva de pensar.

Algunas personas avanzan un paso y se retrasan dos, están contentos y tienen una buena actitud hoy y luego al siguiente día están negativos y deprimidos, avanzan un poco, y luego retroceden, a causa de su fe vacilante, nunca logran llegar realmente al lugar que Dios desea que estén, nunca experimentan las victorias que Él tiene para ellos.

Puede ser que estés pasando por grandes dificultades, y te sientas tentado a pensar: “Nunca lograre salir de esto, esto nunca cambiara. Nunca, saldré ganando de esta situación”.

No, recorda que primero tenes que ganar la victoria en tu mente, mantenerte fuerte y cuando lleguen los pensamientos negativos, recházalos y pone en su lugar los pensamientos de Dios, recorda que cuando vos estas en una actitud de fe estas abriendo la puerta para que Dios obre en tu situación, quizás no veas que sucede algo con tus ojos naturales, pero no dejes que eso te desanime.

La clave es escoger los pensamientos correctos, mantener fija su mente, no solo cuando te sientas bien, no solo cuando las cosas vayan bien, no solo cuando no tengas ningún problema, pero aun en los momentos difíciles de la vida, especialmente en los tiempos difíciles, tenes que fijar tu mente en las cosas buenas de Dios, manténete enfocado, lleno de fe, lleno de gozo, lleno de esperanza, hace una decisión consciente de mantener tu mente de una manera positiva de pensar.

Algunas personas avanzan un paso y se retrasan dos, están contentos y tienen una buena actitud hoy y luego al siguiente día están negativos y deprimidos, avanzan un poco, y luego retroceden, a causa de su fe vacilante, nunca logran llegar realmente al lugar que Dios desea que estén, nunca experimentan las victorias que Él tiene para ellos.

Amigo, amiga tienen que ser consistente, pongan su mente en el éxito, la victoria y el progreso, echen abajo cualquier pensamiento negativo que produzca temor, preocupación, duda o incredulidad.

Esta debería ser tu actitud: “Rehusó retroceder, estoy avanzando con Dios, seré la persona que Él quiere que sea, cumpliré con mi destino”.

Si vos decidís hacer esto, Dios continuamente obrara en tu vida. El peleara por vos, te dará paz en medio de la tormenta, y te ayudara a vivir la vida de victoria que Él tiene planeada para vos

Tal vez vos jugaste a algún deporte en tu vida y llegaste a ser una figura importante dentro de tu equipo, pero en determinado momento de tu trayectoria hubo algo que hizo que comenzaras a pensar de diferente manera, a lo mejor una quebradura, un cambio de opiniones con tus técnicos, o sino el lugar donde jugabas no era el adecuado para tu forma de jugar y comenzaste a  decirte a vos mismo: “No voy a poder lograrlo” y que las hazañas que habías logrado durante tantas temporadas  ya no podías lograrlas y tuviste el peor año de tu carrera deportiva , ya que nunca habías experimentado un cambio tan negativo desde tus comienzos.

Lo que a vos te paso, es lo mismo que nos sucede a muchos de nosotros: “Recibimos lo que pensamos”

A muchos de nosotros nos pasa día a día recibimos lo que hablamos, nuestros pensamientos a ser como profecías que se cumplen solas, si permitís que tus pensamientos te derroten y después das a luz a ideas negativas a través de tus palabras, tus acciones harán lo mismo, por eso tenemos que tener muchísimo cuidado con lo que pensamos y especialmente cuidarnos de lo que hablamos. Nuestras palabras tienen enorme poder, y queramos o no, daremos vida a lo que estamos hablando, ya sea bueno o malo.

Es triste que muchas personas estén viviendo vidas de desánimo a causa de sus pensamientos negativos, dicen: Nunca me sucede nada bueno. Nunca tendré éxito. No cuento con las cualidades necesarias.

Algunas personas hasta se dicen cosas como ¡Que idiota!, nunca puedes hacer nada bien”, no se dan cuenta, pero sus propios pensamientos están preparando el camino hacia el fracaso.

Los pensamientos son parecidos a las semillas, al hablarlas en voz alta son plantadas en nuestra mente subconsciente, y cobran una vida propia; echan raíces, crecen y producen la misma clase de fruto, si tenemos pensamientos positivos, nuestras vidas caminarán en esa dirección, igualmente, los pensamientos negativos producirán malos resultados, no podemos hablar palabras de derrota y fracaso y esperar vivir en victoria, pues cosecharemos lo que hemos sembrado.

La palabra de Dios compara a la lengua con el timón de un gran barco, aunque es pequeño el timón, controla la dirección de todo el barco, y, de igual manera, tu lengua controlara la dirección de tu vida, si tenes la costumbre de hablar pensamientos de fracaso, vos te estarás moviendo en la dirección de una vida derrotada y desanimada y si tu conversación siempre contiene frases como: “No puedo; no tengo la habilidad para eso: no cuento con lo que se requiere”, u otros comentarios negativos, te estás preparando, para la derrota, porque estos pensamientos negativos te detendrán y no serás la persona que Dios quiere que seas.

En otras palabras, vos creas un ambiente ya sea de bien o de mal con tus  palabras, y tendrás que vivir en el mundo que vos has creado, si siempre estas murmurando, quejándote y hablando de que tan mala ha sido tu vida, vos  vivirás en un mundo bastante miserable y deprimente y serás tentado a usar tus palabras para describir situaciones negativas, pero Dios quiere que usemos nuestras palabras para cambiar nuestras circunstancias negativas, por ello no  hables del problema, habla de la solución.

 

 


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Title

Artist

Background