Ponernos de acuerdo

Escrito por el 18 agosto, 2020

Si tu visión está nublada, todo tu ser estará en oscuridad. Si la luz que hay en vos es oscuridad, ¡qué densa será esa oscuridad! Y esto describe a muchas personas de nuestros días

Porque cierto número de personas viven hoy con un peso que cuelga sobre sus vidas, tienen un sentimiento que las acosa, algo que las molesta siempre. No son felices, el problema es que no tienen la conciencia limpia, han ignorado sus advertencias durante demasiado tiempo, se han vuelto duras y frías en determinadas aéreas.

Esa insensibilidad no cambiará hasta tanto no modifiques lo que tengas que cambiar; si hay cosas que haces y que sabes que no tenes que hacer, entonces debes cambiar o si hay cosas que sabes que tendrías que hacer y no lo estás haciendo, entonces cambia. Como te dije tal vez no sea algo grande Es posible que no estés viviendo un problema indecente, pero quizás algo te está advirtiendo en cuanto a tener una mejor actitud, en cuanto a pasar más tiempo con tus hijos, o con respecto a la comida que comes y que no es sana, no se…. tantas cosas, pero no importa que sea, decidí que prestaras más atención a tu conciencia y obedecerás con mayor diligencia. Entonces ese peso se levantará de encima tuyo.

En muchas oportunidades vemos que los médicos dan tratamientos con antibióticos, pero la infección causada por el objeto extraño volvía a avanzar, y lo que sucede es que comprueban que están tratando los síntomas y no la raíz que causaba el problema.

Y a veces nosotros hacemos algo similar; solucionamos lo que hay en la superficie; “Voy a mejorar mi conducta”, “Voy a tratar de ser más amable, más cariñoso, más generoso. No voy a gastar tanto dinero ni a usar las tarjetas de crédito que me causan deudas. Ya no voy a manipular a la gente. No me enojare tanto ni me molestare todo el tiempo”, no me digas que vos en alguna oportunidad no dijiste esto. Por eso es bueno que tratemos de mejorar, pero muchas veces no tratamos con la raíz del problema y no importa lo mucho que queramos cambiar, esa causa seguirá allí y nos impedirá ser libres.

Casi siempre es más fácil presentar excusas cuando nos comportamos mal, echar la culpa a otros o tratar de justificar nuestras acciones, actitudes o palabras. Pero si queremos experimentar las cosas buenas que Dios tiene para nosotros, tendremos que aprender a asumir la responsabilidad de nuestros pensamientos, palabras, actitudes y acciones.

Dios nos enseña que no debemos permitir que la raíz de la amargura prospere y contamine nuestras vidas por completo, es como cuando sacamos las malezas en el jardín, si la arrancas cortándole las hojas, en realidad no llegaste a la raíz, y días después al ver el jardín veras que volvió a brotar.

Una de las formas principales en que podemos honrar a Dios es asumiendo la responsabilidad por nuestras acciones, no culpando a nuestro pasado ni a nuestras circunstancias. Tenemos que llegar a la raíz, así que no vayas por la vida tratando de quitar el mal fruto aquí y allá.

Asumí la responsabilidad, levántate y hace algo al respecto, podes experimentar las cosas buenas de Dios y sé que si enfrentas la verdad con respecto a ti mismo y llegas a la raíz de tus problemas y cambias como Dios te pide que lo hagas, puedo asegurarte que tu vida interior mejorara, que tendrás mejores relaciones, y que serás más feliz y tu vida será más plena.

 

 


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Continuar leyendo

Canción actual

Title

Artist

Background

You're currently offline