Perdona para poder ser libre.

Escrito por el 25 febrero, 2021

… A todos nos suceden cosas injustas. Podemos escoger aferrarnos a ese dolor y dejar que destruya nuestra felicidad diaria y envenene nuestro futuro o podemos escoger soltar el dolor y confiar en que Dios nos compense. Quizás pensemos que no podemos perdonar a quienes nos han hecho daño; pero no tenemos que perdonarlos por ellos, sino que los perdonamos por nosotros.

Cuando perdonamos, eliminamos su capacidad de hacernos daño. El error que a veces cometemos es aferrarnos a esa herida. Vamos por ahí amargados y enojados, pero lo único que estamos haciendo es permitir que aquellos que nos hacen daño controlen nuestra vida. Ya es lo bastante malo que alguien nos hiciera daño una vez; no permitamos que siga haciéndolo porque seguimos enojado. Cuando perdonamos, liberamos a un prisionero. Ese prisionero no es la persona que nos hirió, el prisionero somos nosotros.

Nuestro destino es demasiado grande para permitir que lo que alguien nos hizo evite que sigamos adelante. “El perdón no se trata de ser agradable y amable, se trata de soltar para reclamar el increíble futuro que nos espera.” 

Se que hay razones validas para estar enojado. Quizás fuiste maltratado a temprana edad; no fue culpa tuya, no tenías control alguno sobre eso, y lo que te hicieron estuvo mal. Perdonar no significa que estés excusando nada ni a nadie; no significa que estés rebajando la ofensa. Esto no significa que tengas que ser amigo del que te hizo mal, sencillamente tenes que soltarlo por tu propio bien. Deja de pensar, de revivir en tu mente esa ofensa, deja de darle tiempo y energía.

Tenes un destino que cumplir, una vida gozosa que reclamar. Cada vez que permitís que el pasado consuma tus pensamientos, estás reabriendo una vieja herida. Solta!

 


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Título

Artista

Background

You're currently offline