Cómo convertirse en un consumidor responsable

Con un poco de sentido común, puede utilizar sus elecciones de compras para beneficiar las causas que le importan, como el medio ambiente, las tiendas locales, el comercio ético, el desarrollo internacional o el bienestar animal.

Ayudando al medio ambiente

• Compre menos. Si está constantemente tirando comida, edite su lista del mercado.
• Haga las compras cerca de su casa. Usando tiendas y servicios independientes en el vecindario, puede ahorrar en el uso del coche, y apoyar a la comunidad local.
• Elija bienes de origen local. En general, estos requerirán menos transporte, y por tanto tienen menos impacto en el medio ambiente.
• Opte por lo orgánico; pero sea exigente. Los cultivos orgánicos, libres de químicos fertilizantes y pesticidas, conceden beneficios a la población, al consumidor y al medioambiente en donde crecen. Sin embargo, la comida orgánica exportada puede tener un mayor impacto global en el medio ambiente que los alimentos no orgánicos cultivados a nivel local.
• Piense antes de comer. Hay mucho más pescado en el mar, por ejemplo, que especies en peligro. Sea aventurero, pruebe nuevas especies, busque la certificación ‘aprobada’. Compré atún ‘sin riesgo para delfines’.
• Elija bienes que estén envasados de forma eficiente y de fácil reciclado.
• Lleve sus propias bolsas de mandados en vez de acumular una montaña de bolsas plásticas no deseadas en el hogar.