Mirar con ojos de amor

Escrito por el 3 marzo, 2021

Con demasiada frecuencia juzgamos a las personas sin conocer sus historias, no hemos estado en su lugar ni sabemos las luchas que han atravesado, tampoco sabemos cómo fueron criados, ni conocemos los desafíos que afrontan, lo único que sabemos es: “Seguramente es poco amigable; viste ropa extraña y tiene algunos complejos”.

Lo cierto es que las personas son como son debido a alguna razón, si tomásemos tiempo para conocer sus historias, seriamos mucho más perdonadores, si entendiésemos las batallas que ellos han luchado, el dolor que han soportado, las personas que les han ofendido, les proporcionaríamos mucha más comprensión.

No deberíamos ser críticos porque ellos hayan pasado por un divorcio, tengan una adicción o fuesen desconsiderados y no hablasen, ya que vos y yo no sabemos lo que sucede detrás de la escena; no conocemos el estrés bajo el que alguien esta.

Durante mucho tiempo hemos visto a la gente con ojos de juicio, y hoy te desafío a que comiences a ver a la gente con ojos de amor. En lugar de ser crítico y descartar a los demás, debemos tomar tiempo para llegar a conocerlos y descubrir cuál es su situación.

Viste que en muchas oportunidades en los lugares que solemos frecuentar suele haber personas que son extremadamente calladas, parecería que tienen una personalidad diferente o pensamos que es medio raro y que nunca llegan a mezclarse con uno o con el grupo.

Pasa que cuando entendes las historias de las personas, es muy fácil entender su conducta externa, muchas veces juzgamos a la gente basándonos en nuestro propio trasfondo y en las experiencias que nosotros hemos tenido.   Ahora cuando somos fuertes en un área que alguien es débil, es fácil pensar: “Yo nunca haría eso o tal otra cosa…”

Pero no sabemos qué habrías hecho vos si hubieras estado en su situación, no has estado en su lugar, no has pasado por las experiencias que ellos han pasado.

Todos tenemos fortalezas, y todos tenemos debilidades, somos fuertes en ciertas áreas no porque seamos un fenómeno y hayamos decidido ser fuertes, sino debido a el favor de Dios que está en nuestra vida, y somos confiados y seguros porque Dios nos bendijo con unos padres estupendos y no podemos juzgar los actos de alguien que no ha sido bendecido de esa manera.

En lugar de ser más santos que los demás y juzgar a la gente, nuestra actitud debería ser: “Si no hubiese sido por la bondad, así podría haber sido yo” Si no fuese por esa bondad yo estaría batallando con una adicción, inclusive podría ser inseguro, estar enojado y tener todo tipo de problemas. No estoy juzgando.  Estoy mostrando misericordia. No seré critico; seré comprensivo de todo, no sabemos lo que las personas están atravesando, deberíamos darles espacio.

Mira, la mayoría de las veces no conocemos todos los hechos sobre las personas a las que juzgamos y criticamos, incluso si ellos están equivocados, Dios no nos puso aquí para que las condenemos, sino que necesitan de nuestra misericordia, nuestro perdón y nuestra comprensión para regresar al camino correcto.

Siendo duros y críticos no produce una mejoría en ellos, así no levantamos a las personas, tan solo las aplastamos más. El haber tratado con diferentes personas en nuestro caminar diario, solo una cosa te puedo decir y es que el 99% no son malas personas, puede ser que tomen malas decisiones, pero en su interior tiene un buen corazón. La mayoría de ellos quieren hacer lo correcto, si solamente los miraras con amor vos podrías ser una de las personas que les ayuden a elevarse y a cumplir el destino que Dios les ha dado.

Es por esto, que hoy te invito a que lo intentes una vez más, a que vayas delante de Dios, y le pidas perdón una vez más y permitas que El entre en tu vida de una manera especial, Él te sigue amando, porque su amor hacia vos es eterno, jamás te creas indigno de estar delante de Dios, porque El vino por vos, murió por tus pecados y para darte vida y vida en abundancia, todo lo que El hizo por vos lo hizo por el amor que te tiene y por lo tanto siempre serás bienvenido para El y te recibirá con los brazos abiertos.

Levanta tu rostro y mira como Dios quiere restaurar tu vida y ayudarte en cada área que tengas dificultad, Dios quiere que cada día estés más cerca de Él, porque de esta forma estarás más fuerte y más preparado.

Por eso asegúrate de ver a las personas con una mirada de amor y no con ojos de juicio, no seas crítico, y no descartes a las personas, sino concédeles el beneficio de la duda.

Vos podés ser el que impulsa ese cambio y si ves a las personas con ojos de amor y no las juzgas, vivirás como aquel que sana y levanta a los caídos y restaura a los quebrantados. Déjame asegurarte que cuando ayudas a otros a elevarse, Dios se asegurará de que vos asciendas y El derramará sus bendiciones y su favor.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Título

Artista

Background

You're currently offline