LA MUJER PILOTO Y SUS RECORDS

Escrito por el 12 agosto, 2020

Dorothy Levitt fue la mujer más rápida de la Tierra cuando estableció el récord de velocidad a principios del siglo XX. Fue inventora del espejo retrovisor.

Viajemos en el tiempo hasta frenar en Londres, año 1903. Se inicia el Siglo XX y Dorothy Levitt salta a la fama tras convertirse en la primera piloto de carreras del Reino Unido y una de las primeras del mundo. Las fotografías al volante de su automóvil ocupan la primera plana de los diarios. En una época en la que la conducción era un asunto de hombres, la hazaña es recibida con desprecio e incluso con amenazas, pues muchos temen que el ejemplo de Levitt anime a otras mujeres a aprender a conducir o, aún peor, a ser independientes.

Dorothy pertenecía a un estrato social medio elevado y tenía más permisividad, pero el hecho de que su economía fuera más holgada no evitó que tuviera que saltar las barreras del machismo, que trataba de impedir que pudiéramos avanzar al mismo ritmo que ellos.

Gracias a su osadía, completó hazañas dignas de recordar: ganó todas las carreras en las que compitió, e hizo pruebas con lanchas de motor. Además, era una gran amazona, jugadora de póker y tenía licencia para pilotar aviones. Con todo esto dio voz a mujeres que no la tenían, que no podían manifestarse. Por suerte, las carreras y sus proezas llegaban hasta los los medios de comunicación.

Dorothy Levitt, pionera en velocidad y mecánica

Dorothy fue récord tras récord

En abril de 1903, Levitt se convirtió en la primera mujer inglesa en competir en una carrera. Aunque no ganara, escribió en su diario lo siguiente: «irá mejor la próxima vez».

Durante los cinco años siguientes compitió en pruebas de velocidad, escaladas y pruebas de resistencia. En la carrera de resistencia Hereford de 1,000 millas, completó el curso en cinco días sin ningún ‘mecánico de conducción’ y solamente se le resistió la victoria cuando una válvula de aguja se soltó el último día. Ella misma lo arregló, pero tardó más de los 20 minutos permitidos y fue descalificada

Además de ser la primera inglesa en participar en una carrera, inventó el espejo retrovisor por casualidad, ya que utilizaba un espejo que sacaba por la ventanilla para ver quién venía detrás.

Ser mujer y publicar un manual sobre la conducción y la mecánica de los autos no tendría nada de especial si no fuera porque la autora, la inglesa Dorothy Levitt (1882-1922), lo escribió a principios del siglo XX. ‘The woman and the car’ está considerada una de las primeras obras sobre el motor escrita por una mujer -la pionera fue su compatriota Eliza Davis Aria-, pero lo que más llama la atención es el contexto histórico en el que lo hizo. Estamos hablando del fin de la era victoriana en una Inglaterra revuelta y convulsionada en la que mujeres de distintas clases sociales y muy diversas afinidades políticas unieron sus fuerzas en torno el movimiento sufragista. Hasta 1918 el voto estaba reservado exclusivamente a los hombres.

En tal coyuntura hay que poner en valor el arrojo de Dorothy Levitt, una adelantada a su tiempo, que no solo dejó escritos una serie de consejos sobre como llenar el tanque de combustible, cambiar el aceite o los neumáticos del auto. Para la posteridad dejó una carrera automovilística precoz, récords de velocidad sobre el asfalto y sobre el agua, una incursión en el mundo de la aviación… y frases célebres. “Si una mujer quiere aprender a conducir y entender la mecánica del motor de un auto, lo hará y aprenderá tan rápido como un hombre”, escribió en ese innovador manual. También puso negro sobre blanco una sentencia aún más rotunda: “Si vas a conducir sola por las carreteras, es aconsejable llevar un pequeño revólver”.

Cuentan que Levitt iba equipada con un pequeño Colt cuando en los albores del siglo XX daba rienda suelta a su afición por los coches. Consideraba que era un arma que le permitía viajar segura por las carreteras inglesas, a salvo de posibles asaltantes, y que podía usar eficazmente gracias a su fácil manejo y su escaso retroceso al disparar. Sin embargo, este no era el único elemento que acompañaba a la considerada mujer más rápida de la Tierra, que es como los cronistas de la época le denominaron cuando en 1905 cubrió en dos días el recorrido entre Londres y Liverpool con vehículo de la marca De Dion-Bouton en un viaje de ida y vuelta.

Asimismo, dejó otros registros inimaginables en aquella época como el récord mundial de velocidad femenina, en Brighton (1906), que superaría ella misma un año después al conducir a 146 Km/h por un circuito de Blackpool. “Nunca pienso en el peligro. Eso no es para mí, aunque reconozco que siempre está presente. El más ligero toque con la mano puede hacer que el auto gire y los virajes son generalmente fatales. Pero soy una buena apostadora y siempre estoy dispuesta a tomar riesgos”.

Dorothy Levitt, pionera en velocidad y mecánica

La mujer que enseñó a conducir a la reina Alejandra, a las princesas reales y a duquesas y condesas de la época llevaba siempre consigo un espejo de mano. No por una cuestión estética sino por seguridad, ya que lo empleaba cuando viajaba en su auto. “Es conveniente levantarlo cada cierto tiempo para ver lo que hay atrás”, dejó escrito en el manual sobre conducción, con lo que se puede afirmar que Levitt fue la precursora del espejo retrovisor. Un elemento que años después fue incorporado de fábrica a todos los vehículos.

La afición por los automóviles de Dorothy Levitt había llegado años antes de la mano del empresario automovilístico y piloto de carreras Selwyn Edge. Él fue quien la contrató como secretaria y quien la introdujo en el mundo de la competición. Así fue como esta inglesa comenzó a forjar su leyenda en el mundo del motor. “La conducción me fascinó la primera vez y fascinará a cualquier mujer que lo pruebe”, dijo en el que está considerado el primer manual de autoescuela. En su guía ‘The woman and the car’, Levitt describía las normas de circulación y aconsejaba como poner en marcha un coche y conducirlo adecuadamente. También explicaba los pasos que había que dar para comprarse un auto y ofrecía la relación de todos los clubes automovilísticos de la época.

Dorothy Levitt, pionera en velocidad y mecánica

También indicaba cuál era la indumentaria más apropiada para conducir un coche que en los años 1920 no tenían las comodidades a las cuales estamos acostumbrados hoy en día. “Usa un pañuelo que cubra la cabeza, abrigos y gorros adecuados y cómodos según la estación del año y evita los anillos”. Un sabio consejo, uno más, de los que dejó escritos en su manual para introducir a las mujeres al mundo de los automóviles.

Y corría la primera década del siglo pasado…

Dorothy Levitt, pionera en velocidad y mecánica

 


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Title

Artist

Background

You're currently offline