La inseguridad en si mismo

Escrito por el 3 noviembre, 2020

¿Estás cansado de jugar el papel de alguien que no es, o de esconderte detrás de una máscara falsa? ¿Estás cansado de tratar de ser otra persona en lugar de ser quien verdaderamente sos?  ¿No te gustaría tener la libertad de ser aceptado tal y como sos, sin la presión de ser lo que en realidad no sos?  ¿Te gustaría aprender como tener éxito en ser vos mismo?  Dios quiere que nos aceptemos a nosotros mismos, que nos agrade ser quiénes somos y que aprendamos a manejar nuestras debilidades; después de todo, todos las tenemos. Él no quiere que nuestras debilidades nos lleven al punto de rechazarnos a nosotros mismos, y vemos que Jesús entendió nuestras debilidades: “Nuestro sumo sacerdote comprende nuestras debilidades, porque enfrento todas y cada una de las pruebas que enfrentamos nosotros, sin embargo, el nunca peco”. Dios elige a los débiles y necios de este mundo para avergonzar a los sabios: “Pero Dios eligió lo insensato del mundo para avergonzar a los sabios y escogió lo débil del mundo para avergonzar a los poderosos”

Si yo mirara mis debilidades y les contara lo que considero que valgo como persona, mi valor sería menor que cero, sin embargo, nuestro valor no está basado en lo que hacemos, sino en lo que Dios ha hecho.  Dios nos acepta tal y como somos, pero el enemigo trabaja fuerte para que no entendamos eso. Él nos presiona desde diferentes puntos para que sigamos sintiendo que no hemos llegado al nivel que deberíamos estar. Él no quiere que descubramos que podemos aceptarnos y querernos tal y como somos. Él sabe que algo maravilloso nos sucederá, si llegamos a entender esa verdad.

La gente se enfoca extremadamente en el desempeño, ya que desde pequeños aprendemos que mientras mejor hacemos las cosas más amor recibimos. Muchas veces pensamos lo mismo sobre nuestra relación con Dios. Creemos que el hacer mejor las cosas nos ayudara a recibir más amor y buenas cosas de parte de Dios. Sin embargo, debido a que no podemos comportarnos correctamente todo el tiempo, comenzamos a trabajar y esforzarnos para sobreponer nuestras debilidades.  Creemos que al lograr eso, Dios nos amara lo suficiente como para hacer lo que necesitamos.  Nuestro valor no está basado en lo que nosotros hacemos, sino en lo que Dios ha hecho en nosotros por medio de El mismo.

Él nos dice: “Porque los ojos de Jehová contemplar toda la tierra, para mostrar su poder a favor de los que tienen corazón perfecto para con él. . .”. significa tener una buena actitud de corazón hacia Dios: amarle lo más que podamos querer lo que Él quiere; querer su voluntad; querer hacer su voluntad, Dios ha hecho provisión para que nosotros estemos en una relación correcta con El (si lo aceptamos). Él nos ama, y está buscando personas que acepten su voluntad, para El revelarse a ellos con su favor y sus bendiciones.  No podemos ganar el amor de Dios. No podemos ganar sus bendiciones. Pero si podemos acercarnos a Él para que nuestras necesidades sean Y aquí les doy un ejemplo final del libro de Daniel. Hubo un edicto real prohibiendo que nadie orara a ningún Dios, excepto al rey. La ley fue una trampa usada por los enemigos de Daniel para destruirlo. Pero Daniel entro en su cuarto tal y como lo solía hacer todos los días, y con audacia oro al Señor con las ventanas abiertas hacia Jerusalén.  Y vos pensaras porque te estoy contando esta historia, porque nos sirve de ejemplo y de audacia para hacer lo que Dios nos haya ordenado.

Si esto nos hubiera pasado a nosotros, ¿no habríamos cerrado las ventanas para que nadie nos viera? ¿Habríamos cerrado las ventanas y orado solo una vez? ¿Habríamos hecho lo necesario con la esperanza de que Dios no se enojara con nosotros? ¿Habríamos tratado de complacer tanto a Dios como al rey?  Si creemos que estamos haciendo la voluntad de Dios y encontramos oposición, necesitamos continuar haciendo lo que Dios nos ha ordenado.

En cada relato sobre Daniel, encontramos que fue presionado a conformarse a lo que otros querían que él fuera o hiciera. El rehusó rendirse a la presión. Después de un tiempo de prueba y tribulación, Dios lo exalto y lo puso a cargo del reino entero.

Por todo esto que hablamos, atrévete a ser diferente, cambia tu vida y Dios te exaltara en el proceso.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Título

Artista

Background

You're currently offline