La adversidad esta bajo tus pies

Escrito por el junio 9, 2021

Tal vez vos pienses ¿Cómo me dice usted que hay que poner la adversidad bajo los pies…? claro porque en el libro de Corintios Dios habla de: “Dios pondrá todas las cosas bajo sus pies” y fíjate que acá cuando la Biblia dice: “Dios puso todo bajo su dominio”, la palabra “todo” no incluye a Dios, porque es Dios quien puso todo bajo la autoridad de Cristo.

Ahora bien, aclarado este asunto de los pies, la manera en que vemos nuestras dificultades con frecuencia determinará si salimos de ellas y cuando enfrentamos desafíos y las cosas vienen en nuestra contra, es fácil quedar abrumados y comenzar a pensar: “Esto nunca va a funcionar. Voy a tener que aprender a ir tras ello”. Muchas personas se conforman con la mediocridad, pero si vos vas a vivir en victoria, vas a tener que ver cada enfermedad, cada obstáculo y cada tentación como que están bajo tus pies. Estas cosas no son un rival para vos y no te van a detener de alcanzar tu destino, pues ya han sido derrotadas y es solo cuestión de tiempo antes de ponerlas en práctica. 

Si vos ves un desafío como demasiado grande y decís: “Nunca voy a romper esta adicción. Mi hijo jamás se va a enderezar.  Esta enfermedad va a ser mi fin”, vos te vas a sentir débil, desanimado e intimidado. Ya que vos vas a atraer temor, preocupación y duda. Este tipo de pensamiento no solo te empuja hacia abajo, sino que detiene a Dios de seguir obrando, vos tenes que cambiar tu perspectiva. “Esa adicción no te va a acosar toda tu vida. Esta bajo tus pies. Esa depresión que ha estado en tu familia por años, no va a ser pasada a la siguiente generación. Esta bajo tus pies”. Vos tenes que ponerle un freno, la lucha, la escasez y pasarla apenas no van a evitar que vos seas bendecido. Ya que todo está bajo tus pies, y solo es cuestión de tiempo antes que vos te abras paso a un nuevo nivel. 

Entonces…, salí de las mentiras que te están diciendo “Es demasiado grande y ha sido de esta manera demasiado tiempo y nunca va a cambiar”. Este es un nuevo día y Dios te está diciendo: “Cada enemigo, cada enfermedad, cada obstáculo; no te van a derrotar, van a promoverte” La dificultad tiene el propósito de ser una piedra de tropiezo para mantenerte derribado, pero Dios va a usarla como una escalera para llevarte más alto. Mantene la perspectiva correcta, porque está bajo tus pies. 

Observa que David no dijo “a algunos de mis enemigos”. No, no; “a todos mis enemigos”. ¿Qué es lo que voy a hacer? Mirar hacia abajo. ¿Por qué? Porque ellos están bajo mis pies. 

Y vos quizá estés enfrentando situaciones que no se sienten como si estuvieran bajo tus pies. La enfermedad se ve grande, la dificultad financiera parece imposible, posiblemente he luchado con una adicción durante años. Pero no podés avanzar por lo que ves, vos debes andar por lo que sabes, andamos por fe y no por vista. Y en lo natural podría parecer inmenso, pero cuando uno le habla a esos obstáculos por fe, como lo hizo David, vos necesitarás mirar hacia abajo. Cuando hables con Dios, vos debes mirar hacia arriba, vos mira hacia arriba pidiendo ayuda. Pero cuando le hables a la enfermedad, mira hacia abajo. Esta bajo tus pies. Mire hacia abajo para hablarle a la depresión. Mire hacia abajo para hablarle al temor. Y hay quien ha dicho: “Si le quiere decir algo al enemigo, escríbalo en la suela de su zapato, porque él está bajo sus pies”.  

Sin importar lo que estés enfrentando, está bajo tus pies y no es permanente, es temporal, pues el poder que está a tu favor es mayor que el poder que viene en tu contra. Por eso mantene la perspectiva correcta, ya que vos y Dios son mayoría y estas armado y sos peligroso. El problema quizá haya sido planeado, pero no va a prosperar en tu contra. 

Probablemente necesites comenzar a poner cosas bajas tus pies, ya que vos estas permitiendo que ese problema te preocupe o que te mantenga despierto por la noche. Pero Dios te está diciendo: “Yo voy a pelear tus batallas, pero me las tienes que dar”. Volve a ese lugar de paz y no permitas que las personas o las circunstancias te hagan enojar. Si alguien no está haciendo bien hacia vos, permití que Dios sea tu defensor. Él sabe cómo dar una solución a tus ofensas.

Recuerda que cuando le hables a esa enfermedad, a ese obstáculo o a esa depresión, como un acto de fe, hace lo que hacía David y míralo debajo tuyo. No es rival para vos. Si vos ves estos obstáculos como estando debajo de tus pies, Dios promete que pondrá a tus enemigos como estrado de tus pies y en lugar de ser una piedra que hace tropezar, será un peldaño. Vos vencerás cada obstáculo, derrotaras cada enemigo y te convertirás en todo lo que Dios diseñó para que vos fueras.    


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Título

Artista