Hay un cerco a tu alrededor

Escrito por el 1 octubre, 2020

Todos hemos escuchado la frase: Estas rodeado, y la mayor parte del tiempo pensamos que es algo malo, nos han cercado, los adversarios nos superan en número y están a nuestro alrededor esperando nuestra rendición. Pero la Biblia habla acerca de un tipo de rodeo distinto y dice: “Todo el universo fue formado por orden de Dios”. Ahora bien…, vamos a analizar esto que nos habla la palabra de Dios, acá no solo se habla de del universo físico, ni de algo formado en sentido creativo. Las palabras en el idioma original para “universo” es eones, que significa “edades”, “siglos” o “tiempos”; y la idea de la palabra “formado” es que fue “constituido” o establecido como un cerco o como un marco.

Esto que nos está diciendo, sencillamente que Dios tiene un vallado alrededor de tus tiempos. Ha puesto un límite, una frontera, alrededor de tu vida y nada puede penetrar esta protección sin que Dios lo permita. Los problemas, las enfermedades, los accidentes: no pueden suceder simplemente por casualidad, vos tenes un cerco a tu alrededor.

No tenes que preocuparte por tu futuro, hay un cerco alrededor de tu salud, un cerco alrededor de tus hijos y uno alrededor de tu economía. Es un límite establecido por el creador del universo y no solamente nada puede entrar sin el permiso de Dios, sino que hay mejores noticias, vos no podés salir. No podés cometer un error lo suficientemente grande para romper ese cerco, no podés estar demasiado adicto, demasiado desalentado, demasiado enojado. Dios no va a permitir que te salgas de tu trayectoria de tal modo que todavía no puedas cumplir con tu propósito y quizás vos llegues justo al borde y estés a punto de hacer algo que te meterá en problemas, pero chocas contra el cerco, y Dios te empujara de regreso.

Y puedo decirte que hombres como David, como Jonás experimentaron este cerco y así como estos hombres, Dios siempre te permitirá hacer lo que vos quieras, te va a dejar seguir tu propio camino, pero es tan misericordioso que, en cierto punto, vos vas a chocar con tu cerco.

Por lo tanto…, debemos entender que sinceramente cuando la mayoría de nosotros tenemos roto o nos falta un vallado protector, no es porque lo merezcamos o hayamos sido elegidos para soportar una prueba especial de Dios. La mayoría de las fisuras en nuestros vallados protectores ocurren porque hemos tomado decisiones que nos dejan abiertos al ataque del enemigo.

Por causa de estas decisiones nos sentimos miserables, estamos lastimados, enojados, fracasando y atravesando dificultades. La buena noticia es que vos podés permitir que Dios construya un vallado alrededor de tu vida y de tu familia que el enemigo no podrá tocar.

Si reconoces que tus muros se han caído, y aún has permitido que las murallas de los que te rodean se caigan, hoy es tiempo de volver a Dios y pedirle que él te restaure y si vos estas dispuesto repetí esto:  “Señor, te pido perdón porque he pecado contra ti y he permitido que mis murallas se caigan, restáurame, te pido en esta hora que afirmes tu verdad en mi vida y en mi corazón; proclamo que tu palabra es verdad, es justicia y es mi ley. Proclamo que buscaré primeramente el reino de Dios y su justicia, lléname de tu verdad, que tu palabra se haga fuerte en mí, en el nombre de Jesús, amén”.

 

 


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Title

Artist

Background

You're currently offline