Fe para hacer

Escrito por el 10 diciembre, 2020

“… Nuestro propósito se mantiene encausado cuando nuestra comunión con Dios Padre se mantiene como prioridad. El es la fuente de nuestro vivir, nuestro “ser” y “nuestro hacer”. Nuestro “hacer” o nuestro propósito no es un trabajo externo que laboramos “fuera de nosotros mismos”. El propósito divino es espiritual y fluye desde nuestro interior, hacia afuera de nosotros en acciones de “buenas obras” que Dios preparó de antemano para cada uno de nosotros (Ef.:2:10). Cuando “hacemos” netamente desde “afuera de nosotros”, con nuestras “propias fuerzas” nuestro “hacer” carece de la vida y poder de Dios. ¿No es maravilloso que tu propósito es espiritual y conlleva la vida y poder de Dios que fluye desde tu interior?

Me parecen asombrosos los intrínsecos detalles de nuestro Dios Padre en cuanto a todo esto: Identidad, diseño, propósito, plan, su manera de ejecutar su plan, todo destinando a llevar el sello de su ADN.”

Fuente: Agenda Cosecha Mundial 2020.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Título

Artista

Background

You're currently offline