¿Estamos pasando por nuestra mejor situación?

Escrito por el 27 marzo, 2019

Dios sabe cómo hacer las cosas aun cuando parece que no hay como hacerlas, Dios ha puesto promesas en cada corazón, vos tenes sueños y deseos, cosas que queres lograr, situaciones que queres que cambien; pero…, con demasiada frecuencia renuncias a esos sueños porque tomas demasiado tiempo, o porque intentaste y fracasaste, o porque tuviste una desilusión, o porque alguien no te trato bien.

Tal vez te has vuelto conformista, tal vez no estás buscando lo que Dios ha puesto en tu corazón, pero quiero animarte a que avives de nuevo tu fuego, debes de estar lleno de esperanza, hasta es posible que las cosas estén tardando mucho, pero Dios es un Dios fiel, te está diciendo que no importa cuánto tiempo haya pasado, que no importa que tan imposible parezca, si no perdes la fe, llegara tu momento.

Por eso es tiempo de que comiences a creer, cada sueño que tenes en tu corazón, cada promesa que se ha arraigado, es algo que Dios no solo puso allí, sino que es algo que El pretende que suceda. Es necesario que tengas la actitud: “Yo siempre he dado y dado, no he visto muchos resultados, pero esta bien. Se que llegara mi momento”.

Tal vez estés viviendo en un pequeño departamento y todos tus amigos tengan lindas casas. Esta actitud te servirá: “No estoy desanimado, sé que mi momento vendrá”.

Tal vez realmente quieras casarte, pero no has conocido la persona adecuada. Adopta esta actitud: “Sé que Dios tiene el control. En el momento justo, traerá a la persona correcta. Ya llegara mi momento”.

De eso se trata la esperanza, de creer que la promesa que Dios puso en vos se hará realidad. Me gusta lo que dice el rey David: “He levantado mi tienda en la tierra de la esperanza”

Ante esto te pregunto, ¿Dónde has plantado tu tienda? ¿Qué esperas cada día? ¿Cuál es tu actitud?

Y tal vez, vos me puedas decir, he estado pidiendo por mi hijo, no creo que cambie jamás. o todos en donde trabajo han recibido un ascenso excepto yo, o inclusive he intentado iniciar este negocio, pero nadie me ha querido ayudar.

En cada una de estas respuestas, es evidente que tu tienda esta levantada en el lugar equivocado, debes creer en la ayuda y las bendiciones de Dios, tenes que esperar que Dios cambie las cosas. Tenes que desenterrar las estacas, hacer la valija con tus pertenencias y trasladarte a un lugar fuera de la tierra de la frustración.

Salí de esa subdivisión de “Eso no ocurrirá”.

Salí del pueblo de “No se puede”.

Deja esos terrenos sin salida y múdate a la tierra de la esperanza, a una tierra de fe, a una tierra en donde sepas que cualquier cosa es posible, a un lugar donde sepas que tu momento está por llegar.

A veces solo se necesita que se diga algo relacionado con la propia vida, a veces se necesita a alguien para dar un salto inicial de fe, para animarte a dar un nuevo aliento de vida a los sueños.

Es posible que hayas pasado por miles de desengaños, es natural, puede haber habido muchas razones para darte por vencido en cuanto a lo que Dios ha puesto en tu corazón, y para ello debes permitir que esta simple frase se pueda instalar en tu corazón: Tu buena situación está por llegar.

Debes comprender que Dios tiene el control de tu vida, sabe exactamente donde estas y conoce hasta los sueños más ocultos que ha puesto en vos, y esos sueños secretos que nunca has compartido con nadie, porque tal vez pensaste que no darían resultado o los enterraste porque no se produjeron de acuerdo con tu cronograma.

Pero Dios aun tiene una forma de hacer que suceda, debes hacer una raya en la arena y decir: Ya no más. Ya no voy a seguir soportándolo, ya no me voy a conformar con la mediocridad, porque creo que todo sueño, todo propósito, y aun aquello que haya pedido en forma secreta desde mi corazón pueden llevarse a cabo.

Cuando se tiene esa actitud, no hay fuerza que pueda detener a Dios e impedir que convierta tus sueños en realidad. y tal vez te desanimes, tal vez vengan pensamiento negativo que te indiquen: Nunca sucederá. Nunca te casaras. Nunca saldaras tus deudas. Nunca encontraras la felicidad. No puedes esperar más de lo que ya tenes.

Debes saber rechazar estos pensamientos y decir: Dios, dijiste que el camino de aquellos que son íntegros se hace cada vez más luminoso, dijiste que no me negarías nada bueno porque camino con integridad, y también dijiste que debido a que en vos encuentro mi alegría, me darías aquello que pedí en secreto de mi corazón. Entonces, yo quiero darte las gracias porque tenes el control de mi vida, me esperan cosas buenas en el futuro, y creo que mi buena situación está por llegar.

Y si vos mantenes esa actitud de fe, esa actitud de expectativa: Entonces…, ¡ES TIEMPO DE CREER!

 


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Title

Artist

Background