El tiempo agradable llego para quedarse varios dias

Escrito por el 18 mayo, 2020

El tiempo agradable llegó para quedarse varios días
Temperaturas más altas que lo normal acompañadas de condiciones soleadas permanecerán no solo este fin de semana sino hasta mediados de la próxima semana en el centro y norte del país. La cordillera patagónica espera más lluvias y nevadas.

Se prolongan las condiciones de buen tiempo en el centro y norte de Argentina, destacándose una importante amplitud térmica diaria, una característica típica de una masa de aire muy seco como la que actualmente predomina en el país.

Esta semana se caracterizó por presentar las primeras heladas significativas en distintos puntos del centro del país. El frío matutino, con menor intensidad, se mantuvo este viernes registrándose marcas algunas décimas por debajo de los 0°C sobre el centro-sur de la provincia de Buenos Aires.

Pero, rápidamente, el viento nor-noroeste se fortificó durante la mañana en la región central del país, y las temperaturas empezaron a ascender de a varios grados por hora, llegando a marcas cálidas de 27°C a 30°C en provincias como Córdoba, La Pampa, Mendoza y San Luis.

Como ha sucedido a lo largo de toda la semana, en la Patagonia se presentan los fenómenos meteorológicos más destacados, con fuertes vientos del oeste con ráfagas, e inestabilidad y precipitaciones en la zona cordillerana.

Altas temperaturas hasta el próximo miercoles
A lo largo de todo el sábado permanecerá el ambiente ventoso en gran parte de la Patagonia argentina, como así también las lluvias y nevadas en el sector cordillerano. El Servicio Meteorológico Nacional mantiene en vigencia dos alertas, indicando por un lado la persistencia de vientos entre 50 y 70km/h y, por el otro, precipitaciones totales de 70 a 90mm o puntualmente superiores en las zonas cordilleranas de Chubut y Río Negro.

Excelentes condiciones continuarán presentándose el sábado y domingo en la mitad norte del país. En la franja central seguramente habrá una menor cobertura nubosa con respecto al viernes, y predominará el viento seco y continental de componente oeste o noroeste, soplando con cierta intensidad y algunas ráfagas durante el sábado especialmente en La Pampa y la provincia de Buenos Aires.

En la franja norte, se prevén vientos más débiles y del sector norte o noroeste, con cielo prácticamente despejado durante ambos días.

Las mañanas a primera hora seguirán siendo frescas o algo frías incluso, pero con un rápido repunte de las marcas con los primeros rayos del Sol. Hacia la tarde se prevén temperaturas muy agradables, más propias de un mes de marzo que de mediados de mayo.

Buenos Aires tendrá un sábado muy primaveral pudiendo alcanzar los 27°C, mientras que el domingo se alcanzarían los 26°C. En Córdoba se prevé un sábado con 31°C de máxima y un domingo con 30°C, en tanto que en Rosario se prevén 28°C y 27°C respectivamente.

Estas condiciones de temperaturas por encima de los valores normales se extenderán hasta el miércoles en el centro y norte de la Argentina, para luego producirse un evento de precipitaciones con moderado descenso de temperaturas en la segunda mitad de la próxima semana.

Dame luz
El cielo azul del mediodía o el color rojizo de la tarde; una corona alrededor del Sol o un perfecto arco iris. La luz solar interactúa de múltiples formas con la atmósfera y produce fenómenos fascinantes.

Cuando hablamos de luz normalmente nos referimos a la luz visible, la cual es una pequeña parte de toda la radiación que proviene del Sol, y es la que pueden captar nuestros ojos.

A luz solar le toma un poco más de 8 minutos recorrer la distancia hasta llegar al planeta Tierra, y cuando lo hace, interactúa con la atmósfera. El aire, incluidas las partículas sólidas o las gotas de lluvia, tiene la capacidad de dispersar y reflejar la luz para producir un sinfín de fenómenos ópticos, que los meteorólogos denominamos “fotometeoros”. Estos son algunos de ellos:

Arco Iris
Posiblemente este sea el fotometeoro más conocido. La combinación de lluvia con Sol produce la refracción y el desvío de la la luz, de tal manera que se forma una serie de 7 arcos de distintos colores, que van desde el rojo hasta el violeta. Mientras más grandes sean las gotas de lluvia, más brillante serán los colores.

Para que se forme, la luz debe incidir de manera oblicua sobre las gotas de agua, formando un ángulo de 42º. Por eso es prácticamente imposible ver un arco iris durante el mediodía, y siempre que ocurren se producen durante las mañanas y las tardes de lluvia.

Halos Solares o Lunares
El halo más conocido es el anillo brillante que se forma alrededor del Sol o la Luna, pero también pueden encontrarse como arcos, columnas o puntos luminosos en el cielo. Todos ellos se generan por la reflexión o la refracción de la luz en los cristales de hielo que están en suspensión en la atmósfera, ya sea formando las nubes cirros o como polvo de cristales de hielo.

Los cristales se comportan como prismas y espejos, refractando y reflejando la luz del sol entre sus caras, enviando rayos de luz en determinadas direcciones. La forma y orientación de los cristales de hielo determinan los diferentes tipos de halos que se pueden formar. Los que se producen por la refracción de la luz del sol pueden verse de distintos colores, mientras que los halos originados por la reflexión son siempre blancos. Por la noche, percibir colores es difícil para el ojo humano; por lo tanto, los halos lunares normalmente son blancos.

Gloria
Una gloria consiste en una serie de anillos concéntricos de colores que suele formarse alrededor de una sombra. El origen de su nombre reside en que muchas veces aparece con la forma de una aureola de Santo sobre la cabeza de la sombra del observador.

Lo más común es verla cuando estamos en un lugar elevado, como una montaña, un edificio o un avión, y tenemos el sol detrás y presencia de neblina, niebla o nubes hacia abajo. Cuanto más pequeñas sean las gotitas en el aire, más grande serán los anillos. A este fenómeno también se lo conoce como “anillos de Ulloa”.

Nubes iridiscentes
La difracción de la luz en las pequeñas gotas o cristales de algunas nubes pueden lograr que las veamos teñidas de colores pasteles, normalmente en tonos verdes y rosas, y siguiendo una estructura desordenada o en bandas de colores.

Para que este fenómeno ocurra, las gotas o cristales deben ser pequeños, de tamaños similares y la nube debe ser muy fina, por eso es más frecuente encontrarlos en los bordes. Pero tanto los colores, como el lugar en el que aparece la iridiscencia va a ir cambiando a medida que la nube se mueve o cambia.

Rayo verde
Durante el ocaso, es posible ver un rayo de luz verde una vez que se oculta el Sol. Este fenómeno óptico se genera por la refracción de la luz durante el atardecer. Puede verse sobre tierra, pero es más frecuente verlo durante el ocaso en el mar, cuando el agua está tranquila y el aire bien limpio.La diferencia de densidad del aire hace que la luz se descomponga y arquee ligeramente siguiendo la curvatura del planeta. La luz verdosa se arquea un poco más que el resto, y una vez que el Sol se ocultó en el horizonte, ese color es el único que se sigue viendo sobre la superficie terrestre.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Title

Artist

Background

You're currently offline