El temor a perder el control

Escrito por el 10 noviembre, 2020

Perder el control no significa que ya no le importes a alguna otra persona.  Es tan sólo entender que la única persona sobre la que tenes control es vos mismo.

Este temor a perder el control es uno de los temores más generalizados que tienen las personas, es el temor a que, si no te las arreglas para controlar el resultado de futuros acontecimientos, puede suceder algo desagradable o incluso terrible.

Las personas que tienen este miedo experimentan mucho estrés, porque intentan controlar el mundo y a todos los que en el viven y es mucho trabajo. Y este estrés de ser una persona controladora puede finalmente causar inmensos problemas; crea mucha presión que puede convertirse en problemas de salud, robarnos nuestra paz y alegría y no fomentar las buenas relaciones.

Aquella persona que es un “controlador”, durante muchos años en su vida solamente se siente segura cuando cree que está controlando todas sus circunstancias y a las personas cercanas a ella. En muchas oportunidades esa naturaleza controladora está arraigada en el egoísmo, pero una gran parte está arraigada en el temor. Sencillamente tenes miedo de no ser cuidada/do, si no controlas tus entornos, y por eso te aseguras de ser vos quien tiene el control.

Ahora bien…, muchas veces este problema comienza en la niñez, porque han tenido un padre que fue muy controlador y también abusivo en muchos   aspectos; y la madre tenía demasiado miedo a confrontarle, de modo que le permitía no sólo que la controlase a ella, sino también a todas las personas que vivían en la casa.

Obviamente, este tipo de conducta no es el camino de Dios, pero en cierto momento de tu vida no sabías si creer en El o no. Dios quiere que confiemos   en Él para qué nos dirija y nos guie y nos mantenga seguros en lugar de ser nosotros quienes intentamos controlar circunstancias y personas

Necesitas la ayuda de Dios, necesitas confiarle a Dios todas tus circunstancias, todas las personas en tu vida, y especialmente necesitas confiar en que Dios te cambie. Es mucha confianza la que vos necesitas y no tenes, y ni siquiera sabes cómo tenerla porque nunca has sido capaz de confiar en nadie en tu vida antes de eso. Tus pensamientos, emociones y acciones están todas ellas llenas del temor a ser herida o que se aprovechasen de vos.

Mira hay un versículo en la biblia que dice: “Pon tu vida en las manos de Señor; confía en él y el vendrá en tu ayuda” Y a veces nos pasa que nos parece muy lindo este verso, pero es que en ese momento no tenemos idea alguna de lo lejos que estamos nosotros de hacer lo que ahí dice, porque ni idea alguna de todo el trabajo que Dios tiene que hacer en nuestro corazón a fin de que ese versículo sea una realidad en nuestra vida. Sí, el plan de Dios es bastante distinto a los nuestros, con frecuencia queremos decidir qué hacer y después pedimos para que Dios haga que funcione, pero Él quiere que sea justamente lo opuesto, quiere que pidamos primero y no emprendamos ninguna acción sin su dirección y aprobación.

Y como conclusión puedo decirte que el temor no es de Dios. El temor es del enemigo y la única actitud y confesión aceptable que aquel que cree en Dios puede tener hacia el temor es: “¡No es de Dios, y no voy a dejar que controle mi vida! Voy a confrontar el temor pues es un espíritu que fue enviado del infierno para atormentarme”.

Muchas veces digo que el temor es el espíritu que el enemigo usa para evitar que el Pueblo de Dios se someta al liderazgo del verdadero Maestro–Jesucristo. Creo que Dios obra con gentileza en nosotros para sacarnos de la esclavitud y liberarnos. La Biblia está llena de instrucciones que dicen “no temas”.

Como final quiero decirte que, ciertos eventos en nuestra vida nos han dirigido a entender que “no temas” significa “no corras”.

To animo a que sigas adelante, y si lo necesitas “hacelo con miedo”. No le huyas al temor; al contrario, hacele frente con la oración y fe. No temas a lo que veas en las noticias: Dios tiene el control de todo. Recuerde, Dios quiere liberarnos de todo nuestro temor.

Y ya para finalizar, este sería un buen momento para pedir y una por una, soltar a cualquier persona que este vos intentes controlar. Incluso si tus intenciones son buenas, aun así, necesitas soltarles y confiar en que Dios haga lo que sea necesario hacer en sus vidas.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Título

Artista

Background

You're currently offline