Inspiración

El habito de quejarse contamina a los demas.

today 30

Background
share close

Quejarse es una contaminación invisible, así como el ruido o el esmog de los autos, pero es dañina emocional y mentalmente.

Por un fenómeno psicológico y neurológico, los humanos tendemos a seguir las actitudes y comportamientos de otros humanos. Si te rodeas con gente que vive sus días lamentándose por la lluvia o por los semáforos, entonces empezarás a quejarte por todo vos también.

Es un efecto, rebote del que no podemos escapar, a menos de que hagas algo al respecto para evitar contaminar a más gente (o evitar que te contaminen con quejas tóxicas).

Las personas que se quejan no lo hacen por amargarte el día, sino porque están tratando de sentirse mejor: buscan desesperadamente aliviar sus pensamientos negativos de alguna forma; algo así como una olla exprés liberando un poco de presión.

Según algunos estudios, liberar energía de modo negativo (como golpear una pared, tocar la bocina como loco, o gritar todas las groserías del mundo) aumenta los niveles de estrés, en vez de reducirlos, como se piensa.

Todo esto no quiere decir que tengas que quedarte con tus frustraciones atoradas en la garganta, se trata simplemente de canalizar de alguna manera más ecológica y saludable tus quejas o pensamientos negativos.

Por eso te invitamos a:

Ignora la fuente; Dirigir tu atención a otra cosa, evita que se desencadene el estrés, el miedo o la ansiedad que afecta tu bienestar.

Cambia tu perspectiva; Esta estrategia se trata simplemente en darte cuenta, que estás a punto de quejarte, y tratar de cambiar el sentido a tu frase.

Crea una queja ecológica; Si algo te genera incomodidad, enojo, o frustración, entonces lanza tu queja, pero, incluye una solución, una idea para mejorar, una reflexión o una enseñanza. De esta manera tu queja es ecológica: le aporta algo a la gente de tu alrededor (y no contaminas).

Written by:

Rate it

Previous post

Tecno

¿Estamos usando bien el celular? Cosas que hacemos con el teléfono que no sirven de nada, y cosas que si deberíamos hacer.

En mayor o menor medida, usamos el celular cada día. Llevamos además ya muchos años haciéndolo y lo dominamos a la perfección. No obstante, tendemos a usarlo mal en algunas ocasiones o a evitar según que situaciones en base a una serie de relatos que se han ido extendiendo como la pólvora y que afirman que son peligrosos. Estas falsas creencias son sobre todo habituales en lo que respecta a los hábitos […]

today 18

Post comments (0)

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

0%