Dios te lleva a tu destino

Escrito por el 29 octubre, 2020

Todos pasamos por dificultades en la vida, cosas que no entendemos, es fácil desalentarse y pensar: ¿Por qué me está sucediendo esto? Pero Dios usa las dificultades para movernos hacia nuestro destino. Nada sucede por accidente. Quizá no lo comprendas, pero Dios no lo hubiera permitido si no te fuera a usar. Viendo hacia atrás en tu vida, quizá veas la importancia de los tiempos cuando estabas más incómodo, cuando pasaste por una desilusión o alguien te hizo mal. Tal vez no lo has sentido, pero hoy, años después caíste en la cuenta de que, si hubiera sucedido, nunca hubieras conocido a cierta persona. Si esa puerta no se hubiera cerrado, esa puerta más grande nunca se hubiera abierto. Si esas personas no te hubieran hecho mal, no tendrías la experiencia que necesitas para este nuevo desafío. Ahora podés ver que, todo el tiempo, Dios estaba dirigiendo tus pasos, pensaste que estabas yendo hacia atrás, pero te estaba preparando para avanzar. Y no te gusto te sentiste atorado y la verdad es que el problema era el destino; porque te estaba llevando a tu destino.

Vos no te vas a convertir en todo lo que vos fuiste creado sin problemas, vos no creciste en los buenos tiempos; vos creciste en los momentos difíciles, en los tiempos oscuros. La preocupación te prepara para el siguiente nivel, la preocupación desarrolla algo en vos que no podés obtener cuando es fácil y todo te esta saliendo bien. En los momentos difíciles tus músculos espirituales están desarrollados, y vos obtenes fuerza, resistencia y sabiduría. Cada desafío por el que vos has pasado ha depositado algo en vos; a través de cada relación que no funciono, vos obtuviste una experiencia que te ayudo en el futuro. Los tiempos en los que fracasaste, cuando vos cometiste una equivocación, no fueron desperdiciadas; vos obtuviste perspectiva, todo fue parte del plan de Dios. Deja de quejarte acerca del problema.

La persona especial, tiene problemas especiales, la persona común tiene problemas comunes. Vos no sos especial, vos no sos común, vos sos un hijo del Dios altísimo. El creador del universo inspiro su vida en vos, te ha coronado con su favor y Él ha puesto semillas de grandeza dentro tuyo. Entonces…, vos no sos ordinario; vos sos extraordinario. No te sorprendas si enfrentas desafíos extraordinarios. Eso es porque vos tenes un destino extraordinario y Dios te está preparando para las mayores grandes cosas que vos puedas imaginar.

No se desanime por el problema y diga: “¿Por qué me está pasando esto?” Ese problema no te va a derrotar; te va a promover No te está deteniendo; te está preparando. Quizá no puedas ver cómo se puede resolver, pero Dios tiene un camino a través de la oscuridad y ya ha alineado a las personas correctas. Como lo hizo por Moisés, tiene todas las oportunidades que vos necesitas, la reivindicación, los fondos y la sanidad. Vos confías en Dios cuando todo está bien, así que ¿Por qué no confiar en El en los momentos de preocupación? ¿Por qué no crees que a pesar de que vos no lo entiendas, todavía está dirigiendo tus pasos?

Sacudite la autolastima, sacudite la decepción, vos has sido ungido para enfrentar ese problema y quizás no entiendas lo que está pasando. Probablemente sientas que estas yendo en la dirección equivocada, pero Dios esté en control. Ese problema no te va a vencer. Podría parecer un revés, pero en realidades una preparación para que Dios haga algo mayor. Si vos confías en Dios mientras te encontras en el problema, ese problema se va a convertir en tu medio dc transporte para llegar a tu destino. Dios va a abrir nuevas puertas, voltear situaciones imposibles y llevarte a la plenitud de tu destino.

 


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Título

Artista

Background

You're currently offline