Cuando queremos mantener contento a todo el mundo

Escrito por el 3 octubre, 2018

Siempre habrá personas que intentaran meterte en sus formas de pensar y presionarte para que vos seas aquello que ellos quieren que vos seas, y pueden ser buenas personas, tener buenas intenciones, pero el problema es que ellos no te dieron vida en vos, ellos no te equiparon ni te capacitaron, fue Dios el que lo hizo.

Si vas a ser el ganador que vos fuiste creado para ser, necesitas tener valentía y no solo esto y otra virtud del ganador es que corre su carrera de la forma en que la quiera correr. Vos no podés ser inseguro y no podés preocuparte por lo que los demás piensen, ya que no podés mantener contento a todo el mundo.

Y si vos cambias con cada crítica y le seguís la corriente a la gente intentando ganarte el favor de ellos, te vas a pasar la vida permitiendo que las personas te manipulen y te presionen para meterte en sus formas.

Vos tenes que aceptar el hecho de que no podés mantener feliz a todo el mundo, no podés lograr caerle bien a todo el mundo, ya que nunca te vas a ganar a todos tus críticos e incluso si vos cambias y haces todo lo que los demás te pidieran, te puedo asegurar que habrá algunos que seguirían encontrándote defectos.

Vos realmente no sos libre hasta que seas libre de intentar agradar a todo el mundo, sos respetuoso, amable, pero no estás viviendo para agradar a la gente, estás viviendo para agradar a Dios y cada mañana cuando te levantes, deberías examinar tu corazón y saber que en lo profundo de tu ser estas siendo leal a lo que Dios te llamo a ser. Entonces no tendrás que mirar a la izquierda o a la derecha, tan solo manténete enfocado en tus metas.

Si las personas no te entienden, eso está bien, si algunos se ofenden porque vos no encajas en su forma de ser, no te preocupes por eso, si perdes algún amigo porque no permitiste que esa persona te controlase, entonces de todos modos no lo necesitabas, porque esa persona no era un verdadero amigo.

Si las personas hablan sobre vos, siendo celosas, criticas, intentando hacer que vos te veas mal, no permitas que eso te cambie, vos no necesitas la aprobación de los demás cuando tenes la aprobación de Dios.  Si comenzas a librarte de lo que los demás piensen y comenzas a ser la persona que fuiste creada para ser, te elevaras a un nuevo nivel.

En muchas oportunidades pasamos mucho tiempo intentando impresionar a las personas, intentando ganarnos su aprobación, preguntándonos que van a pensar si aceptamos ese trabajo, si llevamos una nueva ropa, o si nos mudamos a un nuevo barrio.

En lugar de ir detrás de nuestra carrera, con frecuencia tomamos decisiones basándonos en cosas superficiales, y si no fíjate que a los veinte años nos preguntamos lo que todo el mundo piensa sobre nosotros, a los cuarenta años no nos importa lo que nadie piense de nosotros y a los sesenta, nos damos cuenta de que nadie estaba pensando en nosotros.

Muchas veces cuando les preguntas a personas que están cerca de la muerte, cuáles eran sus mayores lamentos, el lamento número uno es: “Me gustaría haber sido fiel a quien yo era, y no solo haber vivido para cumplir las expectativas de otros”.

Y yo te pregunto…, ¿Cuántas personas hoy día no están siendo fieles a quienes son debido a que tienen miedo a defraudar a alguien, a no ser aceptadas?

Y te digo esto con respeto, pero no podés vivir la vida que Dios quería para vos, si estas intentando ser quien tu padre quiere que seas, quien tus amigos quieren que seas, o quien tu jefe quiere que seas. Vos tenes que ser fiel a la persona que Dios te hizo ser.

Después de todo, Dios no quiere que vos seas un imitador de otra persona, debes ser el original que fue creado  para ser, hay un fervor sobre tu vida, una capacitación y no para ser otra persona, sino para ser vos mismo, ya que si permitís que las personas te hagan meter en su forma de ser y cedes a las presiones para intentar agradar a aquellos que te critican, eso no solo te roba tu singularidad, sino que también disminuye el favor sobre tu vida, no te ofendas porque se diga algo negativo sobre vos, mira hacia  adelante y, como dijo el apóstol Pablo, corro con propósito en cada paso.

Cuando vos queres la aprobación de las personas, debes comprender que si dejas que te presionen para ser lo que ellos quieren que seas, no lograras seguir la dirección correcta y las cosas se pondrán más difíciles para vos.

La palabra de Dios habla de aquellos que amaban la aprobación de los hombres, más que la aprobación de Dios; una de las pruebas que todos tenemos que pasar es cuando alguien en nuestra vida a quien respetamos y admiramos, ya sea un jefe, un amigo, un colega o un familiar, quiere que vayamos en una dirección cuando nosotros sabemos en nuestro corazón que deberíamos tomar otro camino.  No queremos herir sus sentimientos, y no queremos perder su amistad, queremos su aprobación, pero si hemos de cumplir nuestro destino, tenemos que ser fuertes.  Tenemos que tener esta actitud: “Quiero la aprobación de Dios más que la aprobación de los hombres, tengo una tarea, tengo un propósito, llegaré a ser la persona que Dios me creo para que fuese”

Porque debes entender que si agradamos a Dios y nos mantenemos fieles a lo que Él ha puesto en nuestro corazón, finalmente tendremos la aprobación de los demás, el favor de Dios, su bendición, nos harán sobresalir.

Puede que al principio pierda algunas amistades, puede que las personas no entiendan por qué no aceptas vos sus consejos, puede que piensen que estas cometiendo un gran error, pero más adelante te van a ver caminando en tu destino.

Vos veras nuevas oportunidades, nuevas relaciones, ya que el favor de Dios sobre tu vida aumentara si dejas de preocuparte por lo que todo el mundo piensa y hace lo que Dios haya puesto en tu corazón.

Todos tienen una opinión, las personas te van a decir cómo llevar tu vida, tendrán opiniones sobre lo que vos deberías ponerte, qué auto deberías conducir, como deberías gastar tu dinero o como deberías educar a tus hijos.  Si intentas agradar a todo el mundo, puedo garantizarte una cosa al cien por ciento: estarás confundido; estarás frustrado, la vida será desgraciada, viví según este lema: “Todo el mundo tiene derecho a una opinión, y yo tengo derecho a no escucharla”. Si lo que otros dicen no encaja con lo que Dios ha puesto en tu corazón, deja que te entre por un oído y te salga por el otro.

En cierta oportunidad leí sobre un hombre que se cayó en un pozo y mientras estaba dentro del mismo varias personas que pasaron por ahí le dieron su opinión:

El fariseo dijo: “Se merece estar en el pozo”.

El católico dijo: “Necesita sufrir mientras esté en el pozo”.

El bautista dijo: “Si hubiera sido salvo, no habría caído en el pozo”.

El carismático dijo: “Solo confiese que no está en el pozo”.

El matemático dijo: “Deje que calcule como cayó en el pozo”.

El inspector de la AFIP dijo: “Ha pagado sus impuestos en ese pozo?”

El optimista dijo: “Las cosas podrían ser peores”.

El pesimista dijo: “Las cosas podrían ser peor”.

Como ves, todo el mundo tiene una opinión, si intentas hacer feliz a cada persona, la única persona que no será feliz sos vos mismo, a veces quienes intentan dirigir tu vida y decirte qué tenes que hacer, ni siquiera pueden dirigir sus propias vidas y mucho menos la tuya.

Está bien escuchar opiniones, es estupendo recibir consejos, pero tenes que estar bien seguro de la persona que Dios hizo que vos fueras, así que cuando algo no sirva a tu vida, tene la valentía y deci: “Gracias, pero no, gracias. Agradezco su consejo, valoro su opinión, pero eso no es para mí”.

Algunas personas tienen un problema perpetuo, siempre tienen una canción triste, si vos se lo permitís, te usaran como cesto de papeles para echar toda su basura. Pasas una hora con ellos y sentirás que has corrido una maratón, son ladrones de energía, termina de estar con ellos y te sentís agotada, no podés seguir luchando con ellos día tras día si esperas alcanzar tu máximo potencial.

Necesitas estar alrededor de impulsores y propulsores, gente que te inspira y te motiva, ya hay suficientes pesos y resistencias y puede ser que vos trabajes cerca de personas que son una resistencia, y no tenes elección o puede que vayas a la escuela con personas que son un peso, que son negativas y amargas. Esta es la clave: antes de salir de tu casa mentalízate que va a ser un gran día, no podes entrar en ese ambiente negativo en posición neutral, debes entrar lleno, animado, no vayas con la guardia baja, estresado por el tránsito, preocupado por la fecha límite, o escuchando noticias deprimentes.  Si no estás a la ofensiva, entonces los pesos y las resistencias te desanimaran. Y quizás tengas un camino de veinte minutos o más al trabajo, a la escuela, así que pone buena música construí una actitud agradecida, da gracias a Dios por lo que Él ha hecho, pone un DVD o una radio que de enseñanzas, algo que te inspire y te motive. Háblate a vos mismo de la forma correcta: “Este va ser un gran día. Soy fuerte en el Señor. Tengo el favor de Dios. Puedo hacer todo por medio de Cristo. Algo bueno me va a pasar”.  Así es como te mantendrás fuerte y no dejaré que el peso y las resistencias te echen abajo, debes construir una barrera de resistencia.

¿Qué pasa si vos vivís con alguien que es un peso? A lo mejor estés casada/do con un peso o con una resistencia. Debes hacer lo mismo, tomar dosis extra de ánimo e inspiración.

Mientras ellos cambian, no permitas que te roben la alegría, algunas personas no quieren ser felices, y vivir con ellas es como vivir en un tormento. Vos debes tener la actitud que dice: “Si no queres ser feliz, está bien, pero no vas a impedirme ser feliz a mí. Si quieres mantenerte en el pozo, esa es tu decisión, pero yo no me meteré al pozo con vos”.  Toma responsabilidad de su propia felicidad, no permitas que los problemas de otros te amarguen la vida, pedí por ellos, se respetuosa, pero no se vuelva codependiente.  No permitas que los problemas de ellos se conviertan en tus problemas. No permitas que ellos te impidan cumplir tu destino. Es tiempo de liberarte.

¿Hay algo que no te permite ser feliz?  ¿Estás permitiendo que alguien te controle o te haga sentir culpable si no cumplís sus demandas?

Corta las cuerdas de la marioneta, establece límites. No te pierdas tu destino intentando agradar a todos.  Dios no te llamo a ser infeliz. El no quiere que gastes tu vida intentando mantener contenta a otra persona   Sea amable. Sea compasivo, pero corre tu propia carrera.  Recuerda: no necesitas la aprobación de nadie si tenes la aprobación de Dios.

Debes estar segura de sí mismo en cuanto a quién sos vos, que no tengas que vivir para agradar a los demás, siempre y cuando estés haciendo lo que Dios ha puesto en tu corazón, no necesitas mirar a la derecha o a la izquierda. Manténete enfocado en sus metas, y Dios te llevara hasta donde tenes que estar. Entonces, vos te convertirás en todo lo que Dios te ha creado para ser.

Solo quiero decirte que vos podes y lo vas a hacer.

 

 

 


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Title

Artist