Cuando decimos conocer a Dios y nos olvidamos de honrarlo

Escrito por el 13 noviembre, 2018

 Honra…honra…. Palabra tan usada en nuestros días, pero… ¿Existe esto hoy día…Y si tu respuesta es sí… Entonces…, ¿Lo estas poniendo en práctica?

Pero cuál es el significado Bíblico de honra: “…. para que esto de verdad se produzca debe de ir acompañado de amor real y leal hacia nuestro Dios, es entonces cuando la honra comienza a tener un valor especial

Muchos son los que dicen conozco a Dios, y la verdad es que si conociéramos a Dios le temeríamos y no nos equivocaríamos tanto y mucho menos pecaríamos como lo hacemos hasta hoy. Yo no sé quién sos vos pero te puedo asegurar que Dios si lo sabe y es por eso que Él te habla, te ayuda, te protege, porque necesitas hacer su voluntad y nunca más lo que se te venga en ganas y solo de esa forma esos secretos escondidos en tu corazón pueden hacerse realidad en tu vida acá en la tierra.

Quiero que sepas que hay una gran diferencia entre los planes que vos haces y los que hace Dios, así como hay una gran diferencia entre el oír y escuchar y por eso es que hoy puedo decirte que no sé lo que estás escuchando ahora, pero estoy seguro que necesitas desde este mismo instante oír a Dios.

Pero quiero decirte que hoy Dios quiere que oigas lo que él te quiere decir, porque si lo haces hay planes muy grandes para tu vida.

Y tal vez en este instante te estés preguntando ¿Por qué no oigo a Dios?

Y simplemente, porque no lo buscas, y porque queres hacer las cosas a tu manera y no a la manera que Dios quiere que las hagas, y porque buscas hacer las cosas para tu propio placer y no para honrarlo, y no te das cuentas, todos los seres humanos necesitamos de su mano protectora, libertadora para recibir lo que él tiene preparado para cada uno de nosotros aquí en la tierra, porque el que confía en Dios siempre oirá su voz hasta cuando esté en graves problemas y las situaciones sean adversas.

Nadie mejor que vos sabe lo que haces para que tus oídos no oigan la voz de Dios, porque hay cosas que vos haces que te alejan del oír a Dios, actúas con indisciplina y no con diligencia, te pones en las manos del enemigo, mintiendo, robando, fornicando, adulterando,  hablando malas palabras, tomando alcohol o consumiendo drogas, ensuciando por ende todo tu ser, o tal vez algo muy común en nuestros tiempos te endeudas a diestra y siniestra y cuando no podes pagar pedís oración y buscas a Dios para que te ayude y te de la fórmula para pagar tu indisciplina económica y tu deshonestidad financiera.

Dios es un Dios de orden y de disciplina, él no te hizo cualquier cosa, sos su hijo amado, pero lo desobedeces con mucha frecuencia y ahí están los resultados de tu vida, porque a Dios le interesa que le permitas actuar como él desea en tu vida.

Y tal vez te estás diciendo o preguntando, ¿Qué Dios es tan duro?

No, no, no te equivoques Él no es duro, él es grande en misericordia, y como fuiste hecho a su imagen y semejanza vos también tenes que ser así, y si no lo sos entonces es por causa de tu desobediencia y de los pecados que acumulas cada día por tu infidelidad hacia Él.

A través de los tiempos y en todo momento nosotros demandamos señales de Dios para creer y animarnos a seguirle y no nos damos cuenta que es un tremendo error nuestro, al exigirle, porque Él no se va a someter a nuestros caprichos y decisiones antojadizas de niños malcriados, ineficientes en cuanto a todas buenas obras e incapaces de discernir los tiempos.

Exigirle a Dios siempre nos trae situaciones malas y torcer su palabra nos lleva a situaciones difíciles, es necesario que recordemos que por tus obras te van a conocer, cosechas lo que sembras….

Hoy día es muy común la desobediencia, el no querer ir donde Dios nos envía y mucho menos lo que Él nos dice hacer y esto es lo que está ocurriendo en nuestros días en todo lugar y en diferentes países.

Fíjate que Dios nos marca que así no se hacen las cosas, pero seguimos insistiendo en hacer lo contrario de lo que Dios nos está hablando.

A veces tan acostumbrados tenemos nuestros oídos a escuchar lo que nos agrada que cuando se nos habla en secreto lo que no nos gusta, hasta lo censuramos porque decimos que no proviene de Dios y como a muchos nos les agrada escuchar y leer su palabra y mucho menos entrarnos en sus profundidades preferimos escuchar a predicadores (pastores, curas y cualquier cosa) que hablan de su propio corazón y no de parte de Dios. ¡Cuidado! Porque hasta eso Dios quiere corregir en tu vida para que no te ocurran situaciones difíciles por tu desobediencia.

Porque cuando huimos de lo que Dios quiere decirnos siempre trae problemas, dificultades, enfermedades, dolores, tristezas, angustias, escasez y mucho más, y tal vez en estos instantes lo estás viviendo y solo puedo decirte que hay esperanzas si tan solo te humillas ante el que te permite respirar hasta hoy, a menos que tu arrogancia sea tan grande que prefieras oír al enemigo de Dios. Bueno, muchos lo han hecho y hoy vemos las consecuencias de esa desobediencia,

Y en estos tiempos de afán, de desobediencia, intrigas, de falta de Dios en los corazones y comida rápida, todos queremos las cosas instantáneamente, queremos que Dios haga lo que nosotros deseamos, y cuando no escucha nuestros pedidos hasta nos disgustamos con él.

Mira, Dios es lento para hacer las cosas; le tomó seis días hacer el hombre a su imagen y conforme a su semejanza, y podemos ver que el hombre tanto mujer como varón fueron desobedientes con Dios.

Hoy día somos muy amantes a criticar todo lo que vemos y hasta lo que hacemos, pero con esas actitudes estamos criticando a Dios. Sí, a Dios porque tanto vos, como yo somos hechos a su imagen, por lo que las críticas y acciones malas que hacemos a otras personas, las hacemos en contra del que nos creó, así que si no lo sabías es mejor que empieces a rectificarte de tus acciones y endereces los caminos torcidos por donde caminas hasta hoy.

Por último, quiero decirte que solo tenes que pedirle a Dios que te de fe y revelación para comprender el mensaje que él tiene para vos, pues El desea abrir los cielos para vos, y de esa forma tus oídos solo oirán su voz que te dice este es el camino, comenza a andar en el… Si deseas cosechar frutos, tendrás que desarrollar tus propias habilidades para pararte enfrente de aquellos que son tu enemigo y lo tenes que enfrentar con la inteligencia y sabiduría que Dios puso en vos y no con los de los hombres que no saben aconsejarte, pero tranquilo, Dios va a pelear por vos y te dará la victoria. De hoy en adelante la cosecha de Dios viene a tu vida, a tu casa, a tu matrimonio, a tu trabajo y hogar.

Por eso confía de todo corazón en Dios, Él quiere curarte y redimirte, no estás derrotado, el tiempo de tu cosecha viene, en este momento El comienza a limpiar y vendar todas y cada una de tus heridas.

Dios te ama sin límites, y tu cosecha viene espérala, porque te está diciendo  tranquilo, abandona ese camino de desesperación, de tristeza, de sufrimiento, el tiempo de la prueba ha terminado, tu cosecha viene, porque un amor superior siempre te acompaña, el amor de Dios que es gratuito, y que no depende de tus méritos.

Por eso espera tu cosecha y nunca olvides que “el amor de Dios es fiel: es inquebrantable, irrenunciable, irreductible, irrevocable, no se desdice, no cambia temporalmente, es siempre fiel.” Solo el amor de Dios es el que descubre el misterio de tu corazón y es la única fuerza capaz de transformarlo.

Y mi última pregunta para finalizar es:

¿Para qué sirve el Termómetro?

Tal vez al usarlo te has dado cuenta que sólo se usa cuando tenemos temperatura alta, o sea alguna infección, malestar corporal que nos produce fiebre y altas temperaturas arriba de lo normal. Estas muchas veces se curan con antibióticos e inyecciones, pero de seguro siempre dejan secuelas por varios días y hasta meses que si no nos cuidamos recaemos y la situación se hace peor que al inicio.

El termómetro de Dios es diferente, nos previene de una intoxicación de todo aquello que es malo, de todas aquellas conversaciones que corrompen las buenas costumbres, por eso lo primero que nos muestra la palabra de Dios es que no nos engañemos, ya que su palabra no está dirigida a terceras personas, sino para vos, para mí, ya que en definitiva somos nosotros los que abrimos puertas al enemigo de Dios y así corromper nuestras vidas.

Pero quiero despedirme diciéndote que honrar aumenta la calidad de vida, y si queres que tu vida sea diferente y el poder gozar de esa calidad no dudes de honrar, todos somos hijos de Dios.

 

 


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Title

Artist

Background