Como está tu vida emocional

Escrito por el 3 diciembre, 2018

Hoy te quiero hablar de eso llamado “emoción” y quiero decirte que las emociones son aquellas que nos hacen que nos acerquemos o nos alejemos a una determinada persona o circunstancia.

¿Qué quiero decir con esto?, que la emoción es una tendencia a actuar y se activa con frecuencia por alguno de nuestros recuerdos grabados en la mente, o por medio de los pensamientos, todas las emociones nos impulsan a la acción, cada una de ellas nos inclina hacia un determinado tipo de conducta. Si bien la emoción es un sentimiento no quiere decir que esa acción de la que te hablo, siga al sentimiento.

Ante esta breve definición, yo pienso que tenemos que hacernos cargo de nuestra vida emocional, si estamos angustiados, el dolor no se debe al problema en sí, sino a la importancia que le damos y eso vos, yo tenemos el poder de cambiarlo.

Mi principal objetivo de este programa de hoy es que puedas experimentar el máximo de alegría para tu vida, yo creo que la mayoría de las personas aspiran a muy poco en la vida y reciben mucho menos de lo que Dios tiene preparado para ellos.

Y yo te pregunto, ¿Qué me podes decir de vos mismo? ¿Estás vos vivo por completo y asombrado por completo con la oportunidad que tenes de  poder sacarle el mayor provecho a tu vida? ¿Vivís cada momento con el interés, el asombro y la emoción de un niño pequeño?

Mira…, la vida está hecha para ser una gran aventura para los pocos que se atreven a aprovechar cada día como si fuera el último, por eso quiero animarte a esperar más de vos mismo y de la vida y esta es tu única oportunidad; entonces, ¿por qué te vas a resignar a algo menos que sentirte feliz?

Todo progreso duradero empieza con un reto a elevar tu nivel, aumentar la apuesta, a recorrer un nuevo camino y recordar que el objetivo final, tu alegría, hace feliz a los demás. Porque cuando cada momento de tu vida es un nuevo comienzo a una mejor salud, una carrera más exitosa, un matrimonio más fuerte, una vida llena de propósito, todos van a estar a tu alcance, ya que ahí estas cambiando de forma de pensar.

Cuando comenzas a fijarte en las posibilidades de los demás y no en
sus defectos, y por lo tanto los tratas con más paciencia y bondad y cuando vos de verdad estas lleno de felicidad, otros se sienten inspirados a buscar esa fuente de felicidad. Porque cuando esa alegría tiene actitudes buenas hacia tu conyugue, hacia tus hijos, a tus amigos e incluso a tus adversarios, esa alegría que te lleva a tu felicidad tendrá una gran influencia sobre las generaciones venideras.

Por eso si vos tenes en cuenta esto, y comprendes que Dios es un Dios de alegría, de paz, de felicidad, por ello no debes tener una imagen aburrida, sombría, derrotista, entonces…Digo yo… ¿Puede haber alguna otra manera de atraer a otros a Dios que vivir con una expresión de alegría, de felicidad? Por eso es bueno que comprendas que cada día tenes una nueva una oportunidad irrepetible de mostrar al mundo la luz de tu gran potencial.

Cuando en tu vida emocional hay fortaleza vos vas a experimentar actitudes positivas y vas a borrar por completo los ataques negativos, el ser fuerte emocionalmente no es negar tus problemas, sino el reconocer una fuerza mucho más grande, el confirmar a Dios antes que tus problemas, por lo tanto, cuando vos enfocas tus pensamientos en lo que es noble y bueno estas desarrollando algo fuerte emocionalmente y este camino hace que comiences a cambiar el enfoque de tu vida emocional.

Recorda que cuando lo que vos interpretas cambia, tus emociones cambian, esto quiere decir que vos no sos víctima de tus emociones, sino que de la misma forma que vos elegís pensar, es la forma que vos le estas dando a la emoción.

Hasta aquí no te has preguntado ¿Qué tendría que pasar para que tu vida emocional mejore? Y si mejora ¿Cómo influiría en tu vida esa mejora? Y a vos de qué forma te parece que podría afectar tu salud, tu matrimonio, tu rol de padre, tus estudios o tu profesión.

Ahora bien…, vos podés controlar tus pensamientos; por lo tanto, podes mejorar de una manera importante tu fortaleza emocional y esto incluye tu potencial de sentirte alegre.

Fíjate, que en la mayoría de las veces nuestros sentimientos, no son una guía confiable para tomar decisiones y lamentablemente la mayor parte del mundo quiere que vos creas lo contrario, e incluso la cultura popular nos alienta a obedecer a nuestras emociones, aunque estas con mucha facilidad pueden oscurecer nuestra capacidad de tomar decisiones sabias de las que estemos orgullosos cuando todo haya terminado.

Y esto lo podés comprobar a diario ya que no hay una semana sin que los titulares de los principales diarios y TV anuncien otra ruptura de personas celebres, por lo general acompañado de un texto que dice: “Perdieron lo que sentían el uno por el otro” o algo por el estilo.

Y lamentablemente, el resto de la población no se queda atrás ya que maridos y esposas bien intencionados no entregan el amor y el respeto que juraron darse sin condiciones porque ya no se sienten motivados a hacerla, y los adolescentes y adultos jóvenes basan en sus sentimientos las decisiones que darán forma a su futuro por tiempo indefinido e incluso los líderes de negocios sienten que deben adoptar comportamientos corruptos que los dañan a ellos, a sus organizaciones y a sus familias durante años.

Deja de lado la necesidad de aferrarte a pensamientos que no han funcionado bien en tu vida y si queres lograr el control de tus emociones, primero tenes que lograr controlar tus pensamientos.

Dios a vos te ha dado la capacidad de producir sentimientos como resultado de un comportamiento voluntario, por ello una de las formas más seguras y la que menos se utiliza para mejorar tu vida es que vos te comportes de acuerdo a aquellos sentimientos que vos más deseas.

Sin embargo, cuando vos decidís obedecer los principios de Dios y comenzas a desarrollar todo tu potencial, comenzas a desarrollar un comportamiento con una realidad diferente, o sea tenes un comportamiento diferente que está marcando una diferencia.

Dios ha puesto en todos nosotros ese poder de cambio, aunque en el momento uno no se sienta cómodo con eso. Pénsalo, cualquier comportamiento nuevo se siente un poco raro hasta que nos acostumbramos a él, es como cuando vos usas un par de zapatos nuevos, al principio te duelen, o sea que requiere un período de adaptación para que Ante esto debemos comprender que muchas veces las emociones terminan controlando nuestras vidas, cuando sucede algo inesperado, cuando recibimos reacciones malas de otros es cuando se desata en nuestro interior un sentimiento. Por ejemplo, muchas veces te emocionas cuando cuentan cosas buenas que te pasaron en tu vida, y aparecen esas lagrimas que están mostrando una emoción que tuviste en tu interior.

Muchas veces las emociones pueden condicionar tu caminar, ya que tenes emociones negativas y otras positivas, unas juegan a tu favor y otras que te pueden condicionar negativamente.

Siempre las emociones se inician en nuestra vida porque algo que antes no sucedía, ahora sucede, ante esto, en el interior de la persona se dispara una emoción.

Y si observas vas a poder comprobar que la gran mayoría de las personas que buscan o esperan algo, pero eso no llega a su vida, se ponen tristes, enojadas, molestas o se desilusionan. Cuando nos pasan cosas buenas nos ponemos contentos y felices, se producen emociones que nos permiten seguir adelante. Pero cuando las cosas no salen como lo esperábamos, se producen en nosotras emociones que no son favorables y que nos predisponen y condicionan el resto del día.  Los seres humanos vivimos cada día de acuerdo a como estamos emocionalmente, pero quiero decirte que Dios puso en nosotros alma, y en ella habitan las emociones y si Dios nos dio emociones son para tenerlas, vivirlas y sentirlas.

Dios te trajo a éste mundo para que vos puedas disfrutar cada día de tu vida, para que encuentres cada día algo con que disfrutar.

Y muchos han aprendido a agradecerle a Dios por el día que habían vivido, aunque ese día no hubiera sido bueno, pero…, como Dios no está metido en esos asuntos que te va mal. Dios siempre trabaja a nuestro favor y desata bendición sobre nuestra vida. Es importante ser agradecido con Dios por un día más de vida, pero declarar que el día de mañana será aún mejor. Tenes que reconocer delante de Dios que algo no está bien, que ese día no fue el que esperabas pero que tomado de su mano podés levantarte y conquistar lo bueno que Él tiene para vos, a todos nos pasan cosas que quisiéramos evitar, pero vos tenes que agradecerle a Dios por estar vivo y prepararte para que la próxima vez no te suceda.

Ya que ese algo que te paso por la mañana que no era bueno termina condicionándote durante todo el día, te transforma el día en un día oscuro y esto pasa cuando las emociones te dominan. No debes alimentar los pensamientos negativos, tal vez te pones melancólico, estas tristes porque algo te sucedió y comenzas a escuchar cosas que te van a ayudar a entristecerse y seguro que comenzas a lamentarte “Si hubiera hecho tal cosa…” Y en lugar de buscar la salida, empezas a recordar todos los acontecimientos tristes para poder seguir en el mismo estado, y es ahí cuando sale de adentro tuyo el “pobre de mí” o sea te convertís en víctima.

Pero., Dios te da libertad, te dice que conocerás la verdad, y la verdad te hará libre, porque la verdad de Dios dice que vos fuiste escogido desde antes de la fundación del mundo para vivir en una vida de paz y alegría en abundancia de felicidad, vos podés elegir el estado de ánimo para vivir cada día. Ya que la mente humana es mentirosa porque se pone de acuerdo con las emociones y te dice que las cosas van a salir mal, pero la mente de Dios dice que vos vences todas las cosas en su nombre y tenes la victoria. El llenar tu mente con la mente de Dios, los pensamientos que vienen de parte de Él son los que tienen que gobernar tu vida y si vos no tenes presentes esos pensamientos de bendición vas a seguir cayendo en el desánimo.

No olvides que la mente de Dios es una mente de grandeza, no de conformismo, Dios no te hizo para lo poco, no te hizo para lo normal, Él te hizo para lo mejor y lo abundante, para aquello que es de excelencia.

Quiero contarte esto, vivimos mucho tiempo en la pobreza y seguimos hablando como si estuviéramos desde ese lugar, mira, cuando Jesús hizo milagros, hizo cosas poderosas y a lo grande. Así es el obrar de nuestro Dios. Él tiene grandeza para vos y para tu descendencia. Tenes que mirarte con los ojos de Dios, vivir de una manera diferente y de ese momento comenza a salirte de todo lo negativo.

Muchas veces nos pasan cosas desagradables y las vemos con nuestros ojos y todo lo que te rodea es visto por vos con los ojos naturales del enojo, del reclamo y de la bronca. Tenes que aprender a mirarte con los ojos espirituales. A veces decimos “Hoy estoy bien, pero mañana no sé”. Tenes una mente de esperar lo negativo, hay que disfrutar cada día, pero saber que lo de mañana será mejor, porque Dios nos está diciendo que cada día El renueva tus sufrimientos. El día que tenes para vivir es hoy y los que vienen por delante, lo que ya pasó está en el pasado y no lo podés modificar, pero hoy tenes la oportunidad de decirle a Dios que lo habías escuchado de oídas, pero que elegís caminar bajo su bendición y verlo con tus propios ojos.

Para cada prueba Dios tiene la mejor solución, las pruebas que Dios permite en tu vida son para crecimiento y maduración, y para que tu fe siga creciendo.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Title

Artist

Background

You're currently offline