Científicos cordobeses logran revertir casos de Covid-19 en el 70% de los pacientes menores de 50 años

Escrito por el 8 mayo, 2020

Coronavirus: investigadores argentinos desarrollan el primer kit serológico nacional

Científicos y científicas del Conicet y del laboratorio Leloir crearon un test que además de detectar anticuerpos contra el coronavirus pueden cuantificarlo, lo que permite identificar cuáles son más aptos para investigar tratamientos médicos. “Esta es una muestra de soberanía sanitaria”, dijo el ministro de Ciencia y Tenoclogía Roberto Salvarezza.

 

 

En tiempo récord, cuarenta y cinco días, un grupo de científicas y científicos argentinos desarrolló un test para encontrar anticuerpos en las personas que están o estuvieron infectadas con coronavirus. Luego de ser convocados por el ministro de Ciencia y Tecnología, Ricardo Salvarezza, un equipo de investigadores del Conicet encabezado por la viróloga Andrea Gamarnik creó un test para “medir y cuantificar los anticuerpos que desarrolla una persona contra el nuevo coronavirus”. Es decir que no sólo detecta los anticuerpos sino que también mide la cantidad que hay en los pacientes, lo que sirve para determinar si sirve para utilizar en tratamientos a pacientes que están padeciendo Covid-19.

En una entrevista radial con radio Metro, Gamarnik explicó que “cuando una persona se infecta, el cuerpo desarrolla anticuerpos específicos que si se logran identificar se determina que ha estado en contacto con la enfermedad, un tema adicional muy útil para el seguimiento es que los anticuerpos permanecen en el cuerpo por meses”. El laboratorio se dedica a estudiar el virus del dengue y zika, pero en 45 días se convirtieron “en una fábrica para producir kits serológicos para coronavirus”.

El comunicado oficial puntualiza que “se realiza en placas que permiten testear 96 sueros a la vez mediante la técnica que se conoce con el nombre de Elisa, la misma que se utiliza, por ejemplo, para la detección de la infección por VIH y hepatitis B”. Consultada por la periodista María O’Donell, Gamarnik, jefa del Laboratorio de Virología Molecular del Instituto Leloir, detalló que ya “se realizaron cerca de 5.000 determinaciones en la etapa de validación en distintos hospitales del país y ahora estamos en modo de producción. Están dadas las condiciones para ofrecer de inmediato una producción de 10.000 determinaciones por semana que podría escalarse a medio millón en el término de un mes”.

A diferencia de los test rápidos, estos son más “sofisticados y sensibles” porque cuantifican la cantidad de anticuerpos presentes en la muestra de plasma, y si bien es un procedimiento sencillo debe realizarse en un laboratorio, aunque no se necesitan equipos especiales, y tarda unas horas en presentar los resultados. Gamarnik explicó que el diagnóstico se sigue haciendo con los PCR, por lo que estos test son complementarios.

Cuantificar los anticuerpos “es muy muy útil para las personas que ya puede utilizarse como terapia en personas en situación grave o delicada” explicó la científica, ya que el test determina si el plasma detectado tiene los suficientes anticuerpos para utilizar en estas terapias.

Gamarnik ahondó en el procedimiento, ya que el test que desarrolló junto a su equipo determina que “esos anticuerpos sean efectivos para impedir que el anticuerpo infecte a una célula”, para eso se utiliza un método de neutralización. Es decir no sólo sirve para un estudio de circulación sino para tratamiento. De todas maneras, la viróloga admite que aún no se sabe si las personas que poseen muchos anticuerpos están protegidas dado que se trata de un virus “muy nuevo”.

Todos los investigadores involucrados en el llamado test Covidar IgG son miembros del Conicet y lo hicieron “a pulmón” como expresó Gamarnik en la entrevista. La idea es ofrecérselo al Ministerio de Salud para que lo utilicen en los casos que ellos necesiten. La etapa de producción se realiza con el laboratorio nacional Lemos que lo produce al costo, sin fines de lucro.

La importancia del desarrollo científico “es una muestra de soberanía sanitaria, de soberanía científico tecnológica y un ejemplo de la capacidad que tienen los científicos de nuestro país”, señaló el ministro Salvarezza y es un “orgullo” para la comunidad científica argentina El equipo de trabajo se completa con los investigadores Marcelo Yanovsky, Julio Caramelo, Guadalupe Costa Navarro, Horacio Diego Ojeda, Martín Pallarés y María Mora González López Ledesma, todos del Instituto Leloir más Diego Álvarez de la UNSAM y el Laboratorio Lemos Jorge Carradori.

Científicos cordobeses logran revertir casos de Covid-19 en el 70% de los pacientes menores de 50 años

Se trata de una medicación a base de ibuprofeno modificado para nebulización, que “genera viricida que mata al virus y es incapaz de reactivarlo”, explicaron miembros del Conicet y del Centro de Excelencia en Productos y Procesos de Córdoba (Ceprocor).

Científicos de Córdoba lograron un producto para nebulización, a base de ibuprofeno modificado, con el cual lograron revertir los casos de coronavirus en el 70 por ciento de los pacientes menores de 50 años, informaron hoy los especialistas en una conferencia de prensa. “En un 70 por ciento el cuadro del virus se revierte en la gente menor de 50 años”, aseguró Dante Beltramo, químico e investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) y del Centro de Excelencia en Productos y Procesos de Córdoba (Ceprocor).

Beltramo aseguró que el tratamiento logró “resultados positivos” en tratamientos a personas enfermas con Covid-19, incluso en las pruebas realizadas en dos pacientes de riesgos, de 76 y 78 años, quienes “al cuarto y quinto día mejoraron el cuadro y dieron negativo” en los hisopados. En la conferencia de prensa, en la que también estuvieron los ministros provinciales de Ciencia y Tecnología, Pablo de Chiara, y de Salud, Diego Cardozo, Beltramo precisó que “nueve casos positivos de coronavirus fueron tratados y los resultados fueron favorables”, y otros que continúan con tratamiento también “presentan mejorías”. Sobre el tema explicó que se trata de un “tratamiento experimental para uso compasivo, que presenta buenos resultados”.

La investigación y desarrollo del producto estuvo a cargo de científicos e investigadores del Ceprocor, Conicet, de la compañía Química Luar y del Ministerio de Ciencia y Tecnología, y ahora se deberá esperar los resultados de otras pruebas para avanzar en la producción a grandes escalas, sostuvo Luis Argañaraz, de la Química Luar. Este comité es el responsable de analizar científicamente la posibilidad de que ese tratamiento tenga sustentos para ser indicado, y tras analizar esta solución y su forma de aplicación, recomendó que se realice una prueba piloto en 40 pacientes.

Argañaraz se ocupó de advertir a la población que el producto “no es el ibuprofeno que se compra en la farmacia, sino un ibuprofeno al que se modificó la molécula para convertirla en soluble para que sea nebulizado”. El ministro de Ciencia y Tecnología de la provincia, Pablo de Chiara, sostuvo que la iniciativa parte de experiencia de años atrás sobre tratamiento de enfermedades pulmonares, como la fibrosis quística idiopática y EPOC, y “trasladar esa experiencia para tratar de contrarrestar los efectos del coronavirus”. Persiguiendo ese objetivo se dispuso de un protocolo estricto de tratamiento con nueve pacientes que “evolucionaron muy bien al negativizar” el virus, apuntó.

“No queremos generar falsas expectativas. Hoy estamos verificando su funcionamiento en otros casos porque no se sabe mucho del coronavirus”, manifestó De Chiara y adelantó que a partir de ahora, y en función de los resultados obtenidos se va a implementar la “aplicación escalonada” en otros pacientes para analizar su efectividad. Por su parte el ministro de Salud provincial, Diego Cardozo, explicó que este medicamento será utilizado como tratamiento de uso compasivo ampliado lo que significa que son medicamentos que normalmente el estado importa de forma individual para una patología particular.

Cardozo manifestó que con las nebulizaciones se está logrando que en 4 o 5 días se “negativiza la carga viral de secreciones mucosas del aparato respiratorio”, y lo que se pretende es que la molécula modificada del ibuprofeno “genere una propiedad mucolitica, viricida, y bactericida” para terminar definitivamente con el virus. Resaltó que, mediante resolución, se autorizó la utilización de estos medicamentos aún no autorizados por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat), para el tratamiento de Covid-19 en Córdoba, comprendidos bajo el nombre de “Uso Compasivo Ampliado” e impulsó la creación de un comité externo para su implementación.

China da un paso más para construir su propia estación espacial habitable: ¿cómo será y qué la precedió?

Este martes, el cohete portador chino Long March-5B envió a la órbita una versión de prueba de la nave espacial tripulada china de nueva generación y una cápsula de retorno de carga. El lanzamiento constituye “el tercer paso” hacia la creación de una estación espacial de construcción china cuya puesta en funcionamiento está programada para 2022, señaló la Agencia China de Vuelos Espaciales Tripulados (CMSA, por sus siglas en inglés).

 

“El exitoso vuelo inaugural del Long March-5B, un nuevo tipo de vehículo de lanzamiento que ha sido especialmente desarrollado para los proyectos espaciales tripulados de China, marcó el comienzo de la construcción de una estación espacial china”, dijo el director del proyecto Long March-5B, Wang Jue, al diario Global Times.

En realidad, el proyecto de la gran estación espacial modular china lleva en desarrollo desde hace casi cuatro décadas y ya se conocen varios detalles de la futura construcción extraterrestre.

Diseño general
En febrero, Xinhua divulgó algunas de las especificaciones de la estación planeada.

Se espera que el aparato tendrá forma de T y constará de tres partes: el módulo central, llamado Tianhe, y dos cápsulas de laboratorio, Wengtian y Mengtian, situadas a ambos lados. Tianhe no solo será el centro de gestión y control, sino también el principal segmento habitable de la estación, apropiado para largas estancias de tres personas.

En cuanto al tamaño, el módulo central medirá 16,6 metros de longitud por 4,2 metros de diámetro, y tendrá un peso de 22,5 toneladas.

El espacio interno habitable del segmento Tianhe es de 50 metros cúbicos y puede ser aumentado hasta 110 metros cúbicos gracias a las dos cápsulas laterales. Es considerablemente más pequeña que la EEI (de 388 metros cúbicos) y que la estación rusa Mir (1986-2001, alrededor de 400 metros cúbicos).

Al mismo tiempo, una imagen artística publicada en el sitio de la CMSA hace suponer que a la estación podrán unirse otros módulos, ya que en la visualización aparecen una nave de carga y otra tripulada acopladas al módulo central.

Se espera que la estación tendrá una vida útil de al menos 10 años, que podría extenderse.

¿Cómo se construirá?
El proceso de ensamblaje de la estación se llevará a cabo en la órbita. Para hacerlo posible se necesitarán más de 10 lanzamientos de cohetes de los siguientes tres tipos, indica Xinhua:

Long March-2F
Lanzado por primera vez en 1999, este cohete es capaz de transportar a la órbita terrestre baja una carga de hasta 8,6 toneladas. Desde 2003 se utiliza para vuelos tripulados y se considera el cohete chino más seguro.

Long March-7
El Long March-7 puede llevar a la órbita baja alrededor de 13,5 toneladas de carga. Su primer lanzamiento tuvo lugar en 2016.

En lo referente a la estación espacial, el Long March-7 se utilizará para transportar varias cargas, entre ellas agua y alimentos para los astronautas, paneles solares, herramientas y piezas de repuesto.

Long March-5B
Este cohete, que hizo su vuelo inaugural este martes, es el modelo chino más potente y puede transportar a la órbita baja una carga de no menos de 22 toneladas, es decir, es capaz de llevar a la altura correcta el segmento central de la estación, sin mencionar los módulos laboratorios. Diseñado especialmente para el transporte de esos segmentos, el Long March-5B “será la espina dorsal de la construcción” de la estación, asegura Wang Jue.

¿Cómo se desarrolló el proyecto?
Aunque el programa espacial de China se inició a finales de los años 1950, el plan de crear una estación espacial se desarrolla desde 1992. Denominado Proyecto 921, prevé tres etapas, según el portal Global Security:

vuelo espacial tripulado;
lanzamiento de un laboratorio espacial que funcione automáticamente y sea capaz de recibir tripulantes ocasionalmente;
creación en la órbita de una estación tripulada permanente.
La primera meta fue alcanzada, en 2003, con el vuelo de la nave tripulada Shenzhou.

En 2011, China lanzó a la órbita la primera estación automática, la Tiangong 1. Tras pasar en el espacio cuatro años y medio y realizar tres acoplamientos con naves espaciales —dos de ellas tripuladas—, el laboratorio perdió la conexión con la Tierra en 2016 y se destruyó en la atmósfera en 2018.

La segunda estación de este tipo, la Tiangong 2, pasó en la órbita casi tres años entre 2016 y 2019. Estuvo habitada durante un período de 30 días.

En cuanto al diseño general de la estación permanentemente habitada, en términos generales estaba lista hace ya nueve años. En 2011 se planeaba que su construcción habría concluido en 2020.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Title

Artist

Background

You're currently offline