Buscar el camino

Escrito por el 13 septiembre, 2020

Algunas veces nos volvemos impacientes con el proceso de Dios debido a que podemos ver nuestros destinos, y queremos llegar ahí rápidamente.

Sin embargo, Dios dice, “No, yo tengo una ruta que te va a llevar ahí”, y aunque esta ruta parezca ser más larga, no fue diseñada para impedir que llegues a tu destino, fue diseñada para prepararte para tu destino.

En el momento que recibimos nuestras visiones, no estamos todavía preparados para ellas, ya que todavía no tenemos la habilidad para manejar las cosas tan grandes que estamos soñando, no tenemos la experiencia ni el carácter para ellos, Dios podría realizar rápidamente todo lo que Él desea hacer a través de nosotros, pero Él quiere prepararnos para recibir y trabajar en nuestros sueños, en el momento que recibimos nuestras visiones, no estamos todavía preparados para ellas.

Vos debes aprender a ser entrenado para aquello que Dios te dijo que está en camino, vos no necesitas preocuparte acerca de que, si va a suceder o no, porque si Dios te ha prometido que viene en camino, entonces así es. Vos debes mantenerte en curso si estás tratando de seguir la obra que Dios te ha llamado a hacer, manténete en el asiento donde Dios te ha colocado, ponete tu cinturón de seguridad y agárrate de ahí hasta que El haga que la visión se realice. Va a suceder, pero debes esperar en Él.

En muchas oportunidades, nosotros le preguntamos a Dios, “¿Por qué necesito ir por este camino? No me gusta esta ruta”. Dios responde que la ruta va a hacer dos cosas para nosotros: Va desarrollar nuestro carácter y va producir responsabilidad en nosotros.

Tal vez muchos de ustedes se encuentran en medio de un sueño y se están preguntando: “¿Dónde está la visión que Dios me ha prometido? ¿Dónde están todos esos grandes sueños que Él me mostró hace unos años atrás?

Mientras vos puedas soñar, hay esperanza y mientras hay esperanza, hay vida, y es importante que vos mantengas tus sueños y visiones por medio de esperar pacientemente a que se realicen en el cumplimiento de su tiempo. Otros que han ido por delante tuyo, han tenido que ver como su paciencia es probada y esto ha producido paciencia en ellos, de tal manera que ellos fueron capaces de ganar la carrera, vos debes hacer lo mismo.

Y quiero terminar con esto: “Por tanto, también nosotros, que estamos rodeados de una multitud tan grande de testigos, despojémonos del lastre que nos estorba, en especial del pecado que nos asedia, y corramos con perseverancia la carrera que tenemos por delante”.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Continuar leyendo

Post Anterior

Fe para crecer


Canción actual

Title

Artist

Background

You're currently offline