Aprendiendo a reir ultimo

Escrito por el 2 abril, 2021

Tal vez en alguna oportunidad te paso que alguna persona te ha criticado, te ha dañado y te acusaron con cosas que eran totalmente falsas; y estoy casi seguro que vos has quedado herido, enojado.

Y quizás paso por tu mente el contestarle a esa persona, en cierta forma vos querías tomar revancha de lo que dijo de vos, pero cuando lo ibas a hacer una voz en tu interior repentinamente te dijo: Queres ajustar cuentas, ¿verdad? Se la queres devolver, ¿no? Y entonces la vos insistió y dijo: ¿Le vas a devolver mal por mal?

Ante esto vos reconociste que Dios te estaba hablando, y comprendiste que ibas a responder de la manera equivocada.  Y nunca más le dijiste una palabra al respecto a esa persona.

¿Y sabes que paso?

Sin darte cuenta o tal vez si permitiste que Dios sea quien te defendió, ya que permitiste que El arreglase las cosas, ya que Dios sabe cómo traer justicia a tu vida y puede que no suceda de la noche a la mañana, pero sucederá.

Todos pasamos por situaciones en las cuales somos tratados injustamente, quizá alguien está criticándote o simplemente metiéndose con vos, intentando que te veas mal en la escuela, en el trabajo y la respuesta natural es defenderte a vos mismo o devolver el golpe, ya que siempre la naturaleza humana quiere obtener venganza, nos gusta ajustar cuentas.

Pero Dios nos está diciendo: “Yo los defenderé” y esto significa que estará reparando tus errores, porque quiere compensarte por cada injusticia, porque es un Dios de justicia.

Pero lo fundamental que Dios quiere es que vos te rías último y sabes cómo puede ocurrir esto: “No tomen venganza ustedes mismos, sino deja que Dios sea quien lo haga, porque Él dice a mí me corresponde hacer justicia, yo pagare dice Dios y también si tu enemigo tiene hambre, dale de comer y si tiene sed, dale de beber, así harás que le arda la cara de vergüenza. No te dejes vencer por el mal. Al contrario, vence con el bien el mal.”

Y si observas bien podrás vengarte vos mismo o podés dejar que Dios sea quien te reivindique; pero no podés tener ambas cosas. Pero si te encargas vos mismo de las cosas, Dios se retirará y dirá: “adelante no necesitas mi ayuda”. Pero puedo asegurarte que, si aprendes a permanecer en el camino elevado, a controlar tus emociones y permitir que Dios sea tu vengador, El intervendrá y dirá: “Muy bien, vamos a trabajar”

Dios sabe quiénes te han ofendido, El ve cada vez que sos herido; Él lo anota. Si aprendes a permanecer en su camino y no desperdiciar tiempo intentando vengarte de quienes te han hecho daño, Dios promete ser quien te defenderá, ya que Él te va dar protección y progreso en tu vida solamente cuando sepa que tu carácter puede manejarlo. Y si te molestas cada vez que alguien te ofende e intentas vengarte vos mismo, no llegaras al lugar donde Dios quiere que estés.

Puede que tengas personas con las que estés en desacuerdo, puede que tengas un compañero de trabajo o un familiar que guarda rencor contra vos, quizás hayas hecho todo lo posible para ser amable y respetuoso, y actuar hacia ellos del modo contrario al que ellos te han demostrado. Quizá cuanto más amable sos, más odiosos son ellos. Te resultaría fácil estar amargado contra ellos, pero no te hundas hasta su nivel. Seguí haciendo lo correcto. Dios es un Dios de justicia, y sabe cómo cambiar los corazones de las personas. Puede que tome una semana, o puede que tome un año o más años, pero Dios promete que un día aquellos que te hicieron daño te darán un apretón de manos. Dios es un Dios de justicia, y nunca   olvida lo que te deben. Puede que tú lo dejes pasar, pero Dios no lo deja pasar. Él se asegura de que obtengas todo lo que mereces. Dios quiere ascenderte delante de tus oponentes, parte de su   justicia es reivindicarte, de modo que quienes dijeron que fracasarías te verán teniendo éxito y logrando tus sueños.  Porque es ahí donde el prepara la mesa, es ahí donde quiere prosperarte, es ahí donde quiere mostrarte su eterno favor.

Ante todo, esto, permití que Dios sea quien te defienda, deja que Dios enmiende tus ofensas. Si le permites que Él lo haga, siempre será mejor para vos.

El incluso hará que tus enemigos terminen dándote un apretón de manos, puede que ahora se rían, pero tenes que saber lo siguiente: Dios es fiel, al final vos reirás último. El traerá justicia a tu vida. Por eso algo grande viene a tu vida y todo lo que hagas te saldrá bien.

Hoy yo te digo que Dios te va a hablar cara a cara, que vas a caminar al lado de Él y bajo sus bendiciones, y que lo que no viste en muchos años lo vas a ver y lo vas a disfrutar, porque algo grande viene a tu vida y que todo lo que hagas te saldrá bien.

Mira hubo una vez una gran hambruna en la tierra de Israel, durante muchos meses hubo una sequía que convirtió la región en un desierto. Un joven estaba a punto de hacer las maletas y mudarse a otro lugar. Pero Dios dijo a ese joven: “No, No quiero que te vayas de ahí. Te estoy bendiciendo donde estas”

Este joven obedeció la orden de Dios y sembró sus campos. A los que vivían allí no les caí bien este joven y estaban celoso de él y la actitud del joven de sembrar añadió más leña al fuego, pero el permaneció en paz.

Varios meses después, todos aquellos que se habían burlado de este joven y lo habían criticado quedaron sorprendidos al ver sus campos. No podían creerlo. Y la palabra de Dios dice “Que este joven cosecho al ciento por uno más de lo que había plantado allí en medio de la hambruna”. Los críticos de este joven quedaron sorprendidos, pero él sabía que Dios había preparado la mesa y lo había bendecido.

¿Sabes cómo se llamaba ese joven?

Isaac, y su nombre significaba “RISA”, y acá se cumplió el refrán “el que ríe último ríe mejor”

 

 

 


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Título

Artista

Background

You're currently offline