Algo difícil hoy día: “responsabilidad”

Escrito por el 22 noviembre, 2020

Si hay algo difícil hoy en día eso es la: “responsabilidad” y con esta frase no quiero decirte que no la haya, pero no todos la practican en esta sociedad moderna. La responsabilidad es la llave de la verdadera libertad. Ahora bien…, si has dado vueltas y vueltas en círculos y estás cansado de vivir en la opresión, la responsabilidad es la respuesta para los años de tu vida en el futuro. Y el primer requisito para la libertad es la responsabilidad.

Entonces…, ¿Qué es la responsabilidad?

Veamos esta palabra, tan importante, vamos a suponer que la dividimos en tres partes, para analizarla.  Esta no es la versión oficial del diccionario, pero nos va a ayudar a transmitir el mensaje de su significado.  La primera parte es “re”, lo cual significa “volver al origen”.  Luego, continuamos por “responder”, lo cual significa “contestar” o “rendir cuenta por otro”. Hasta aquí vemos que hay alguien que supervisa, una fuente, un origen. Y nos queda el sufijo “bilidad”. Que te da el sentido de potencial o poder, “Ofrecer o devolver con humildad el poder que se nos da” o sea que sería algo así como, “rendir cuentas por la capacidad del que nos apoya”

Pero…, vamos a un ejemplo, supongamos que tu papa te dio la responsabilidad de cortar el césped del jardín, porque él sabe que vos podés cumplir con lo que te pidió, así que espera que vos respondas a tu tarea con la capacidad de hacerla.  Ahora si vos te vas a jugar o charlar con tus amigos, al regresar tu padre tal vez te retaría porque tiene que disciplinarte. Lo más importante aún, es que vos has sido irresponsable a causa de tu descuido en responder a la capacidad que tu padre sabía que vos tenías cuando te pidió que ayudaras en la casa.

Bien…, lo mismo se aplica con mayor impacto espiritual cuando rechazamos la tarea que Dios nos asigna en la vida, para que se cumpla la voluntad de Dios en la Tierra. Es una irresponsabilidad ser negligente con respecto a tu voluntad, nunca olvides que es Dios quien te da el poder de hacer cosas. Él es la fuente de tus capacidades, y el utilizarlas efectiva y plenamente muestra que vos sos responsable. Cuando Dios nos da una semilla, no quiere que le devolvamos una semilla, sino un bosque. Quiere que plantemos y cuidemos la semilla con la capacidad que Él nos dio. Cuando Dios nos da algo, siempre contiene más de lo que se ve, sus semillas tienen el potencial de llegar a ser más de lo que se ve en el comienzo.

Te da a vos su semilla de potencial con el producto final dentro, y es este producto final y no la semilla, lo que Él quiere que le devolvamos. Esta es la fuerza de expresión en la parábola de los talentos.  En esta poderosa parábola Jesús enseña que Dios es nuestra fuente, es quien nos apoya gratis, que nos da talentos, dones y capacidades, es Él quien nos da nuestros sueños y propósitos. Cuando nos los imparte, no quiere que le devolvamos estos mismos sueños y talentos.  Quiere que desarrollemos sus regalos, que respondamos a la capacidad que nos ha dado. Vemos que el amo le dijo: “Muy bien, eres un empleado bueno y fiel; ya que fuiste fiel en lo poco, te pondré a cargo de mucho mas, entra y alégrate conmigo”

Todo en la vida está diseñado para liberar el potencial oculto que Dios ha puesto en nosotros y la única manera de lograr que surja para probarlo y mejorarlo, es por medio de las pruebas. Levantarnos por la mañana puede ser una prueba, y algunas veces este será nuestro único talento. Cuando llueve o nieva, mucha gente dejara de ir a trabajar o de asistir a la iglesia. Pero Dios sabe que, si Él puede lograr que vos vayas, habrá una oportunidad más para que puedas cumplir con la voluntad de Dios y tu trabajo.

Dios te preparará para la libertad, pero habrá un costo: tu vida. La responsabilidad vuelve y somete los sueños y capacidades a Dios para cumplir la obra de Dios. Cuando hacemos las cosas al modo de Dios, Él nos da más, y antes de que nos demos cuenta estaríamos tan ocupados haciendo su obra en la Tierra, que los problemas de este mundo se pierden en el camino. Problemas como el miedo, la baja autoestima, la inutilidad, la ignorancia, la enfermedad, las peleas, los celos y la codicia, quedan sepultados bajo nuestra victoria. Pasamos las pruebas y Dios nos promociona, dos talentos se convierten en cuatro, y cinco en once. Nuestro viejo pensamiento cambia y se abren más puertas. Este es el fruto de la responsabilidad y deberíamos correr hacia él. La libertad es nuestro destino.

Y te pregunto: ¿Qué recibiste vos? Es hora de trabajar.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Title

Artist

Background

You're currently offline