Al cometer errores ¿Dios me ama?

Escrito por el 29 septiembre, 2020

La mayor parte del tiempo creemos que Dios nos ama siempre y cuando tomemos buenas decisiones, resistamos la tentación y tratemos bien a la gente. Sabemos que Dios está de nuestro lado, pero el problema con este tipo de razonamiento es que todos cometemos errores. No importa qué tan buena persona seas vos, va a haber ocasiones en las que no te desempeñes perfectamente, tiempos en los que tengas dudas, momentos en los que fracases. Vos sabes que deberías haberte mordido la lengua, pero les dijiste sus cosas de todos modos y vos dijiste que sería la última vez, pero cediste ante lo malo nuevamente. Cuando no nos desempeñamos perfectamente es fácil pensar que Dios está lejos de nosotros. “Lo eché a perder. Dios no va a querer tener nada que ver conmigo”. Pero la verdad es que cuando vos fallas, Dios no te abandona, El viene corriendo hacia vos. Cuando vos fallas, Dios no dice: “Qué mal. Tuviste tu oportunidad”, pero El viene en busca tuya con una mayor pasión.

En muchas oportunidades hemos escuchado a algunas personas decir: “Cuando vos cometes un error, Dios ya no te ama igual que antes”. Él te ama un poco más; tanto es así, que va en busca tuya, aumenta la intensidad y no te deja solo hasta que te vea restaurado y de vuelta en el camino correcto. En otras palabras, Dios expresara su amor en una manera mayor, y enviara personas que se crucen en tu camino para alentarte, y encender nuevamente tu fe. Y esta es la misericordia de Dios viniendo en busca tuya, diciendo:” “Quizá fallaste, pero seguís siendo mi hijo. Quizá me decepcionaste, pero no voy a abandonarte. Probablemente hayas perdido la Fe en mí, pero yo no he perdido la fe en vos”.

No tenemos que tener un desempeño perfecto en el que nunca dudemos ni cometamos un error, verdaderamente, deberíamos hacer nuestro mejor esfuerzo cada día para honrar a Dios, pero lo que estoy diciendo es: No te maltrates a vos mismo, sino que debes desempeñar perfectamente todo el tiempo. Dios ama a las personas imperfectas.

A muchos nos pasa que, no creemos ser la persona más idónea para el trabajo de Dios porque vemos nuestras limitaciones, nuestras circunstancias o vemos mejores características en otros que en nosotros mismos.

Dios no usa personas preparadas, DIOS PREPARA PERSONAS PARA SER USADAS. Lo único que Dios realmente necesita es que nos dispongamos. Por eso Dios le Dijo a Jeremías: “No digas que sólo eres un muchachito, porque harás todo lo que yo te mande hacer, y dirás todo lo que te ordene que digas. No temas delante de nadie, porque yo estoy contigo y te pondré a salvo”.

Cuando Dios decide extender su mano, quiere capacitarnos a nosotros para que seamos instrumentos útiles para El, por eso pidámosle a Dios que toque nuestra boca, que ponga palabras de sabiduría para hablar a otros, que nos enseñe a ser instrumentos en sus manos.

Entonces…, ¿Por qué limitas a Dios si Dios no ve limitaciones en vos? ¿Por qué vos pones barreras para ser usado? ¿Por qué sentirte menos que otros si Dios es quien te levanta y te usa? Deja que Dios te toque y Él te capacitará para que hables en su nombre


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Title

Artist

Background

You're currently offline