Inspiración

Cuando somos indiferentes nos estamos encontrando con un corazón dolido.

todayagosto 27, 2021 49

Background
share close

_ La indiferencia puede pasar por muchos aspectos en la vida de una persona y en todos. Quién elige la indiferencia sufrirá la gran experiencia de la pérdida, desde dejar gotear una canilla mal cerrada, dejar de lado una respuesta o un mensaje, tales actitudes le abren la puerta a la pérdida.
Por indiferencia se puede perder disfrute, relaciones, oportunidades únicas de cambios y de progresos.
Cierta historia narra que en el día de reunión de una iglesia muy grande donde para entrar a, se debía hacer fila, un mendigo se puso en la fila, los hermanos que lo veían eran indiferentes a él, parecían no advertir su presencia y aunque había pasado tiempo en la fila, nadie se había acercado a saludarlo o darle la bienvenida. Finalmente, alguien se le acerca para darle la bienvenida y lo guio para entrar a disfrutar la reunión. Cuentan que aquel mendigo resultó ser el Pastor de aquella iglesia, en su experiencia, el Pastor pudo advertir que con el tiempo la iglesia había perdido el interés en las otras personas, actuaban con frialdad, no manifestaban el amor y la pasión de otros tiempos… se habían vuelto indiferentes.
La indiferencia revela un corazón dolido, un alma quebrada por desilusiones, fracasos o vivencias que no fue posible perdonar. Una de las definiciones de perdonar es: Per= perder, Donar= es seguir dando a pesar de, hay cosas que realmente es necesario dejar o perder para ganar, morir para vivir para ser librado del virus de la indiferencia.
Las personas sin Cristo, por el dolor y la decepción que han vivido, puede ser que les sea justificado, hasta cierto punto, actitudes de indiferencia, pero no así los hijos de Dios…
Los hijos de Dios tienen la vida de Cristo, su amor fue derramado en cada uno y han sido renacidos y viven desde ese espíritu renacido. Les es posible ver el qué, el cómo, el cuándo, el dónde, con quién y el para qué. vemos el que, el cómo, el cuándo, el dónde, con quién, para que… el hijo de Dios no fuerza la generosidad, es esencialmente generoso. El no vivir desde la esencia le abre la puerta al virus de la indiferencia que muchas veces, se justifica con el cuidado y la auto protección, pero que es temor, por no fluir desde mi esencia de amor…

Por:/ Pastora Débora Mendoza.

ICM Mar del Plata.

Written by: Vanesa Gomez

Rate it

Previous post

News

Alimentos que ayudan a su memoria

 Alimentos que ayudan a su memoria  Los alimentos tienen influencia en la memoria y pueden ayudar a los más olvidadizos a agudizarlo. ¿Por qué en ocasiones perdemos la memoria? Todos tenemos fallas ocasionales de memoria, pero esto no necesariamente significa que el cerebro no esté trabajando de forma adecuada. La presión de una vida atareada puede exigir demasiada atención y concentración, y en consecuencia a menudo perdemos las llaves o se nos dificulta […]

todayagosto 27, 2021 11

Post comments (0)

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

0%