Y bien….

Antes de comenzar hoy quiero hacer un aclaración, para que no se mal interprete lo que voy a hablar ya que en este programa me voy a atrever a hablar del “NOVIAZGO” a una gran cantidad de jóvenes o no tan jóvenes, que tal vez hoy se están pasando del límite de donde termina lo correcto y comienza lo peligroso, y digo que me atreví porque sé que hay un contenido  fuerte, duro,  que se que tal vez a ustedes les pueda molestar, pero el querer comentárselo sin cortes, me pareció la forma más sencilla y directa para que ustedes, puedan comprender todo lo peligroso que se torna el llegar a tener un noviazgo en donde los principios son “EL VALE TODO” y que es necesario que  dejemos a un costado este tipo de principios y comencemos a caminar en principios diferentes, que nos lleven en la dirección correcta que es la  que nos va a llevar a  una realidad diferente que va a permitir cambiar nuestra forma de pensar, en donde va a comenzar una renovación de nuestra mente que nos va a llevar a una vida diferente llena de felicidad, de prosperidad y de éxito.

¿Tu noviazgo, camina en la dirección correcta?

Nadie mejor que Dios está verdaderamente interesado en que un día nos casemos y formemos un hogar feliz, tengamos hijos y continuemos la raza humana, pero sobre todo que continuemos produciendo seres que conozcan a Dios para que pasen su vida a su lado.

El nos habla del noviazgo y nos da tantos detalles que verdaderamente sobresale lo minucioso que es nuestro Dios y sobre todo con este tema que es tan, pero tan importante, ni más ni menos que saber escoger con quien voy a pasar el resto de mi vida.

Y aca voy a comenzar La vida consiste en tomar decisiones, y desde luego que no sólo hay que tomar decisiones, sino que hay que tomar las decisiones correctas que nos lleven a la felicidad en esta vida y lo que Dios nos habla es importante y es útil para todas las personas, para ayudarlas, corregirlas y para mostrarles cómo deben vivir.

Y si vos te pones a pensar esto es verdaderamente maravilloso, no hay nada que esté de más, o que le falte, en ella encontramos los consejos que necesitamos para edificar nuestra vida o sea que es tan útil, que no hay nada que no sirva, todo lo que en ella hay es de gran utilidad para nuestras vidas diarias, en las grandes decisiones como en las pequeñas, su Palabra siempre será útil para enseñarnos, para convencernos de nuestros errores, para corregirnos para instruirnos en todas las áreas de nuestra vida.

Y comienza diciéndonos, informándonos en cuanto a ¿Cómo hallar a mi pareja? Es verdaderamente detallista la forma en que Dios nos relata cómo unió a dos personajes muy conocidos en la historia bíblica y si lo hizo con ellos, también lo puede hacer con vos, ya que no hace diferencia de personas y puedo decirte que hay innumerables textos que nos guían a emprender esta maravillosa aventura de encontrar al compañero/a de nuestra vida.

Y sé que algunos, muy jóvenes o no tal vez digan:

¡Pero eso fue hace miles de años, los tiempos cambian, las modas cambian!

Sí, ya sé que todo cambia, sólo que hay dos cosas que no cambian, y seguirán siempre igual: Dios y nosotros los seres humanos, por eso los principios se pueden aplicar en cualquier tiempo y en cualquier persona sin importar la raza, la lengua o el nivel social en el que se encuentre; la naturaleza humana siempre será la misma.

Y acá voy a comenzar contándote una historia verídica y maravillosa que sucedió hace más de 2000 años, en cierta oportunidad un hombre muy importante y ya muy mayor, este hombre estaba preocupado de que su hijo se fuera a casar con una de las hijas de la tierra donde habitaba, porque sería una unión desigual. Este quería el mejor matrimonio para su hijo, así como Dios quiere el mejor matrimonio para vos, ya que mientras más cosas en común puedas tener, mejor, el matrimonio será más fácil. Este hombre se daba cuenta que necesitaban tener cimientos en común y la cultura, el lenguaje, los valores morales y las costumbres de las mujeres de donde vivía eran totalmente diferentes a los de la ciudad donde vivía su familia. No había manera de poder unir a estas dos culturas.

Y acá se nos viene el primer gran problema, porque…….

¿Cómo aplicamos esto a principios de este siglo en que vivimos?

Es sencillo, esto significa que debemos analizar nuestras relaciones y ver si tenemos suficientes cimientos en común como para unirnos a esa persona para el resto de nuestra vida.

Y vos me preguntaras, y….

¿En qué áreas debe haber similitud? En la intelectual, en la espiritual y en la social

Por ejemplo, ella pertenece a una familia de buena posición económica y él viene de un ambiente de delincuencia y marginación. (Cuidado con esto no estoy discriminando pero muchos noviazgos desiguales no siempre llegan a buen puerto) Ahí van a tener problemas tratando de juntar a sus familias, se van a crear muchos conflictos entre ellos. Entiéndanme que yo no estoy tratando de que se casen con su gemelo/a, pero sí que revisemos estas áreas que pueden causar problemas más tarde y que pueden llevar a peleas y a un rompimiento de la pareja.

Ya sé que algunos han de estar diciendo: – No, lo único que importa es que nos amemos. Pues sí, es muy importante que se amen, pero también es muy importante el revisar todas estas áreas para evitar diferencias que podrían producir quebraduras en la relación, el matrimonio es difícil en sí, y si le aumentas diferencias, la dificultad va a ser mucho mayor aun.

Hay que examinar todos los aspectos y llegar a una decisión, no debemos desechar, ni ignorar todos estos consejos que nos da Dios, ya que puede ser fatal para tu futuro, ya que no pueden estar juntas la luz y la oscuridad.

Nuestro Dios no es un tirano que te va a obligar a casar con alguien que no te gusta, no sólo debe ser la voluntad de Él, sino que debe también gustarte, debe ser atractivo/a para vos, te debe gustar su apariencia.

Porque, aunque sí sólo te casas con una carrocería, pero no tiene motor, tu vida va a ser un arrastre continúo, hay personas que tal vez no sean unas reinas de belleza, o unos verdaderos príncipes, pero al conocerlos y tratarlos se da cuenta uno que son hermosos, por sus actitudes, su carácter, sus talentos. Y digo esto en serio, no es broma.

Yo creo firmemente que la voluntad de Dios es que tanto el hombre como la mujer lleguen vírgenes al matrimonio. Casi puedo oír a algunos de ustedes pegar un grito al cielo diciendo: ¿Que qué? Pero.., ¿cómo me va usted a decir eso? Estos tiempos son diferentes, eso déjelo para nuestros abuelos o tatarabuelos, pero nosotros somos la sociedad moderna.

Pues mira, serán la sociedad moderna, pero una cosa te digo, en el tiempo de nuestros abuelos no había ciertas enfermedades, ni todo el desastre moral que hay el día de hoy, con el hombre moderno y liberado.

Estamos viviendo en una sociedad donde el sexo ha sido totalmente degradado, la virginidad se ha tratado como mercadería barata. A la virginidad se la trata como algo vergonzoso, y le preguntan tanto a la muchacha como al muchacho,

¿Qué, todavía sos virgen? Como si fuera la plaga o algo de lo que hay que deshacerse lo más pronto posible.

Cuando Dios creó todas las cosas, incluyendo nuestras habilidades sexuales, dice que Dios vio todo lo que había hecho, y que era bueno en gran manera

Cuando vio al primer hombre y la primera mujer (Adán y Eva), desnudos en el jardín del Edén, no les gritó desde el cielo, tapándose los ojos, -¡Tápense sucios! Dios creó todo limpio y sin maldad, desgraciadamente el hombre con su naturaleza caída ha contaminado todo en esta vida.

Quiero decirte algo que  es sumamente importante: Sólo hay un lugar correcto para el sexo: el matrimonio, el sexo es para parejas casadas, entre esposos, únicamente. Ya me imagino todo lo que está viniendo a tu mente.

Seguro que estarás diciendo, ¿Y este quién se cree que es para decirme semejante barbaridad? Este sí que esta fuera de onda, es un anticuado de lo peor, es arcaico. Hay que ponerlo en el museo de antropología.

Tal vez tenes toda la razón de pensar así de mí por lo que te acabo de decir, ya que esa la forma de pensar de la sociedad en la que vivimos. Pero espero que cambies tu opinión después de que acabes de escuchar esto.

¿Sabías que hay razones poderosísimas por las cuales no debemos involucrarnos en relaciones sexuales ni antes del matrimonio, ni fuera de él?

Entonces…, hasta acá la pregunta final es…….

¿Cómo sé que estoy realmente enamorado de alguien y que es la voluntad de Dios?

Cuando conoces o no a Dios, y permitís que El guíe el proceso de tu noviazgo, de tu enamoramiento, Dios sabe lo que es mejor para vos y cuando permitís que Dios maneje tus asuntos tenes garantizado el éxito tanto en el noviazgo como en el matrimonio.