Tiempos de crisis

Escrito por el 14 marzo, 2018

Todo es pasajero, no importa en qué lugar del planeta vivas, las estaciones van y vienen: verano, otoño, invierno y primavera. En cada región del mundo las estaciones son bastante diferentes, sin embargo, cada una de ellas tiene aspectos positivos y negativos.

El paisaje que ves a través de la ventana puede ser verde, marrón o blanco, puede hacer calor o frio, o quizás está nublado y lluvioso, o limpio y seco, en gran medida estas son las diferencias de las estaciones.

La mayoría de las personas anhelan con gran expectativa la llegada de la próxima estación y se sienten felices cuando el cambio de clima se hace realidad. Los granjeros, los pescadores y todos los que trabajan al aire libre probablemente son quienes más aprecian los cambios

Y…, tal vez vos estás pensando y este de que me va a hablar hoy, me va a dar un panorama del servicio meteorológico

No, quédate tranquilo, si pensaste eso……, quiero decirte que te equivocaste, en la vida de los hombres y mujeres, también encontramos estaciones, si lo consideramos esta cuestión con un criterio amplio veremos que el nacimiento y la infancia se asemejan a la época de siembra y crecimiento de las plantas que ocurre en primavera. La juventud y la edad adulta, son como un largo y fructífero verano. La mediana edad se compara con el otoño, cuando todo está maduro y la siega y el crecimiento del verano comienza a menguar. La vejez se puede comparar con el invierno, pero aun en esta época encontramos belleza, la sabiduría que se adquirió con mucho esfuerzo y la verdadera esperanza de una nueva vida.

En los altibajos de la vida vemos que cada año también tiene estaciones, momentos de intensa actividad abren paso a periodos de descanso, tiempos de serenidad y de preocupación se suceden repetidamente; temporadas de calma quedan destrozadas por épocas de crisis. A veces cambiamos de una estación a otra con bastante rapidez, sin embargo, en otras ocasiones todo parece transcurrir con una angustiosa lentitud.

Y si, la vida está llena de altibajos, tan ciertos como los movimientos de las aguas del mar que se hacen evidentes, claros y manifiestos, aunque la persona lleve una vida tranquila o apenas logre sobrevivir después de una calamidad tras otra. La vida del hombre está en constante cambio. Y así como nadie sobre la faz de la Tierra está exento de vivir épocas de crisis, de la misma manera, nadie vive sumido en la crisis para siempre.

Por eso los cambios son necesarios, pero lamentablemente a ciertas personas les incomodan los cambios, sin embargo, aun ellos reconocen que los cambios estacionales traen beneficios. Comprenden que, entre cada estación de crecimiento, la Tierra necesita un descanso a fin de recuperar sus nutrientes. Saben que después de periodos de abundancia pueden sobrevenir tiempos de escasez que, a su debido tiempo, abren paso a nuevos periodos de abundancia. Aunque no les agradan los cambios, aprecian la particular belleza de cada estación.

Dios estableció las estaciones del año y las diferencias climáticas, creo los trópicos, la Antártida, los océanos y las montañas, Dios es el padre de los cambios de estaciones. En la Biblia, hay un libro llamado Eclesiastés y en una parte dice que todo tiene su momento oportuno, hay un tiempo para todo y si lo lees podrás apreciar que la mayoría son tiempos de crisis, morir, cosechar, matar, destruir, llorar, tiempos de guerra entre otros.

Sin embargo, dice que los tiempos de crisis se equilibran con tiempos de alegría, nacer, plantar, sanar, construir, reír, tiempos de paz.

Todo como ves está sujeto a tiempos y estaciones. Todo cambia. Aun si atravesas una época difícil, muy pronto, un nuevo tiempo llegara a tu vida.

Nada permanece para siempre, en otras palabras, “nada es permanente”. Aunque los ciclos estacionales pueden ser previsibles, se encuentran sujetos a cambios.

Pero yo quiero modificar esto para afirmar que nada es permanente, salvo Dios y sus promesas. Las hojas de los árboles se caen y el clima puede cambiar, pero Dios nunca cambia. EI es el mismo, ayer hoy y por los siglos.

Sí, porque Dios es el único que permanece para siempre, es quien estableció los cambios constantes de las estaciones y de nuestra vida. EI sabía lo que hacía. El deseaba que su pueblo comprendiera que debía preocuparse por las cuestiones de la vida, porque nada es permanente. Dios dirige todos los cambios. Por lo tanto, no importa lo que suceda, no durara para siempre. Toda crisis llegara a su fin.

EI hecho de que las circunstancias te parezcan favorables o desfavorables carece de importancia porque finalmente se producirán cambios y Dios es el encargado de llevarlos a cabo. Los cambios constituyen tu forma de garantizar el progreso.

Entonces…, los cambios estacionales son la forma más firme y constante en que Dios nos trae esperanza. Esto implica que vos no perdes la esperanza aun en los momentos más oscuros de tu vida Después de todo no importa cuánto frio tengas en el invierno, si sabes que el verano llegara pronto. De la misma manera cuando llega el invierno vos no te deshaces de tu malla, vos sabes que pronto llegara el verano y lo necesitaras, y de la misma forma, cuando te zambullas en el agua ya no vas a necesitar el pulóver de manga larga que usaste en el invierno.

E1 invierno nunca permanece para siempre, pero el verano tampoco, de la misma forma, el empleo y el desempleo están sujetos a cambios estacionales, si te encontras sin empleo, entonces se avecina el tiempo en que encontraras un trabajo y si en este momento debes dejar tu emp1eo, entonces, encontraras un trabajo mejor en el futuro. Debes cerrar un capítulo a fin de abrir el próximo.la mayoría del tiempo debes estar preparado para vivir un periodo de abundancia mas importante que el anterior. Hay un tiempo para todo, las épocas de crisis duraran por algún tiempo, pero no son permanentes. Y esto es bueno.

Si atravesas por un periodo de crisis, esperar que cambie 1a situación puede llegar a ser todo un desafío, además de contar con paciencia y entereza vos debes tener una esperanza verdadera. Cuando sabemos que hay luz al final del túnel y permanecemos junto a Dios, que es quien nos ayuda, entonces, podrás sobrevivir a las estaciones más oscuras, si vos logras resistir el frio y largo invierno, estoy seguro de que también saldrás adelante en el verano, en la medida en que permanezcas cerca del fuego de la presencia de Dios, aunque tu cuerpo se estremezca de frio, podrás sobrevivir hasta que sientas el calor del sol.

A lo largo de tu vida debes caminar por fe, porque la fe es la confianza que te sostiene en los tiempos diffci1es, te ayuda a tomar decisiones y genera la energía necesaria para llevar a cabo tus propósitos.

La fe vence al mundo, en otras palabras, esto quiere decir que vos tenes la capacidad para vencer al mundo, a las economías y culturas del mundo. Es posible que debas padecer algunas pruebas por algún tiempo, pero, a largo plazo, vencerás al sistema del mundo que se encuentra quebrado.

Si, el sistema está quebrado, todo colapsa, todo está en bancarrota, sin embargo, si confías en que Dios guiara tus pasos, podrás observar como todo pasa, porque sobrevivirás a este tiempo tan desalentador de la misma manera en que superaste las crisis del pasado.

Siempre nos ocurre que tenemos la tendencia a entrar en pánico con bastante rapidez, debemos aferrarnos de la mano de Dios, en vez de bajar los brazos sumidos en la desesperación, es necesario que logremos resistir las amenazas y los peligros de la crisis, Dios mismo nos guiara a un nuevo tiempo, un tiempo donde impere la seguridad. Si no te mantenes firme, no podrás ver la ayuda de Dios, para ello no intentes escapar en la dirección contraria, porque Él te planto en la posición correcta y a pesar de la crisis que puedas tener, en ese lugar encontraras la ayuda de Dios.

En todas partes del mundo, la gente necesita: agua, alimentos, ropa y seguridad.

Por eso Dios te dará ideas y la habilidad para trabajar, va permitir que tu mundo se esté tambaleando para que afloren las semillas, Dios coloco semillas en tu mente y en tu corazón, y desea que crezcan. Quizá esta sea la estación en que debas plantar algo nuevo, tus semillas constituyen tu pasión y propósito.

Dentro de cada semilla hay un bosque, pero solo se requiere de la perfecta combinación de un tiempo de crisis y la fe en Dios que te impulse a plantar tu semilla, vos naciste con talentos naturales para llevar a cabo una actividad que el mundo necesita y Dios desea que puedas percibir el horizonte de oportunidades que hay en tu interior aun cuando sientas que te encontras frente a un callejón sin salida.

 

 

 


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Title

Artist

Background

You're currently offline