Hacia un camino de victoria

Escrito por el 19 septiembre, 2018

La vida no se trata realmente de llegar a un destino; se trata de como vivamos a lo largo del camino. Es fácil llegar a enfocarnos tanto en las metas y en nuestros sueños, que pasamos por alto las cosas sencillas que deberíamos disfrutar cada día. La vida es un viaje. Cuando logramos un sueño, Dios nos dará otro. Cuando vencemos un desafío, habrá otro. Siempre habrá otro escalón para subir y si cometes el error de vivir solo para el destino, levantaras tu vista un día y te darás cuenta de que te has perdido la mayor parte de la vida.

Pensa que la mayoría de la vida es rutina, todos nosotros nos levantamos cada mañana, vamos a trabajar, almorzamos, cenamos, nos vamos a la cama, y después volvemos a hacer todo eso. Hay muy pocos escalones para subir; te recibís en la escuela o en la facultad, te casas, tenes hijos, Los grandes momentos son pocos y están muy distanciados, pero muchas personas viven solo para subir escalones, están tan enfocadas en ganarse ascensos que trabajan día y noche y realmente no disfrutan de su familia; están tan estresados educando a sus hijos que no disfrutan de ellos, están tan embarullados en resolver problemas cotidianos que no disfrutan de los mejores momentos de cada día. Por eso comenza a disminuir la velocidad y empeza a disfrutar del camino.

Tal vez te des cuenta que vas por la vida apurado tratando de llegar a tus tareas, a tus destinos, y desde ya que es bueno tener cosas que hacer, que es bueno tener metas delante tuyo, pero no pongas tu vida esperando que esas cosas sucedan, disfruta de cada día a lo largo de ese camino que recorres.

Algunos emplean toda su vida intentando alcanzar una meta, solo para descubrir que no es lo que todos decían. Amigo mío, la verdadera felicidad está en las cosas sencillas, en estar con la familia, levantarse temprano y ver el amanecer, dar un paseo por el parque, llevar a tus hijos a comer, pasear con tu conyugue.

Mira…, podes tener muchas riquezas, y sentirte desgraciado, solitario, o podés tener muy poco y seguir siendo feliz y sentirte satisfecho.

Todo está en cómo mires la vida, como la enfoques, siempre valora lo que a vos en realidad te importa, ya que si tenes personas en tu vida a las que amas, sos verdaderamente rico, si vos podés hablar con tu familia de todo lo que se les ocurra, sos rico.

Mantene la perspectiva, y…, baja un cambio, anda más despacio y comenza a disfrutar de las cosas sencillas de la vida, date más paseos por el parque mitre o por el parque norte, mira las estrellas por la noche y pensa en la bondad de Dios.

Y seguro que cuando te despiertes a la mañana, no solo te tomes un café o unos mates, saboréalo y pensa: “que buen momento es este”.

Cálmate y disfruta del viaje, siempre habrá otro sueño, otro objetivo y otro desafío, toma tiempo para lo que más importa, no permitas que te vuelvas tan enfocado e impulsado, tan ocupado con lo que tenes que hacer cada día, que te perdes los milagros a lo largo del camino.

Durante mucho tiempo el hombre se ha ocupado en investigar, averiguar, cuál es el verdadero camino, cuál es la senda que lleva a Dios, que es lo que nos lleva a una eternidad. El hombre de muchas maneras busca lo medios, investiga, lee, busca en la historia, estudia tratando de averiguar cuál es la verdad. ¡Cuál es el camino! muchos han creído que han llegado a ese camino y nadie los saca de allí, porque ellos creyeron que ese era el camino y siempre la mayoría de las personas piensa que está en el camino correcto, pero…, no se trata de una religión, se trata de la vida que yo llevo, se trata de cómo yo me adapto a Dios, en lo que Dios quiere.

Entonces permanezcamos en El para tener garantía de que estamos en el camino de la victoria y si alguien te pregunta ¿Cuál es la religión verdadera? ¿Cuál es el verdadero camino? Vos tendrás un montón de cosas para decirle.

Pero debes estar seguro que solo hay un camino hacia la victoria y es: EL CAMINO DE DIOS.

De cualquier manera, que necesites ayuda, querido amigo, Dios te ayuda ahora. La amorosa presencia de Dios está con vos en este mismo momento, ayudándote a encontrar todo lo que buscas, ayudándote en todo lo que sea necesario para manifestar las respuestas a tus necesidades más profundas.

Dios te ayuda ahora a calmarte, a sentir fortaleza, a recibir sanidad, prosperidad, a ayudarte a vos mismo. Y a pesar de que la solución a algún problema parezca imposible, recorda que podes contar con la realidad de la ayuda de Dios, tene la seguridad de que se te revelarán caminos, métodos y canales que serán apropiados, correctos, convenientes y sabios.

No estás solo en tu dilema. Dios está con vos. No estás solo en tus esfuerzos para superar tus heridas, enojos, tristezas o desalientos. No estás solo en ningún momento de oscuridad. Dondequiera que te encuentres, Dios está allí, ayudándote. Los caminos de Dios son infinitos, el amor de Dios es ilimitado y la seguridad de Dios es incesante.

Una vez, me sentía totalmente solo cuando pasaba por un desafío personal, y me parecía imposible encontrar una solución satisfactoria. Por mucho que le pedía para que me guiara, parecía que no podía encontrar tranquilidad, parecía como que la situación necesitaba mucha más sabiduría, paciencia y valor de lo que pensaba que tenía.

Pero cierto día pidiéndole a Dios, hablándole en forma sencilla como si hablara con vos, me llegó un pensamiento tranquilo y firme: “Vos no estás solo. Dios te ayuda ahora. Dios te ayuda ahora. Estas palabras tocaron algo dentro mío y comencé a repetirlas una y otra vez. Dios te ayuda ahora se volvió gradualmente una respuesta automática a los sentimientos de insuficiencia, ayudándome a permanecer calmado a través de este período.

La incertidumbre se convirtió en confianza en el plan de Dios. Las dudas dieron paso a mayor fe. Comenzaron a aparecer señales alentadoras; comenzaron a suceder cosas buenas. Mi sabiduría y paciencia fueron aumentando. Finalmente, surgió la solución correcta.

Si te sentís solo en alguna circunstancia, recorda que Dios te ayuda ahora. El amor de Dios está con vos, apóyate en ese amor, no aflojes y siempre pensa de la ayuda de Dios. Recorda también que los caminos y medios de Dios para ayudar son infinitamente variados. Tal vez pienses que sólo hay una solución para un problema, pero Dios no conoce límites.

La solución puede llegar de alguna manera totalmente inesperada, no hay un sólo camino a seguir, hay muchos para escoger, y Dios te ayudará a encontrar el camino correcto para vos que es el que te lleve a la victoria. Las palabras “Dios te ayuda ahora”, dan a tu mente una seguridad a la cual aferrarte y a tu corazón una sensación de paz y confianza. Ellas son escudo contra las imaginaciones negativas, una vara y apoyo para mantener tus pies firmemente en el camino ascendente, hasta que se alcances la meta.

Dios te ayuda ahora a encontrar nueva fe en vos mismo, nueva confianza en los demás y nuevos sentimientos de paz en tu corazón. El saber que Dios te ayuda ahora y el dar gracias por ello, te llevan a comprender cómo dejar ir y dejar a Dios actuar.

Por eso hoy es el momento para qué comiences a tener éxito y victoria a lo largo de tu camino y Dios planea que vos triunfes, ya que sus planes son de éxito para tu vida y no de derrota, tal vez vos creas que estas condenado al fracaso, al maltrato y tal vez vos ves como que todo está perdido para vos, pero no, el plan de Dios para tu vida no es ese sino que El te hará prosperar y el dejarte guiar por Dios te llevara a lograr tus metas y ser exitoso.

Porque Dios provee para tu éxito. Muchas personas pueden decirte que el éxito depende de la fe en uno mismo, mientras que otros apuntan a la creencia en algún “poder superior”.

Pero, como persona que cree en los principios de Dios, vas a poder señalar que esa fuente de tu fortaleza, viene de Él, que es quien cuida de tu vida, es que sólo Dios es el autor del éxito. Sin Él, una persona sólo conocerá el fracaso.

Ya que Dios te ha preparado para la victoria, porque te llama a ser luz en un mundo de tinieblas, Él nos ha dado lo que necesitamos para ser hombres y mujeres de éxito. Por ejemplo, vos has recibido ciertas capacidades o dones que son regalos maravillosos que te permiten hacer las cosas que Dios nos llama a realizar.

Él te dio el poder a tu vida y el tomar decisiones asombrosas inspiradas por Dios. Es que Dios no te ha creado para que fracases, al contrario, te da lo que necesitas para que tengas éxito en lo que te ha llamado a hacer. Y Él te promete el éxito.

Y sé que vos podrías decir: “Bueno, si Dios me ha prometido el éxito, entonces en mi camino se equivocó”. No, no ha sido así. Si estamos teniendo problemas para tener éxito en algunas áreas de nuestras vidas, es posible que seamos nosotros quienes hemos perdido la brújula. Ya que, si vos obedeces lo que te dice, el resultado será que vas a ver prosperado tú camino y todo te saldrá bien.

Recorda que el éxito no se mide por los logros que tengamos en la vida sino por lo que hemos tenido que superar para llegar a donde estamos, por eso recorda siempre que Dios quiere que vos tengas éxito, Él te diseño para ganar, por eso vos vas a funcionar mejor y será más feliz cuando te muevas en busca de metas.

Proseguí al blanco……que esa es tu meta.

Porque…. hoy es el mejor día para empezar a fijar metas en tu vida.

Comenza a disfrutar de las diferentes cosas que Dios ha puesto en tu vida. En cierta oportunidad alguien dijo: “no es que la vida sea muy corta, es que nosotros esperamos demasiado para comenzar”.

¿Por qué no comenzas hoy? Abraza tus hijos antes de salir de tu casa cada día, dale un beso a tu cónyuge, llama a tus padres y decile lo mucho que los queres y tomate tiempo para visitar a esos familiares a los que has querido ver.

No estamos aquí para siempre. Es bueno trabajar duro, pero aprende a desconectarte, mantene un equilibrio y juga duro también. Si tomas la decisión de caminar más despacio y disfrutar del camino, experimentaras la plenitud de lo que Dios tiene preparado para vos.

Y…, cuando llegues al final de tu vida, no tendrás de que lamentarte y podrás decir: “Aproveché al máximo mi tiempo aquí. Disfruté de mi familia. Disfruté de mis amigos, Terminé mi carrera con felicidad, alegría y con victoria”. 

 


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Title

Artist

Background

You're currently offline