Hoy prendes el televisor, la radio o hablas con diferentes personas  en la calle y todos hablan de esa palabra de once letras “inseguridad”, parecería como que hay un temor generalizado en la gente que los lleva a creer que son vulnerables o algo que está amenazando sus vidas, en una palabra hay intranquilidad.

Ahora bien, vemos en la biblia en el libro de Job que nos dice: “Vivirás tranquilo, porque hay esperanza; estarás protegido y dormirás confiado. Descansaras sin temor a nadie”

Pero hoy quiero referirme a esa otra inseguridad esa que tiene cada persona en este mundo que sufre de alguna forma de inseguridad, que puede ser tanto física, emocional o espiritual o sea que la inseguridad hoy corre con entera libertad.

Y en esta publicación voy a citar versos de la palabra de Dios de los diferentes libros de la Biblia y quiero que vos no los paces por alto porque tienen un inmenso poder para que te consuele, que te haga libre del temor y de la inseguridad.  “Que el amado del Señor descanse seguro en él,  porque lo protege todo el día y descansa tranquilo entre sus hombros.”

Ahora bien, este verso te está diciendo: que vos sos el amado del señor y tendrás que elegir creer esto  para disfrutar una vida sin temor y segura antes de que algún verdadero progreso pueda ocurrir.

El amor incondicional de Dios es lo que te cura para todo lo que te enferma, sana tu corazón roto y tu alma herida por abusos del pasado, te hace libre de la comparación y de la competición  y te da la confianza para que seas la persona que Dios creó para que fueras. Por eso solo en el amor de Dios podemos encontrar verdadera  seguridad.

Todo el mundo quiere ser amado de una manera incondicional y vos queres ser amado por que sos y no solamente por lo que haces, aunque debemos admitir que en el mundo es difícil, pero no imposible, encontrar esa clase de amor puro y desinteresado,  pero podemos encontrarlo abundantemente y gratuitamente en  Jesús.

Dios, nos dice que: “La persona que ama no tiene miedo. Donde hay amor no hay temor. Al contrario, el verdadero amor quita el miedo. Si alguien tiene miedo de que Dios lo castigue, es porque no ha aprendido a amar”.

Las personas inseguras tienen gran dificultad para creer que Dios pueda amarlas de manara perfecta, completa y para siempre y es porque no se sienten merecedoras de ese amor y todavía no han aprendido que el amor de Dios es un regalo de su gracia y no algo que ellos puedan ganar o merecer.

Ahora bien, ¿Cómo podemos creerlo? Vos podes creer muchas cosas sobre las promesas de Dios, porque lo decidís así y en definitiva decidís hacerlo porque creer es lo que produce paz y alegría en tu vida. Quizás vos hayas vivido muchos años llena de dudas e incredulidad, tal vez esperando algún tipo de prueba de que Dios y sus promesas eran reales, y solo produjo temor y tristeza. Y vos podes también esperar algún tipo de prueba, la que quizá nunca llagara, o podes aceptar el amor de Dios y comenzar tu viaje y pasar tu mejor momento.

Ahora bien, yo no creo que puédanos nacer inseguros, pero no te va a llevar mucho tiempo para que la inseguridad aparezca en tu cabeza. ¿Qué ocurre?  Ocurre que lo único que necesitas son unas cuantas experiencias tristes que te hagan sentir que algo pasa con vos y las semillas de la tormentosa inseguridad son plantadas.  Simplemente una persona que haya pasado muchos años en una empresa trabajando y sin advertirle, lo despiden  y se encuentra sin trabajo y con la incapacidad de conseguir un  nuevo trabajo. O una joven se casa con el hombre de sus sueños está dedicada a el, y de pronto ella descubre, que él ha estado teniendo una aventura con otra mujer y la deja con hijos que cuidar. (Estas situaciones que pongo como ejemplo hacen que en esas personas nazca la inseguridad)

Elegí un área de tu vida en la que sientas inseguridad y pedí sobre ella y toma la decisión de entregarle tus temores a Dios  y recibir su gracia para capacitarte para ser lleno de fe en esa  área. Asegúrate de recordar que normalmente no vencemos  un problema de la noche a la mañana, sino  poco a poco, Dios les dijo a los israelitas que El derrotaría a sus enemigos  poco a poco para que los animales salvajes del campo no se multipliquen entre ellos. Y pienso que al hablar de “animal salvaje” estába hablando del “orgullo”. Al humillarnos a nosotros mismos bajo la poderosa mano de Dios, recibimos su gracia y experimentamos su libertad.  Ya que en su palabra nos dice que: “El Señor tu Dios expulsará a las naciones que te salgan al paso,  pero lo hará poco a poco.  No las eliminarás a todas de una sola vez,  para que los animales salvajes no se multipliquen ni invadan tu territorio”.

Y estoy seguro de que la idea de creer lo que no podes ver o sentir puede ser un poco extraña para vos a menos que ya hayas aprendido este principio bíblico poderoso Si es así, te lo entiendo perfectamente, ya que vivimos en un mundo donde todo está basado en ver y sentir, pero en el reino de Dios el principio es diferente, se nos requiere creer primero y ver después.

Elegí creer ahora mismo que vos estas de camino hacia  disfrutar la completa libertad de toda tu inseguridad. Estas haciendo un viaje y no te puedo decir con exactitud cuánto durara, pero sé que Dios es fiel  y sus promesas son para todos los que escogen creerlas. No tenes que vivir en la agonía del temor a no ser capaz o no ser aceptado, porque la verdad es que vos podes hacer todo lo que  Dios quiere que hagas a través de Jesucristo. La fuerza de Él es tuya si te humillas y la recibís.