¿En quién estas confiando?

Escrito por el 11 diciembre, 2017

Me pregunto cuántos adultos tienen dificultades hoy porque no recibieron de sus padres o de quienes los criaron la suficiente afirmación, quizás los padres solo los corregían sin mostrarles nunca su aprobación y si sos padre o madre, por favor evita ese triste error.

He descubierto que si no les decimos a nuestros hijos quienes son, alguien más se los dirá, es por ello que debes decirles a tus hijos: “Tenes todo lo que hace falta. No hay nada que no puedas hacer. Mama y papa te apoyan. Estamos orgullosos de vos. Creemos en vos. Estas destinado a hacer grandes cosas”.

Pronuncia palabras que sean buenas sobre tus hijos, declara victoria sobre sus vidas, ellos necesitan que los animes y que les muestres tu aprobación, ayúdalos a tener una gran visión para sus vidas.

Cuando no les decimos a nuestros hijos quienes son, edificando en ellos la autoestima y confianza en sí mismos, esto hace que luego tengan dificultades con su identidad, con lo que son y lo que pueden hacer.

Debes hacer que tus pensamientos sobre ti mismo vayan en la dirección correcta si de veras queres llegar a ser lo mejor, durante todo el día deberías pensar cosas buenas de vos mismo, y cuando vuelvan acosarte las palabras negativas, recorda entonces que es hora de cambiarlas, cita enseguida alguna afirmación positiva sobre vos.

Mira…, en cierta oportunidad leí en un artículo sobre una persona que aconsejaba a otra y que hablando con una joven que era linda y por lo que se veía parecía feliz, pero por dentro estaba librando una guerra. Se detestaba porque se veía fea, gorda, poco atractiva y había una larga lista de cosas que no le gustaban de sí misma.

Mientras uno hablaba con ella, descubría que su padre siempre la criticaba, le decía cuáles eran sus defectos, que cosas no lograba hacer, y lo que jamás podría llegar a hacer. Lo triste de todo esto es que esta joven había pasado por dos matrimonios y ahora, aunque no tenía treinta años aun, estaba por divorciarse por tercera vez.

Y quien la aconsejaba le dijo: Tenes el CD equivocado en tu reproductor interno. Todo el tiempo te repetís: “Soy gorda, fea. No tengo nada que ofrecer. Nadie, puede amarme”. Y si este es tu caso, vos te sentís así; quiero decirte que mientras vivas con esas mentiras, seguirás librando una guerra interior. No fuiste creada para vivir de ese modo. Dios te creo para que te sientas segura, confiada en vos misma. Te creo para que te sientas completa, plena. No para que te vuelvas en contra de vos misma todo el tiempo. Y si no podés llevarte bien con vos misma, no podrás llevarte bien con los demás. Porque esto se trasladará a todas tus relaciones».

Quizás no haya paz en tu hogar y el problema no sea la otra persona, pero necesitas estar en paz con vos mismo. Deja de permitir que la voz negativa se repita en tu mente. Quizás, como esta joven que acabo de mencionar, la causa principal es algo que sucedió muchos años atrás.

Probablemente, como tantos otros, no sepas como apagar esa voz, pensas que es normal vivir sintiéndote mal con vos mismo. Es posible que no hayas recibido de tus padres o de quienes te criaron todo lo que necesitabas, pero tenes que recordar lo siguiente: lo que importa no es como comenzamos, sino como terminamos.

Comprende lo siguiente: las voces negativas siempre parecen gritar más fuerte, podes tener veinte personas alentándote y solo una que te diga algo negativo, pero a esta última la recordaras más, es lo que tu mente te repetirá, una y otra vez, harás cien cosas bien, pero cuando cometas un solo error, tendrás que enfrentarte a la culpa y la condena.

Es posible que no te alentaran demasiado en tu infancia, eso no tiene que impedir que vos progreses en la vida, tu padre terrenal quizás no te haya dicho quien eras, pero permítime ayudarte: sos hijo o hija de Dios, tenes gran potencial, desbordas de creatividad, no hay nada en tu corazón que no puedas lograr, tenes coraje, fuerza y capacidad, El favor de Dios te rodea dondequiera que vayas. Todo lo que toques prosperara. Has sido bendecido, bendecida, y nada puede maldecirte. Eso es lo que eres en verdad. Así que ponete firme, levanta la cabeza y comenza a decirte a ti mismo: “Soy victorioso. Soy capaz. Dios mismo me ha dotado de grandeza”.

Tal vez has sido herido, maltratado, y estas desalentado, tal vez estas intentando vivir de manera victoriosa, buscando el éxito, tratando de que tu matrimonio sea bueno, pero el problema está en tu negatividad hacia vos mismo. No te sentís bien con lo que sos, y todo el tiempo recordas tus dolores y problemas del pasado, a menos que tengas la voluntad de dejar esas ofensas en el pasado e intentes concentrarte en tus nuevas posibilidades, encontraras que te mantienen atrapado, atado al lugar en que estas. No podés tener una mala actitud hacia vos mismo y esperar lo mejor de Dios para tu vida. Deja ya de concentrarte en lo que has hecho mal porque Dios ya ha levantado el reproche, la vergüenza, los fracasos y obstáculos que tuviste en el pasado. Esto significa que Dios ya hizo lo suyo y ahora te toca a vos, deja todo eso atrás para poder entrar en tu tierra prometida. Comenza a pensar, sentir y hablar de manera positiva con respecto a vos mismo.

Debes tener una buena opinión de la persona que sos, si adoptas este hábito de decirte las cosas buenas, pensando lo bueno acerca de vos, no solo tendrás mayor confianza en vos mismo, sino que te elevaras más alto y veras las bendiciones y el favor de Dios de una manera más grandiosa.

Si queremos que las personas den lo mejor de sí, tenemos que sembrar semillas de ánimo; es que nadie me alienta, me dirán algunos.

¿Por qué tendré yo que alentar a otros?

Si queres abundancia y crecimiento en tu vida, si queres que tu vida sea mejor, entonces tendrás que mejorar la vida de alguien más. Si ayudas a alguien a alcanzar el éxito, Dios se asegurara de que también vos lo alcances.

Dios pone a propósito a las personas que nos rodean para que podamos ayudarlas a alcanzar el éxito, ayudarlas a llegar a ser todo lo que El quiere que sean. Muchos no alcanzaran todo su potencial si no saben que alguien cree en ellos, eso significa que vos y yo tenemos una misión. Dondequiera que estemos, debemos alentar a las personas, edificarlas, presentarles nuevos desafíos para llegar más alto. Cuando la gente está con nosotros, debieran sentirse mejor que antes. En lugar de sentir desaliento y derrota, si pasan tiempo con vos o conmigo deberán sentirse inspirados, con desafíos para alcanzar algo más alto, porque nosotros trasmitimos éxito y no derrota.

Dios te dice que el amor es benigno, el amor busca la forma de ser constructivo, es decir que el amor busca formas en que pueda mejorar la vida de alguien, ya que vos tenes algo que ofrecer que nadie más puede dar.

Tomate el tiempo para marcar la diferencia, no te obsesiones con mejorar tu propia vida, pensa también como podés mejorar la vida de alguien más. Nuestra actitud debiera ser siempre: ¿A quién puedo alentar hoy? ¿A quién edifico? ¿Cómo podría mejorar la vida de alguien?

Tenes algo que ofrecer que nadie más puede dar, alguien necesita de tu ánimo, alguien necesita saber qué crees en él o ella, que estas a su favor, que pensas que tienen lo necesario para lograr el éxito. Si recordas el pasado y ves tu propia vida, es probable que aparezca quien te ayudo, alentó para que lograras llegar a donde estas hoy.

Es fácil buscar siempre los defectos en todos, nuestro objetivo, sin embargo, consiste en lograr que lo mejor de cada uno aflore. Es tarea nuestra alentar, edificar, presentar desafíos que impliquen crecimiento.

 


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Current track
Title
Artist

Background