Debes moverte hacia tu lugar de prosperidad

Escrito por el 12 septiembre, 2018

Yo recuerdo cuando hace unos años atrás, en mi ciudad, las autoridades decidieron hacer un puente sobre las vías del ferrocarril, en una avenida importante, para una mejor circulación de los vehículos. Si bien esta obra soluciono un problema, a su vez creo otro que fue el de los comerciantes que tenían ubicados sus negocios en las cuadras donde se lo construyo, estos comenzaron a perder ventas ya que quedaron encerrados por el puente, ante esto algunos de ellos decidieron trasladar sus negocios a pocas cuadras de ahí a una avenida que tiene un tránsito importante de vehículos, ¿Qué paso? Aumentaron sus ventas diez veces más.

¿Cuál fue la diferencia?  Estos comercios se mudaron a un lugar de propósito, a un lugar de prosperidad, de abundancia.

Y hoy quiero preguntarte, ¿Si es posible que vos estés en el lugar equivocado en el momento correcto? o ¿Si es posible, que al igual que esos comerciantes, vos estas a una corta distancia de donde deberías estar para convertirte en lo que te podés convertir?

Y no te estoy preguntando esto sólo por la ubicación de tu negocio o de tu casa, pero tal vez te encuentres en una relación equivocada, o tal vez estés en el lugar correcto de tu ciudad, pero si en el estado mental equivocado ya sea por estrés o por ira.

¿Tal vez necesites abandonar el lugar que sueles frecuentar y que no es tu verdadero lugar de prosperidad?

Y si no estás creciendo, si no has llegado a alcanzar todo lo que
deseas, si te sentís inseguro y fuera de lugar, podría ser que necesitaras mudarte a un lugar mejor. Hay un lugar que Dios ha designado donde las oportunidades te encontrarán, un lugar en donde la prosperidad te superará.

¿Sabes una cosa? Dios creó lugares antes de crear personas, creó los océanos, y luego creó los peces y otros animales marinos

para que nadaran en sus aguas, creó la tierra y luego pobló el planeta con hombres y animales. Y fíjate que Dios siempre ha tenido cuidado de poner a sus
criaturas en los lugares en donde puedan prosperar, no puso al oso polar en un desierto, o a los cocodrilos en el mar. De la misma forma, Dios tiene un lugar especial para cada uno de nosotros, un lugar donde cada cual encontrará su más alto propósito, un lugar donde prosperaremos y le mostraremos a otras personas la grandeza de Dios, Él tiene un plan específico para vos, en un lugar determinado, donde estarás rodeado por personas especiales ubicadas para ayudarte a encontrar tu prosperidad.

Tu ubicación es sumamente importante. Dios no te prosperará en cualquier lugar, lo hará allí donde se supone que debes estar física, emocional, mental y espiritualmente, Por eso te animo a encontrar ese lugar, no te conformes con menos de lo mejor que Dios te puede dar.

Podrás saber cuál es tu lugar por la forma como lo sentirás, tus sentidos y tu espíritu te lo dirán: Aquí es donde debo estar.

Es como aquel juego que sabía jugar con mi papa cuando era pequeño, y que, seguro que vos también lo has jugado, mi papa escondía algo importante para mí, un juguete, una golosina y cuando avanzaba hacia ese tesoro escondido me decía caliente, caliente, cada vez más hasta llegar al lugar donde estaba escondido me decía se quema, se quema y si iba en la dirección contraria, alejándome de lo escondido, me decía frio, frio, se está congelando. Y vos debes moverte como en este juego siempre hacia los lugares más cálidos y debes apartarte de aquellos lugares que te dejan frio, avanza hacia donde sientas que es tu lugar correcto y espera allí la prosperidad de Dios. Tal vez sientas que mientras mantengas tu fe, Dios te prosperara donde quieras que vayas. Y, en cierto sentido, es cierto. Pero Dios tiene un lugar especial, determinado, donde Él te ha ordenado ser prospero.

Y no quisiera pensar que has vivido toda tu vida sólo a corta distancia de tu verdadero lugar de abundancia.

Pensa que Dios puede abrirte puertas, pero vos podrías no verlas si estás en el lugar equivocado, con los amigos equivocados, o en el estado de
ánimo equivocado. Cuando estás en el centro de la perfecta voluntad de Dios, experimentarás una sensación de paz.

Tus días ya no estarán llenos de luchas. Claro que enfrentarás algunos desafíos e inclusive algunos momentos difíciles de superar. Pero, en términos generales, debes disfrutar tu vida. Debes experimentar una sensación de logro, de plenitud. Cuando apoyes tu cabeza sobre la almohada cada noche, deberás sentir paz, consciente de que estás de acuerdo con la voluntad perfecta de Dios.

Mira, cuando los judíos estaban en el desierto, seguían la columna de humo de día y durante la noche la columna de fuego.

A veces, la columna de humo permanecía en el mismo lugar por dos o tres meses, entonces, acampaban allí hasta que cambiaban los signos, a veces la nube se desplazaba todos los días durante una semana. Entonces, cuando se levantaban cada mañana lo primero que hacían era comprobar dónde estaba la columna de humo.

Estoy seguro de que habría momentos en los que deseaban moverse porque no le gustaba moverse porque no les gustaba el lugar o porque estaban rodeados
de enemigos. Pero la nube permanecía allí, entonces se quedaban y en otros momentos, puedo imaginar que se despertarían y verían la nube moviéndose y pensarían, “Acabamos de armar el campamento. Nos gusta este lugar. Estamos cómodos. Quedémonos aquí”.

Sin embargo, comprendían que su prosperidad se relacionaba con estar en el lugar correcto, ya que sabían que no tendrían alimento, suministros, ni la protección que necesitaban, a menos que siguieran a la nube de humo. Tenían que cumplir su parte y llegar a su lugar de prosperidad para poder vivir del favor de Dios.

Y si vos perdes estos signos, ya sean nubes o columnas de fuego, o sólo
una sensación molesta en lo más profundo de tu ser, podrías quedar
atrapado en un mal lugar, porque los entornos negativos impedirán que
avances y crezcas.

Algunos lugares están infestados de tentaciones, distracciones o malas actitudes. ¿Necesitas avanzar hacia adelante y hacia arriba? La vida es demasiado corta como para perder el tiempo en el lugar equivocado, en un lugar bloqueado, que no permite la plena prosperidad de Dios.

Debemos seguir los signos y así obtener la recompensa, si no somos sensibles, si nos quedamos en un solo lugar, nos perdemos lo mejor que Dios tiene para cada uno de nosotros.

Dios tiene un sitio de victoria reservado para cada uno de nosotros, pero de nosotros depende encontrarlo, ya que es importante encontrar la posición que Dios ha planeado para vos en la vida, es también el lugar más potente, el lugar donde uno puede beneficiarse más de las bendiciones de Dios durante la vida.

Es por todo esto que Dios quiere ayudarte a tomar las mejores decisiones acerca de la gente correcta que conoces en tu vida, de un lugar correcto y de un plan correcto.

A lo largo de esta vida, nos encontramos con distintos tipos de gente, la gente que nos levanta, la que nos “baja”, la persona con quien nos casamos, aquellos que nos guían y esto es importante, porque nos invita a pensar  bien ya que de esta elección dependen muchas cosas en nuestra vida futura, nuestro trabajo, nuestros hijos, etc.

Por ello un lugar correcto es aquel en el que vos caminas con Dios y se te ve comprometido, todo lo contrario al lugar  incorrecto donde sabes que Dios no iría, y donde vos comenzas a depender de vos mismo más que de Dios.

Por eso debes tomar en cuenta para así evitar problemas futuros debes dejar de hacer, arrepentirte de lo que hasta ahora has venido haciendo, y también es necesario que sepas que Dios te da un tiempo para quedarte en el lugar correcto y que puede ser que a veces te pida que te muevas para hacerte crecer, para llegar a un nivel más alto y debes dejar que Él te guie, y de esa forma lograras tener el conocimiento necesario para ordenar los pasos a seguir en tu vida.

Y te decía que Dios tiene un plan para vos, por eso debes aprovechar todas  las circunstancias que te sucedan para llevarlo a cabo y para que puedas ver o vivir el plan de Dios para tu vida necesitas estar en contacto con él para poder guiar tus  pasos en función de ese plan y a veces Dios requiere que seamos responsables de nuestros actos en la vida, porque como muchas veces vivimos “con un pie con Dios y con un pie en el pecado” , es necesario romper con tu pasado para poder crecer y que el plan de Dios se lleve a cabo en tu vida.

Por eso hablábamos del lugar que Dios quiere que llegues, para eso llego el momento de hacerte esta pregunta, “¿Hasta dónde quiero llegar?”. Y tal vez no tengas la respuesta a este interrogante, ya que definir el lugar que queremos ocupar en la vida, le da razón y sentido a nuestra existencia, cuando estamos convencidos hasta dónde queremos llegar en la vida, invertimos nuestro mayor esfuerzo en lograrlo. Nuestra vida tiene un rumbo; y cuando las cosas no salen como lo planeamos; no es fácil darnos por vencidos… ¡Tenemos esperanza!

Si lo que tendrías que responder fuera: “¿Hasta dónde quiere Dios llevarme?”, ¿tendrías la respuesta? Responder a ello implica que mi vida está dirigida por Dios. Que yo tengo una visión marcada por la voluntad de El ya sea para mi vida, para mi familia, para mi trabajo.

Lo que queremos hacer para Dios, muchas veces es muy distinto a lo que Dios quiere hacer a través tuyo, fíjate que Jesús dice “El viento sopla de donde quiere, y escuchas su sonido; pero no sabes de dónde viene, ni a dónde va; así es todo aquel que es nacido de Dios

Y si vos dejas que Dios dirija los cambios en tu vida, no dudaras que te ayudara a encontrar ese lugar que tanto buscas, comenza cada día a decirle: “que sabes que necesitas cambios importantes en mi vida y solamente tú puedes hacerlos, dale dirección a mi vida en esta hora y hace tu voluntad en mí”. Hacelo porque hoy es el día de poner tu vida en las manos de Dios para hacer lo que él quiere para vos y ser cambiado a su imagen y semejanza.

Quizás ahora mismo te encontras en un lugar, en un momento o circunstancia en la que Dios no quiere que estés, quiere darte en este momento una palabra a tu vida, un toque especial desde lo alto para llevarte al lugar y al tiempo que Él quiere para vos.

Sin duda estás consciente de tu necesidad de cambio y te has esforzado al máximo por lograrlo, sin tener los resultados esperados. ¿Por qué no renunciar a tu manera de querer hacerlo y mejor, permitirle a Dios que lo haga a su manera? ¡Comienza ahora, convencido de que Dios te dirige!

Dios nos ha prometido que cumplir con “nuestro contrato” significa vivir nuestra pasión. También significa que estaremos en el lugar correcto en el momento adecuado para todo lo que hemos planificado para nosotros mismos en esta vida. Esta es nuestra última historia, una que puede que les haga pensar dos veces sobre lo que ustedes creen que es “el lugar correcto en el momento adecuado


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Continuar leyendo

Current track
Title
Artist

Background