Conformismo……un problema de algunos

Escrito por el 21 marzo, 2018

Pensar, generalmente, no hace daño, y pensar en cosas aparentemente pequeñas y faltas de contenido, en simples palabras y sus significados, pueden ser un ejercicio mental que arroja resultados inesperados…

El conformismo no conforme a las reglas normales o complacientes, lleva irremediablemente al estancamiento y a la mediocridad. Debemos entender que estoy hablándote de ese conformismo que es sinónimo de adaptación a las circunstancias con resignación.

Pienso que jamás existirá peor insulto para una persona que el de ser tildado de conformista, ya que, en ese momento, ese individuo, estará siendo catalogado como un ser sin ambición, sin carácter ni personalidad, en fin, un ser mediocre condenado a pertenecer durante el resto de su existencia a la más baja categoría de personas, a la de las grandes masas que piensan de la misma forma.

La vida de un hombre debe estar llena de metas y, su existencia, dedicada a alcanzarlas. Estas metas pueden ser grandes o pequeñas, reales o ilusorias; en realidad nada de esto importa al individuo, lo realmente importante es que la mente jamás permanezca ociosa, que siempre esté trabajando en algo nuevo. Es a esta ansia de crear, de hacer siempre algo más, algo mejor, a lo que llamamos ambición, y a la persona que practica esta manera de vivir, ambiciosa.

Es importante no confundir en ningún momento la ambición con la codicia, porque, mientras la ambición lo que busca es el bienestar individual y/o común, la codicia lo que busca es el bienestar individual a costa del común.

El bienestar individual, en la ambición, se logra al trabajar por realizar las metas, y este trabajo enriquece de manera increíble a la persona, convierte al ser en ser humano, y hace que este crezca hasta límites inimaginables, pero, por supuesto, el bienestar total o ideal se logrará en la medida en que se consiga o no la meta establecida.

En la codicia, este bienestar se logra a través de un trabajo destructivo, cuya única norma es aquella máxima del pensamiento maquiavélico que nos dice “El fin (la satisfacción personal) justifica los medios (destrucción o daño del prójimo)”. Este trabajo destructivo, lacerante, envilece al ser, y lo degrada hasta convertirlo en una criatura pervertida que no merece existir al lado de los verdaderos seres humanos. Son las personas codiciosas las que hacen temblar nuestras sociedades.

Así, estas sociedades avanzarán, se estancarán, retrocederán o entrarán en conflictos, dependiendo de la proporción de conformistas, ambiciosos o codiciosos que las conformen, o de cuál de estas cualidades se manifieste predominantemente en sus líderes.

Todos utilizamos un gran número de justificaciones para explicar nuestro conformismo tu mala salud, una pobre relación, o el pobre trabajo que podés estar realizando en la crianza de sus hijos.

Muchos de nosotros nos contentamos con quejarnos lamentarnos por aquello que nos molesta, pero no hacemos nada para cambiar nuestro comportamiento.

En lugar de hacerlo, buscamos una buena excusa que nos ayude a explicar porque no podemos actuar.

Por ejemplo, cuando tenes una enfermedad:

  • No sabes cómo quisiera poder cuidarme más, pero simplemente

no tengo tiempo.

  • Los gastos médicos están tan altos que no me puedo dar ese lujo.
  • Yo no confío en los doctores.

Para aquellas personas que buscan desesperadamente una manera de justificar ante los demás su pobre cuidado de la salud, cualquiera de estas excusas da lo mismo.

El problema, obviamente, es que ninguna de ellas las va a aliviar de sus quebrantos físicos ni va a ayudarlas a mejorar su salud.

Entonces…….

¿Cuándo uno logra cambiar esto?

Cuando sale de su sala de confort como te dije antes, es cuando somos conscientes que debemos cambiar algunas cosas que no están funcionando bien en nosotros.

Y esto sucede cuando no somos lo suficientemente consientes maduros y responsables de querer cambiar aquello que no está funcionando bien en nosotros.

Por eso, quiero decirte a vos que estas escuchando este programa que no te estoy hablando para que vos digas, ¡Qué bueno lo que estoy escuchando!, sino para que lo apliques en tu vida tengas la edad que tengas y así puedas encontrar como vivir mejor, porque el vivir de esta manera será el momento de empezar a darle un giró diferente a tu vida.

Para ello empeza a plantearte un cambio en tu vida escribí lo que queres mejorar uno por uno y hacele un seguimiento día a día esta es una forma de empezar a cambiar el conformismo en tu vida.

¿Sabes que dijo Albert Einstein?

“No existe signo más claro de locura que hacer lo mismo una y otra vez, y esperar resultados diferentes”.

Y vaya si tenía razón.

Y te voy hablar de tu trabajo

Si vos ya tenes 5, 10 ó 15 años haciendo una actividad (por ejemplo, trabajar para otras personas) y todavía no estás donde te gustaría estar, entonces lo más probable es que eso no te va a llevar al destino final que buscabas que era el de tener una cierta libertad en lo económico.

Sin embargo, ya sea por ignorancia, temor y/o por lo que otras personas dicen (que curiosamente también están en la misma situación de estancamiento), el conformismo te mantiene haciendo lo mismo una y otra vez.

Yo creo que el ser humano tiene la capacidad de soñar porque también tiene la capacidad innata para tener éxito, siempre y cuando aplique los principios en conjunto con aquello que sirve para llevarte más fácilmente.

La gente no utiliza los principios correctos para alcanzar sus sueños, y es por eso que pronto deja de soñar y comienza a morir. Para ello es necesario aprender cómo utilizarlos, hay que invertir tiempo en ellos, hay que comprometernos, hay que buscar a alguien que ya lo haya logrado, y hay que poner en práctica lo que se ha demostrado que funciona si se hace de manera efectiva.

Por eso:

  • Por favor, no comiences a morir mientras tengas el potencial de tener éxito.
  • ¿Por qué todavía la gran mayoría de los seres humanos tienen temor de soñar?
  • ¿Qué tan grandes son tus sueños?
  • ¿Por qué la gente se conforma con lo que tiene y vive año tras año, sin prosperar?
  • Elegí vivir tus sueños.

Fíjate que mucha gente se jubila y lo único que les ampara es el cobro de la jubilación; otros, ni siquiera eso. Nuestros padres, tíos, parientes llegaron a viejos sin haber cumplido sus anhelos. El motivo fue que se conformaron con lo que tenían y no empezaron una nueva aventura en su vida, por el temor al cambio y a lo desconocido. Dice un dicho, que al único que le gusta el cambio es a un bebé que tiene el pañal mojado.

La mayoría de nosotros espera a que las condiciones de vida sean insoportables o que nos pase algo grave, para cambiar. Sin embargo, el día que tomemos la decisión, nosotros podemos cambiar nuestra vida; el día que queramos podemos dejar de escuchar pensamientos derrotistas, pesimistas, catastrofistas y dedicar media hora al día a escuchar algún método que nos enseñe algo nuevo, que haga crecer nuestra habilidad de ganar dinero. Podemos dedicar un par de horas extra en nuestro propio negocio de medio tiempo, o podemos ir a casa a tomar una cerveza, seguir ganando lo mismo y culpar al patrón por lo poco que ganamos y al gobierno por no dar oportunidades. El día que queramos podemos decidirnos a planificar el cambio de los principios para percibir ingresos, y buscar una vida mejor para nuestra familia.

No lo hacemos porque el cambio crea nerviosismo e inseguridad. Otros tienen miedo de comenzar algo nuevo, por el temor al fracaso o por el “qué dirán”. Nos conformamos con nuestra situación actual y al hacerlo estamos condenando a nuestros seres queridos, a la vida que nosotros mismos detestamos.

Pero sabes una cosa…, hace más de 2000 años hubo alguien que dijo: “No te conformes a este siglo, sino transforma tu forma de pensar renovando tu mente, para que de esa forma puedas comprobar cuál es la voluntad de Dios, para tu vida”.

Vivimos en un mundo rodeado de personas que se adaptan fácilmente a las circunstancias que los rodean, es decir personas que no quieren reconocer que su relación personal con Dios no está del todo bien y tampoco hacen nada por mejorarla.

Y quiero decirte que una de las armas más mortíferas con las que el enemigo trata de nublar tu visión es EL CONFORMISMO, el cual al llegar a tu vida difícilmente te permitirá llegar más allá de lo que te decía más arriba, o sea de lo que Dios anhela que llegues.

Es necesario que comiences a ponerte metas en la vida, luego llega a ellas por medio de etapas progresivas y cuando arribes al final de la carrera podrás decir con total placer y felicidad “LO HE LOGRADO”. Ya que nunca le tengas temor al fracaso si Dios está con vos sos más que vencedor.

Dios hizo todo lo que tenía que hacer con nosotros por eso que quiere que día a día renovemos nuestro entendimiento y que comprobemos por nosotros mismos que Él quiere darnos más y más…

No seas conformista con Dios, pedile, soña, lucha, crece, cree… Porque con Dios, el límite lo pones vos…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Title

Artist

Background

You're currently offline