Current track
Title
Artist

Background

Como vencer el desanimo

Escrito por el 18 abril, 2018

Hay un ejemplo bíblico con respecto al desánimo y cuenta que el pueblo de Israel se dirigía a la Tierra Prometida, pero en medio del camino el pueblo se desanimó; y…, lo interesante de esto es que a pesar de que Dios los estaba guiando y que no estaban realmente perdidos, ellos igual se desanimaron tan fácilmente que se sintieron perdidos y poco a poco, se fueron agotando.

Si bien eran personas buenas que amaban a Dios y que habían visto grandes victorias en el pasado, en su interior sabían que se dirigían hacia la Tierra Prometida, pero con el tiempo perdieron su pasión por la vida. Finalmente dijeron: “Olvidémoslo. Regresemos a Egipto. Esto no funcionara” ¿Qué fue lo que sucedió? Ellos no pasaron la prueba del desánimo.

Independientemente de lo exitoso que seas o de cuántas victorias hayas ganado en el pasado, tarde o temprano habrá una oportunidad de renunciar a tu felicidad y desanimarte.

Hoy día veo demasiadas personas que han permitido que la vida los canse, antes eran alegres, y caminaban con entusiasmo en sus pasos, recibían cada día con emoción, pero a lo largo del tiempo, han permitido que su felicidad dé paso al agotamiento y de igual manera que una nube oscura, los sigue dondequiera que van, y eso evitara que obtengan lo mejor de Dios, a menos que aprendan a pasar la prueba del desánimo.

Podes enfrentarte a problemas y reveses, pero recorda que Dios sigue guiando tu camino y Él te ha dado la fortaleza para estar donde estas con una buena actitud y cuando ese espíritu de desánimo llame a tu puerta, no tenes que abrir, tan solo decile: “No, gracias, estoy manteniendo mi alegría, porque sé que Dios tiene el control de mi vida y El me permitirá ir donde deba ir”.

Debes comprender que habrá oposición en el camino hacia tu destino y que puede que   tome más tiempo del que habías esperado, y puede que sea más difícil de lo que pensaste, podes desanimarte fácilmente y pensar que nunca se solucionara, cualquiera que pudiera ser el desafío. Pero tenes que entender que al otro lado de ese desánimo te espera un nuevo nivel de tu destino. Y cuando pases la prueba, siempre habrá ascenso.

Si queres llegar a ser todo aquello para lo cual Dios te creo, debes estar dispuesto a decir: “He llegado demasiado lejos para detenerme ahora. Puede que sea difícil; puede que tome mucho tiempo; puede que no lo entienda, pero sé esto: “Mi Dios sigue estando en el trono, y El hará que suceda lo que prometió”.   Tene una mente clara, y decidí que a pesar de lo que te salga al encuentro, a pesar de lo mucho que tome o lo imposible que parezca, estas en ello a la larga. No perderás tu pasión. Pasaras esas pruebas de desánimo, porque tu victoria ya está en camino.   Al igual que el pueblo de Israel, estas al lado de tu tierra prometida, tu momento está a la vuelta de la esquina; esa victoria, la realización de ese sueño, conocer a la persona correcta y vencer ese obstáculo, Dios ya lo ha incluido en tu calendario. Él ya ha establecido el momento y la fecha para que suceda; por tanto, ahora no es el momento de desanimarse, ahora más que nunca es el momento de creer en Dios y es el momento de permanecer en fe.

Y si vos queres que Dios intervenga y te muestre su favor, tenes que levantar tu cabeza, porque de ahí viene tu ayuda; no podemos ir por la vida con la cabeza baja, pensando en nuestros problemas y dándole vueltas a lo malo que es todo, reviviendo todo lo negativo que nos haya sucedido y a la vez esperar tener lo mejor de Dios.

Levanta tu cabeza y crea una nueva visión para tu vida, pues hay mayores victorias en tu futuro de las que has experimentado en tu pasado, pero mientras vos estés con la cabeza baja preguntándote por qué no está funcionando y por qué toma tanto tiempo, no te elevaras más alto.

A veces, las circunstancias pueden convencerte para que mantengas tu cabeza agachada, ya que puede que sientas que tenes demasiados problemas, pero Dios es tu favor y quien levanta tu cabeza.

Tu enemigo siempre intenta cansarte y con pesadas cargas convencerte para que permanezcas enfocado en tus dificultades y no pasara mucho tiempo hasta que ese desanimo sea como una pesada carga que vas arrastrando.

Pero si vos permitís que Dios sea tu favor, quien levanta tu cabeza, y trabajas con Él para sacarte ese desanimo, lo único que pesara sobre vos es el favor de Dios.

Dios hoy te está diciendo: “Si pones tu confianza en él y te sacas el desánimo, El té elevara a lugares que no podrías alcanzar por vos mismo. Te sacara del problema y te llevara a la victoria. Te sacara de la enfermedad y te llevara a la salud. Te sacara de la pobreza y te llevara a la abundancia”.

Porque es Dios quien te levanta de situaciones injustas y te saca de las cenizas, por ello en los momentos en que comiences a sentirte desanimado, es bueno levantar la vista y decir: “Padre, quiero darte gracias porque eres mi alegría y quien levanta mi cabeza”.

Dios nos dice que: “si por la noche hay llanto, por la mañana vendrá la alegría”. Y acá nos está diciendo que lo interesante es que, aunque es una nueva mañana, a medianoche sigue estando oscuro y no parece que esté sucediendo nada. Pero por más oscuro que esté, llega la luz y entras en un nuevo día, veras salir el sol por el horizonte, y las cosas comenzarán a iluminarse. En otras palabras, el negocio aumentará; la salud será restaurada; se cumplirán sueños.

Reveses, pérdidas, desilusiones y fracasos, estas cosas tienen lugar en cada una de nuestras vidas, nadie es libre a tales circunstancias, pero cuando mantenemos una actitud de saber que Dios es nuestra fuente reconocemos que no tenemos que ceder a los sentimientos de desaliento o depresión. Nunca tenemos que renunciar o aceptar la derrota.

¿Por qué?

Debido a las muchas bendiciones que vienen con ser un hijo de Dios nacido de nuevo.

Hay muchos que sufren de ese mal llamado desánimo y este les roba a muchos su felicidad interior, y les quita la alegría exterior…

A veces, el desánimo es producto de nuestra propia torpeza, y ocurre cuando no queremos conformarnos con la voluntad de Dios y viene también por tener envidia a otros en cuyas vidas Dios ha entrado con bendición pues ellos han procedido según su agrado.

Dios es muy paciente y nos hace ver la razón de nuestro desánimo y al mismo tiempo nos indica la salida de este estado tan desagradable, pero se requiere, sin embargo, retractarnos para admitir nuestra falta, y fe para aceptar el camino de obediencia que conduce al alivio emocional.

Qué lástima que miles hoy día sufren de desánimo por porfiar en su maldad y desobediencia, se roban a sí mismos de la alegría y de la satisfacción.

Y te pregunto:

¿Hay algo en tu vida, que te haga sentir disconforme e intranquilo en tu interior? ¿Por qué andas enojado con ciertas personas, especialmente con las de tu familia? ¿Acaso sea por causa de tu actitud negativa que no contribuye a la buena convivencia en tu hogar? ¿Hay jóvenes que se rebelan contra los deseos de sus padres? ¿O te niegas a aceptar las sugerencias de tu esposo o esposa?

El desánimo no nos permite ver más allá de las circunstancias adversas que nos están afectando y en consecuencia no buscamos donde debemos buscar la respuesta: en Dios.

Todos hemos estado tristes o desanimados alguna vez en nuestras vidas, pero la depresión no es una tristeza normal, es algo más que eso el experimentar tristeza cuando algo va mal, se ha sufrido una pérdida o tenemos un problema grave, es un sentimiento natural e incluso a veces nos reta para adaptarnos a la situación y poder seguir adelante; pero la depresión es algo más profundo y duradero que afecta en gran manera el diario vivir de la persona que la padece.

Ante todo, esto te invito a que le pidas sabiduría, conocimiento y su guía para actuar de acuerdo a la voluntad de Dios, y confía en El.

Pensa siempre que Él te ama, que el amor de Dios no sea solamente un concepto en tu vida, Él quiere que realicemos cuanto nos ama y que podamos experimentar su amor en toda su plenitud.

Hoy es un nuevo día, Dios está soplando nueva esperanza en tu corazón y nueva visión en tu espíritu, Él es la alegría y el que levanta nuestra cabeza. Alza tu vista con una nueva visión, y Dios hará por vos lo que prometió a David. Él te sacará del pozo; El pondrá tus pies sobre una roca. El pondrá una nueva canción en tu corazón.

Así que te puedo asegurar que, si dedicas con constancia y tiempo a leer y estudiar la Palabra de Dios, difícilmente habrá un estado depresivo o de desánimo que pueda tomar control sobre tu vida.

 


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Continuar leyendo