Aprendiendo a reír último

Escrito por el 31 octubre, 2018

Tal vez en alguna oportunidad te paso que alguna persona te ha criticado, te ha dañado y te acusaron con cosas que eran totalmente falsas; y estoy casi seguro que vos has quedado herido, enojado.

Y quizás paso por tu mente el contestarle a esa persona, en cierta forma vos querías tomar revancha de lo que dijo de vos, pero cuando lo ibas a hacer una voz en tu interior repentinamente te dijo:

Queres ajustar cuentas, ¿verdad?

Se la queres devolver, ¿no?

Y entonces la vos insistió y dijo: ¿le vas a devolver mal por mal?,

Ante esto vos reconociste que Dios te estaba hablando, y comprendiste que ibas a responder de la manera equivocada.

Y nunca más le dijiste una palabra al respecto a esa persona.

¿Y sabes que paso?

Sin darte cuenta o tal vez si permitiste que Dios sea quien te defendió, ya que permitiste que El arreglase las cosas.

Dios sabe cómo traer justicia a tu vida y puede que no suceda de la noche a la mañana, pero sucederá.

Todos pasamos por situaciones en las cuales somos tratados injustamente, quizá alguien está criticándote o simplemente metiéndose con vos, intentando que te veas mal en la escuela, en el trabajo y la respuesta natural es defenderte a vos mismo o devolver el golpe, ya que siempre la naturaleza humana quiere obtener venganza, nos gusta ajustar cuentas.

Pero Dios nos está diciendo: “Mía es la venganza” y esto significa que estará reparando tus errores, porque quiere compensarte por cada injusticia, porque es un Dios de justicia.

Pero lo fundamental que Dios quiere es que vos te rías último y sabes cómo puede ocurrir esto: “No tomen venganza ustedes mismos, sino deja que Dios sea quien lo haga, porque Él dice a mí me corresponde hacer justicia, yo pagare dice Dios y también si tu enemigo tiene hambre, dale de comer y si tiene sed, dale de beber, así harás que le arda la cara de vergüenza. No te dejes vencer por el mal. Al contrario, vence con el bien el mal.”

Y si observas bien podrás vengarte vos mismo o podés dejar que Dios sea quien te reivindique; pero no podés tener ambas cosas.

Si te encargas vos mismo de las cosas, Dios se retirará y dirá: “adelante no necesitas mi ayuda”. Pero puedo asegurarte que, si aprendes a permanecer en el camino elevado, a controlar tus emociones y permitir que Dios sea tu vengador, El intervendrá y dirá: “Muy bien. Vamos a trabajar”

Dios sabe quiénes te han ofendido, Él lo ve cada vez que sos herido; Él lo anota. Si aprendes a permanecer en su camino y no desperdiciar tiempo intentando vengarte de quienes te han hecho daño, Dios promete ser quien te defenderá, ya que Él te va dar protección y progreso en tu vida solamente cuando sepa que tu carácter puede manejarlo.

Y si te molestas cada vez que alguien te ofende e intentas vengarte vos mismo, no llegaras al lugar donde Dios quiere que estés.

Mira…, y siempre vuelvo al rey David como ejemplo en mis programas, es que su vida me ha impactado de manera importante, pero vamos a la historia…cuando fue preparado para ser rey muchos años antes de ascender al trono, tuvo que pasar por un periodo de prueba y durante ese periodo, el rey Saúl intentaba matarle. Era muy injusto. David había sido bueno con Saúl, pero este le dio la vuelta a la situación, en dos ocasiones, David tuvo la oportunidad de poner fin a la vida de Saúl, podría haber puesto fin a su frustración y su desgracia. Pero David no lo hizo.

Después del primer incidente en el que David le perdonó la vida a Saúl, le dijo a Saúl: “Que Dios juzgue entre nosotros dos!  Pero mi mano no se alzará contra usted majestad”. Ahora bien, no crees que sea sorprendente que David fuese un campeón y que fuese ascendido. Él sabía cómo permitir que Dios fuese el que juzgara.

Y…, me pregunto cuántas personas, al igual que David, han sido preparadas para hacer algo grande en la vida, para estar en una posición de líder, un lugar de honor. y para cumplir los sueños que Dios les ha dado, pero nunca pasaron la prueba.

Estaban demasiado ocupados vengándose de quienes les hicieron daño, los Saúl que había en sus vidas, no entendieron que aquellos que te ofenden son sencillamente distracciones; por eso utiliza tu tiempo y tu energía para avanzar hacia el destino que Dios te ha dado y evita la trampa de la venganza, y entende que no puedes vengarte vos mismo como Dios puede hacerlo, porque los caminos de Dios son mayores y mejores que los tuyos.

Él puede tomar a quienes intentan hacerte daño y usarlos para ascenderte, tu actitud debería ser: “Voy a permitir que Dios lo haga, puede que me menosprecies, pero un día me vas a buscar. Puede que no tenga mucho hoy, pero sé que un día desearas tener lo que yo tengo”

Y está muy bueno el modo en que David lo dice: “Tú has preparado un banquete delante mío, en presencia de mis enemigos”

Dios no solo lo hara, sino que también enderezará tus ofensas y te dará todas las cosas buenas que él tiene delante de tus enemigos.

El podrá levantarte en cualquier lugar, pero te ascenderá delante de quienes intentan hacer que te veas mal. Él te dará su protección, honor y reconocimiento y un día, quienes te apuñalaron por la espalda observaran como recibes el premio que mereces.

El saber que Dios prepara la mesa para vos en presencia de nuestros enemigos evita que te desalientes cuando las personas hablan desfavorablemente de vos. Mira, sé que Dios te protege y si alguien miente sobre vos, no es gran cosa. Aquellos que te critican pueden ver la comida sobre la mesa de Dios, pero no están invitados a la fiesta, tendrán que mirar como disfrutas de lo que Dios ha preparado para vos y verán cuando Él te levante.

Si has hecho lo correcto y has pasado por alto ofensas y palabras negativas y has bendecido a tus enemigos, entonces has de saber que la mesa de Dios está preparada; tu cena esta lista. Es solo cuestión de tiempo el que estés sentado a la mesa.

Y también se que tus enemigos puede que intenten aguar la fiesta robándote tu alegría, te plantaran dudas, pero sacúdetelas, pues la campana para la cena sonara para vos en cualquier momento y quienes ten obstaculizan intentando derribarte, te verán ascender a un nuevo nivel y podrán ver el favor y la bondad de Dios entrar a tu vida de manera más grande.

Y quiero que me puedas comprender mejor para ello quiero contarte esto: un mecánico en un gran taller: por muchos años lo habían tratado injustamente en el trabajo. Era un ambiente muy negativo. Sus compañeros de trabajo se burlaban de él constantemente, y pensaban que él era un orgulloso y año tras año tuvo que soportar ese ridículo. EI era uno de los mejores mecánicos en esa empresa, pero en muchos años nunca había recibido un ascenso, ni un aumento de sueldo, un extra, nada, porque no le caía bien a su supervisor, él podría haber trabajado con rencor, pero tomo el camino elevado, sabiendo que Dios era quien lo defendía y lo protegía.

Un día, el dueño de la empresa lo llamo, nunca se habían conocido porque el dueño no participaba de los trabajos diarios del taller. Pero por alguna razón llamo al mecánico y le dijo que se iba a jubilar y le ofreció vender el negocio al mecánico.  A lo que el mecánico le respondió “no tengo dinero para comprar su taller”.  El dueño dijo “no necesita dinero, le hare un préstamo”. En la actualidad, es el dueño del taller sin deuda alguna. Como ves Dios preparo la mesa, y él fue servido. Ahora, quienes antes lo llamaban con diferentes cosas y trataban mal, deben llamarlo jefe.  Ellos acostumbraban menospreciarle, pero ahora lo buscan, solían dejarlo plantado y no le prestaban atención; ahora tienen que pedir una cita si quieren verlo.

Por eso no tomes el asunto en tus propias manos, si vos permitís que Dios sea tu protector, El hará justicia y te ascenderá delante de aquellos que intentan hacer que te veas mal. Porque cuando Dios aprueba la conducta de una persona, hasta con sus enemigos lo reconcilia. Dios hará que tus enemigos también te den un apretón de manos.

Puede que tengas personas con las que estés en desacuerdo, puede que tengas un compañero de trabajo o un familiar que guarda rencor contra vos, quizás hayas hecho todo lo posible para ser amable y respetuoso, y actuar hacia ellos del modo contrario al que ellos te han demostrado. Quizá cuanto más amable sos, más odiosos son ellos. Te resultaría fácil estar amargado contra ellos, pero no te hundas hasta su nivel. Seguí haciendo lo correcto. Dios es un Dios de justicia, y sabe cómo cambiar los corazones de las personas. Hay gente que dice: mira, tal vez vos pienses que los momentos felices de tu vida se fueron, pero lo que Dios te va a dar va a ser en cámara lenta, para que lo puedas disfrutar.

Cuenta una historia que cinco hombres encontraron oro en la montaña y uno de ellos dijo: “¡Somos millonarios! ¡Que no se enteren en el pueblo que en la montaña hay oro! ¡Juremos por nuestra vida que no lo vamos a decir!”. Fueron a cenar al pueblo y ninguno dijo nada. Tras cenar en silencio, se fueron a dormir.

A la madrugada se levantaron exaltados, entusiasmados, y fueron a buscar el oro a la montaña y cuando llegaron, la montaña estaba llena de gente buscando oro.

“¿Quién dijo algo? ¿Quién contó que había oro? ¿Fuiste vos?”, se empezaron a reclamar los cinco hombres entre sí.

Alguien se acercó y les dijo: “No se peleen. No fue ninguno de ustedes”. Entonces, los hombres le preguntaron: “¿Y cómo se enteró todo el pueblo que acá había oro?”.

Y el otro hombre les respondió: “Aunque ninguno habló, se les notaba en la cara”.

Y a vos ¡Se te va a notar en la cara que Dios ha venido a tu casa a hablarte!

En cierta forma, puede que seas tentado a huir de una mala situación, pero quiero que tengas una nueva perspectiva, no tenes que irte a fin de ser bendecido, Dios quiere bendecirte allí donde estas, y parte de esa defensa de Él es ascenderte de modo que tus oponentes puedan verlo y tu actitud debe ser: “Puede que ahora se rían, pero sé que este desafío está preparando el camino para que Dios me ascienda. Ellos querían derribarme, ¡pero Dios lo usara para hacerme avanzar”

Puede que estés tratando con críticos, personas negativas, murmuradores, traidores, quienes están celosos y quienes dicen que nunca lo lograrás.

Permítime asegurarte que Dios les dará una clara perspectiva de tu mesa, Él se asegurará de que ellos te vean ascendido, honrado y satisfecho. Permití que Dios sea quien te defienda, deja que Dios enmiende tus ofensas. Si le permites que Él lo haga, siempre será mejor para vos.

El incluso hará que tus enemigos terminen dándote un apretón de manos, puede que ahora se rían, pero tenes que saber lo siguiente: Dios es fiel, al final vos reirás último. El traerá justicia a tu vida. Por eso algo grande viene a tu vida y todo lo que hagas te saldrá bien.

Hoy yo te digo que Dios te va a hablar cara a cara, que vas a caminar al lado de Él y bajo sus bendiciones, y que lo que no viste en muchos años lo vas a ver y lo vas a disfrutar, porque algo grande viene a tu vida y que todo lo que hagas te saldrá bien.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Current track
Title
Artist

Background